América

Orrantia anota en el empate entre América y Atlante

Mexico, 2017-06-22 22:13:37 | Alejandro Alfaro

POR ALEJANDRO ALFARO

FOTOS: ÉRIK ESTRELLA

ENVIADOS ESPECIALES

CANCÚN.- Luego de semana y media de trabajo en el Caribe mexicano, América puso broche de oro a su pretemporada con un partido amistoso ante Atlante en el estadio Andrés Quintana Roo, que a pesar de la condición del encuentro, registró un lleno en las tribunas con una amplia mayoría de camisetas azulcremas.

En el primer ensayo de Miguel Herrera en el banquillo americanista se pudo ver un manejo de juego típico de un amistoso previo al inicio del torneo; muchos jóvenes de inicio, algunos titulares y para el complemento, muchos cambios.

También puedes leer: Raúl Jiménez descarta jugar en China o en la MLS

El juego sirvió también para que en el complemento, Pedro Arce y Emilio Orrantia, dos de los refuerzos para este semestre, tuvieran sus primeros minutos como americanistas, incluso, esta combinación fue la que abrió el marcador a favor de los “Millonetas”, ya que un tiro libre cobrado por Arce y rematado por el “Charal” permitió que el marcador se abriera.

Cuando el encuentro agonizaba vino un centro al área rematado por Daniel Hernández con la cabeza, con lo que el 1-1 fue el marcador deifnitivo.

Con este resultado, América volverá hoy a la Ciudad de México para trabajar unos días en sus instalaciones de Coapa y posteriormente, emprender el vuelo a los Estados Unidos para su gira de encuentros amistosos, mismos que concluirán con el partido ante Querétaro por la Súper Copa MX.

SALUDO FRATERNAL

Cabe resaltar que antes del inicio de las hostilidades, Miguel Herrera y Raúl “Potro” Gutiérrez, se encontraron y saludaron en la zona técnica. Ambos técnicos fueron compañeros en aquel Atlante campeón de 1993 y hoy tienen nuevas etapas en sus respectivas trayectorias.

SE SALIO DE CONTROL

Con el silbatazo final, la situación se salió de control y muchos aficionados invadieron la cancha en busca de los jugadores de América. La seguridad sufrió algunos minutos para controlar a la gente y desalojarla del terreno de juego.