Cruzar el canal de Molokai, la nueva aventura de Mariel Hawley

Mexico, 2017-07-01 21:22:15 | Héctor Reyes

POR HÉCTOR REYES

FOTOS: MOISÉS ROSAS

La especialista en aguas abiertas Mariel Hawley viaja este domingo rumbo a Hawaii para enfrentar uno de los retos más difíciles dentro de su carrera: el cruce al canal de Molokai, en el Pacífico Sur, ahora lo hará junto con Nora Toledano, dentro del proyecto de nadar los siete mares.

Los conocedores de las grandes empresas deportivas en el océano, han señalado que este cruce en particular es durísimo, un nado de 41.8 kilómetros, con una duración aproximada de 18 horas, con abundante fauna marina y una temperatura de 28 grados centígrados, lo que hace el nado más difícil aún. Sólo lo han terminado 43 personas.

Mariel y Nora cruzarán de la isla O´ahu a Molokai, en un nado que han decidido hacer juntas, por el grado de dificultad y la presencia de tiburones, ballenas, medusas y tortugas en ese recóndito paraíso lleno mitos, leyendas e historia de grandes aventuras.

“Nadar más de 40 kilómetros implica una complejidad especial. Se está dentro del agua toda la noche y parte de la tarde del día anterior y parte de la mañana y tarde del día siguiente, en un lugar con mucho viento y corriente, no implica este reto del agua fría, porque no se enfrenta uno a eso, pero si se enfrenta a una distancia muy considerable entre dos pequeñas islas del océano Pacífico”.

Además, expuso que es la primera vez la Asociación de Nado del Canal de Molokai autorizó que nadaran Nora Toledano y ella juntas, pero a cada una le va a contar como un nado individual, pero las dos van a estar en el agua.

“Creo que cuando uno está en el agua o alguien se pone en la brecha contigo te inspira a seguir y sabes lo que tu estas pasando, lo está pasando otra persona, es una motivación mutua, ¡vamos, si se puede!”. La ventana de oportunidad será del día cinco al 11 de julio.

Previo a esta travesía marina, Mariel formó parte del primer cruce a nado transfronterizo de Estados Unidos a México, llamado el Nado Panamericano Colibrí, desde la Playa Imperial en San Diego hasta las playas de Tijuana. En esta prueba participaron 12 nadadores de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Israel y por México: Antonio Arguelles, René Martínez, Nora y Mariel.

“Quisimos poner de manifiesto que en el agua no hay fronteras, que el agua significa libertad; además, los seres humanos de diferentes países podemos unirnos, unirnos más allá de lo que signifiquen las fronteras o las diferencias que tenemos como ciudadanos de diferentes países, podemos unirnos a las diferentes costumbres y culturas que tengamos cada uno que somos parte de un país o de una cultura diferente. Por tanto el agua une, comunica y te da esta sensación de libertad, de poderle dar la mano la persona que esta frente a ti y hacer algo en conjunto”. Con el objetivo de apoyar, en este caso, el Centro Colibrí de los Derechos Humanos que trabaja con migrantes.

Asimismo, el lunes pasado, el Consejo Directivo de la Asociación Queremos Mexicanos Activos, la nombró presidenta, en sustitución del ex pentatleta y director de la CONADE, Ivar Sisniega.

Durante los últimos 30 años, el estilo de vida que tenemos todos los seres humanos ha cambiado y nos hemos convertido en personas con poca actividad física, sedentarias y eso afecta nuestra salud. Se ha apostado durante muchos años por la alimentación exclusivamente, pensado que si uno controla ese aspecto se previenen enfermedades y se preserva la calidad de vida.

“Dejamos por un lado un ingrediente que es fundamental, adicional a una alimentación balanceada que es la actividad física, tratándose de todo aquello que te permita que tu cuerpo este en movimiento para quemar esa energía que muchas veces ingerimos de más, lo que provoca obesidad, enfermedades crónico degenerativas”, expuso Mariel, autora del libro “Días azules”, editado por Rosa María Porrúa.

Ha dicho que esta nueva tarea en su vida significa un reto enorme y los comparó a los nados que han tenido un significado un gran esfuerzo y compromiso, hoy trabajar en Queremos Mexicanos Activos tiene la misma relevancia, “un gran reto que tengo todo mi compromiso puesto, con responsabilidad y de alguna manera con la visión de que mi esfuerzo lleve a que mucha gente se inspire y se dé cuenta que la actividad física es fundamental en la vida”.

Mariel se convirtió en la primera mexicana en cumplir la triple corona al completar tres nados de manera individual: El Canal de la Mancha, Santa Catalina y el maratón alrededor de la isla de Manhattan. Previo a estos tres nados individuales había sido parte de un relevo que logró hacer un cruce cuádruple al Canal de la Mancha hace 10 años, en 2007. Ahí nació la idea de apoyar con cirugías a niños con labio leporino y paladar hendido. Mariel se ha distinguido por darle un sentido altruista y social al deporte, infatigable mujer que se ha recuperado de la pérdida de su esposo hace dos años.