Para María y los Mundialistas, extraordinario recibimiento

Mexico, 2017-07-02 18:29:46 | Miguel Angel García

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: OSWALDO FIGUEROA

La mañana de este domingo arribó a la Ciudad de México la selección nacional de taekwondo encabezada por la, ahora, doble medallista mundial y triple medallista olímpica María del Rosario Espinosa, quien se trajo una medalla de bronce al igual que su compañero Carlos Navarro, que obtuvo por vez primera un metal en una justa mundialista

El equipo mexicano tuvo participación en Muju, Corea del Sur, donde se dieron cita 184 países y además de las dos preseas, el resto del tricolor sumó cinco quintos lugares, con lo cual se posicionó en el lugar 17 del medallero, así como octavo sitio por equipos.

RECIBIMIENTO DE LUJO

A muy temprana hora de la madrugada elementos de la Secretaria de la Defensa Nacional, encabezados por el Capitán Eliseo Toral Salinas y a nombre del General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario General de la Defensa Nacional de México, llegaron a la T1 del Aeropuerto Benito Juárez con grandes pancartas don se leía: “María del Rosario, Bienvenida a Casa. Y con la frase de la taekwondoína: “Esta medalla va dedicada a México y al Ejercito Mexicano”.

Cuando la campeona cruzó la salida de los arribos, las porras por parte de la SEDENA atronaron, yendo de inmediato hacia ellos Rosario, ante los flashes y luces de las cámaras fotográficas y de video, respectivamente. Y aunque había mucha gente curiosa rodeando toda esta escena, la organización prevaleció admirablemente.

Un gesto que tuvo el Capitán Eliseo Toral, fue que invitó al público para que se tomasen la fotografía con María y las Fuerzas Armadas, compartiendo con las personas la alegría de María, quien no se esperaba dicho recibimiento y el cariño de tanta gente.

“Ha sido un recibimiento muy bonito por parte del Ejercito Mexicano, la verdad es que como atleta de alto rendimiento siempre me he sentido muy protegida y sobre todo muy apoyada por parte del ejercito, es un orgullo representarlo, al igual que a mi país”, declaró la campeona, quien luego de 10 años regresó a un podio mundial con el bronce que colgaba en su pecho tras obtenerlo en la categoría de menos 73 kilos.

LLAVES COMPLICADAS

-Una vez más María ha dado la cara.

“Me siento muy contenta por esta medalla de bronce y por la de Carlos Navarro, sin duda son dos sumas importantes para México en este Campeonato del Mundo, sabíamos que no iba a ser nada fácil, pero al final conseguimos las dos preseas”.

-¿Que tan complicada se puso la competencia?

“Estuvo muy complicada. Mi llave me tocó más cargada hacia el lado de las europeas en lo que fue entrar a semifinal y concluimos con la coreana; después de Juegos Olímpicos hay muchos cambios, sobre todo en el reglamento, pero al final se llegó al podio. Claro, la idea era estar en el primer lugar, pero quedo contenta”.

-¿Físicamente cómo te sentiste?

“Muy bien, sin problemas. Creo que los combates se desarrollaron sin problemas, me respondieron bien las piernas”.

La doble campeona mundial declaró que muchos de los connacionales se quedaron cerca de ganar medallas, “además, quienes estuvieron en su primer mundial se enfrentaron con atletas bien rankeados donde algunos ganaron y otros perdieron con un marcador muy cerrado, así que siento que la delegación mexicana se vio muy bien, aunque la tendencia la sigue marcando Europa”, expuso.

SE SACÓ LA ESPINA

En lo personal, María expresó que deseaba mucho la medalla, aunque confesó que no es afecta al bronce.

“No es tanto mi gusto, siempre me gusta estar en las finales. Pero acepto con el mismo amor esta medalla, como si fuera otro resultado. Es una medalla para México y una motivación para el equipo”, dijo.

Pero además, Espinosa mencionó que el regresar a los campeonatos del mundo era una espina que traía clavada desde hace 10 años.

“Pensaba: no puedo tener solamente una medalla mundial, había que ir por esta medalla y con esto siento que se me quita la racha mala en estas competencias”, subrayó María, quien también subrayó que no estará presente en los Grand Prix que está por venir.

Lo que sigue es descansar y ponerle atención a una lesión que trae en la espalda, no es grave, ya que le permitió competir bien.

A pregunta expresa por una compañera de que si ella es la mejor, María se limitó a contestar que simplemente se dedica a entrenar y hacerlo de una manera paulatina, “los resultados se van agregando con el tiempo. Siempre busco mi objetivo con la misma pasión y amor que lo hago por México”.

-Con tantos años en el taekwondo, medallas olímpicas y mundiales, ¿hacia dónde van tus pasos?

“Sigo disfrutando mucho mi carrera, ahora más lento pues no tengo 15 años, pero tener la ilusión por la competencia es la motivación que me mueve”.

-¿En cuántos Juegos Olímpicos y Mundiales más deseas estar?

“No lo sé, por lo pronto este año no compito más, vamos a ver qué viene el próximo”, concluyó.

Y María continuó tomándose fotografías con todo mundo, sin perder la sonrisa y su frescura. No, ya no es una quinceañera como ella apunta, sin embargo, queda claro que hay María para mucho rato, en definitiva la ilusión por lo que hace le sigue desbordando por los poros.