Pumas, sin ganar en casa, empatan ante Pachuca

Mexico, 2014-10-19 11:43:16 | Omar Delgado



[symple_tabgroup]
[symple_tab title=”Crónica”]
POR JOSÉ MARTÍNEZ BRACHO
FOTOS: MARTÍN MONTIEL Y ALBERTO MONTALVO

LUEGO de encadenar un nuevo empate en el estadio Olímpico Universitario, los Pumas amanecen hoy con una racha de seis meses sin ganar en casa. La última vez, aquel 1-0 sobre Chivas, el 20 de abril de este año -correspondiente al Torneo de Clausura-. En lo que va del Apertura 2014, los felinos han olvidado celebrar ante su afición y eso tiene de mal humor a los felinos, que para colmo han tenido que remar contra corriente, apenas para rescatar un punto frente a los Tuzos del Pachuca, quienes han merecido más por llevarse la victoria.
El 1-1 en CU obedece, más bien, a una maniobra ofensiva de Ismael Sosa, capaz de rescatar al equipo del revés, cuando mejor jugaban los Tuzos, que habían tomado ventaja a partir de un peligroso centro proyectado por Diego Buonannote, gol que le ha robado su compañero Ariel Nahuelpan, aferrado en retratar las redes universitarias.
La igualada ha dejado al cuadro hidalguense posicionado en el sexto lugar de la tabla con 20 unidades, cuatro más que los auriazules, estacionados en el undécimo escalón y en riesgo de no clasificar si no rescatan puntos en patio ajeno, donde han fincado sus esperanzas de Liguilla.

EL PARTIDO
Tal como lo ha planificado el estratega auriazul Memo Vázquez, así caminan estos Pumas. Juntitos, sin dar espacios al rival, a sabiendas de lo difícil de pretender competir de tú a tú frente a unos Tuzos rápidos, con dos volantes abiertos muy veloces y ante la inteligencia de Diego Buonanotte y la efectividad rematadora de Ariel Nahuelpan.
Armadito atrás con Salinas, Rodríguez, Mosquera y Ayoví, el Pachuca luce una media cancha poderosa, que recupera balones y genera salida y conexión con su ataque. Por eso la línea de tres agrupada por el citado Buonanotte, el contención Hernández y el chambeador Érick Gutiérrez. Adelante, los veloces Jürgen Damm e Hirving Lozano intentan localizar a Nahuelpan.
Es por eso que Vázquez apuesta por una línea de cuatro (Van Rankin, Palacios, Verón y Fuentes), respaldada por dos contenciones (Romagnoli y Cabrera), bien juntitos, resguardados por un sacrificado Ismael Sosa para dejar flotar a Javier Cortés y abrir como extremo por izquierda a Dante López, mientras Eduardo Herrera se conducía como centro delantero único.
En esas condiciones, muy pegadito y sacrificado, el cuadro auriazul complica el accionar hidalguense, mas no logra quitarle el balón. De ahí el dominio estéril del Pachuca, sorprendido de ver actuar a unos Pumas como visitantes en su propio escenario.
Rápidamente los Tuzos ofenden a su medroso oponente, aunque sin contar con las libertades que hubieran imaginado. De tal suerte que Pumas apuesta al contragolpe y a la velocidad e ingenio de Ismael Sosa, quien al minuto 9 ingresa al área y reclama penalti, ante la marca pegajosa de Ayoví.
Las aproximaciones son diversas, pero lejos de inquietar ambas porterías. La mejor del primer lapso, quizá, proyectada por un balón filtrado de Romagnoli que no encuentra a Sosa, gracias a la oportuna salida de Óscar “Conejo” Pérez.
En el complemento llegan los goles. Memo no arriesga ni un ápice y Meza continúa su embestida, pese a la trampa de contragolpe ordenada por el estratega felino. En una de esas, Dante escapa con posibilidades, pero la falta de oficio como extremo no le ayuda a conectar con Eduardo Herrera y oportuno se cruza Mosquera para evitar la anotación.
Hasta que al minuto 53, Diego Buonanotte se descuelga más por la banda izquierda, para conectarse con el “Chucky” Lozano, y desde ahí lanza un centro a segundo poste peligroso, que supera al “Pollo” Saldívar -en su primer partido en CU-. Sin embargo, Nahuelpan cierra fuerte, y aunque el balón parecía haber rebasado la línea de gol, cabecea para garantizar la anotación. El nazareno César Ramos le daría la anotación a Ariel.
Rápidamente vendría otra aproximación, desaprovechada por Damm debido al oportuno cruce sobre la línea de Marco Palacios.
Sin embargo, cuando mejor jugaba Pachuca, Enrique Meza realiza uno de esos cambios extraños, que siempre se le reprochan. Inesperadamente saca a Buonanotte, cuando mejor lucía, e ingresa a Dieter Villalpando. Y cual maldición, de inmediato cae el gol de Pumas.
Hábil por el centro Ismael Sosa se abre camino entre varios rivales y de zurda conecta potente, para superar al “Conejo” a su izquierda.
Aferrado en refrescar su ataque, el “Ojitos” mete a Avilés Hurtado en lugar de Damm y en una maniobra de “Chucky” le deja el balón medido a Hurtado para que empuje, pero éste le pega mal al esférico y deja ir la victoria.
Sí, los Tuzos han mostrado su músculo, pero se han topado con unos Pumas que en su estadio suelen jugar como visitantes. Así de claro…

[/symple_tab]
[symple_tab title=”Estadísticas”]
[/symple_tab]
[symple_tab title=”Minuto a Minuto”]


[/symple_tab]
[/symple_tabgroup]