Club brasileño despide a cuatro jugadores por masturbación colectiva

Mexico, 2017-07-05 12:23:25 | Redacción ESTO

Río de Janeiro .- Un club de fútbol brasileño rescindió el contrato de cuatro jugadores tras divulgarse un vídeo en internet en el que aparecen masturbándose en el vestuario, informaron hoy medios locales.


La directiva del Sport Club Gaúcho, de la ciudad de Passo Fundo (interior del estado de Río Grande do Sul, sur de Brasil) y que juega en la tercera división del campeonato regional, decidió de manera fulminante rescindir el contrato de los cuatro jugadores, todos ellos titulares.

En las imágenes, filmadas el pasado viernes, uno de los jugadores masturba a dos de sus compañeros, mientras que el cuarto implicado lo filma todo desde el teléfono.

También puedes leer: Con ocho europeos, Costa Rica viaja a EU a Copa Oro


En el primer partido sin los cuatro implicados, el Sport Club Gaúcho perdió por 3-0.

Tras el incidente, las redes oficiales de la entidad publicaron mensajes bíblicos y reflexiones. “Hay momentos en la vida en que lo mejor que puedes hacer es quedarte callado, solamente observando los acontecimientos”, dice uno de los textos.

En una entrevista concedida al diario Zero Hora, el presidente del club, el militar y profesor de sociología Gilmar Rosso, expresó su disconformidad con las imágenes.

“Cuando apreté el play, ya lo eliminé, me pareció asqueroso”, explicó el dirigente, capitán de la reserva del Ejército brasileño.

También puedes leer: Paolo Goltz, listo para triunfar con el Boca Juniors

Rosso rechazó las criticas por homofobia que ha recibido el club por su decisión tras divulgarse los hechos.

“Lo que hubo fue un acto de indisciplina. Desde el inicio de la temporada, todos sabían que no podrían envolver el Gaúcho en imágenes y vídeos sin autorización de la directiva. Si el vídeo tuviera carácter heterosexual, la misma decisión sería tomada”.

El presidente resaltó que “el Gaúcho tuvo una de las primeras aficiones homosexuales del interior (del estado). Tuvimos nuestra Coligay en 1980, casi 40 años. No tenemos ningún prejuicio, no somos guardias de la moral y no tenemos el poder de la policía para controlar lo que hacen los jugadores en sus días libres”.