México, sin refuerzos para la fase final de Copa Oro

Mexico, 2017-07-17 20:50:03 | Javier Juárez

Tal como lo dijo desde que se incorporó a la selección dorada, además de reiterarlo en la conferencia de prensa previa a enfrentar a Curazao, Juan Carlos Osorio jugará el resto del torneo áureo con los elementos que ya tiene.

A diferencia de Estados Unidos o su rival Honduras, que sí se reforzaron para ronda de cuartos de final, México no lo hará. La Federación Mexicana de Futbol hizo un último esfuerzo, pero no hubo respuesta.

Los nombres que pensó Juan los tiene en la mente desde que estaba en Rusia, el colombiano quería llevarse primordialmente a Oribe Peralta y a Jürgen Damm a Estados Unidos, sin embargo el “Cepillo” optó por descansar luego de una temporada ajetreada, mientras que el volante de Tigres no recibió el permiso de su equipo.

Damm inicialmente iba a estar en la Copa Oro, sin embargo la sorpresiva baja del “Tecatito” Corona del barco que estaba por zarpar a la Copa Confederaciones, obligó a llevar a Jürgen a Europa. Tigres lo prestó para un torneo, pero no para el otro.

En el caso de Peralta, el “Cepillo” requería de un descanso luego de varias meses sin descanso. América también lo quiere tener a tope para el arranque de la liga.

Ambos jugadores acaban de tener actividad, Oribe en la Supercopa MX y Damm en el Campeón de Campeones. Físicamente todavía no están en su mejor nivel.

También puedes leer: El Tricolor ya está en Phoenix para enfrentar a Honduras

YA LO SABÍA

Juan ya sabía que no iba a llegar nadie más, quiso, pero no pudo: “Queríamos a seis jugadores del grupo que fue a Copa Confederaciones, pero no se pudo, otros declinaron la invitación y es muy respetable su decisión. No vamos a traer a nadie más, creemos en los que futbolistas que vinieron”, dijo Osorio el sábado.

¿NECESARIOS?

De los dos jugadores que buscó Osorio el “Cepillo” es el más necesario en el Tricolor. Juan y Páez no han logrado encontrar un delantero que ofrezca lo que les da Peralta. Las lesiones de Ángel Zaldívar y Alan Pulido dejaron sin delanteros a México. El técnico colombiano llamó a Erick Torres, pero el “Cubo” todavía no encaja.

En una ronda ya de eliminación directa los goles son vitales y a México le ha costado hacerlos. Elías Hernández sin ser delantero es el mejor anotador azteca, Ángel Sepúlveda también levantó la mano. Barragán ha ofrecido muy poco.

En el caso de Damm el Tricolor tiene otros jugadores que le pueden ofrecer casi lo mismo, el mismo Elías, Jesús Gallardo o Rodolfo Pizarro.

Si México tiene o no refuerzos tiene que decidirse en las próximas horas. La Concacaf los aprieta.

VERSIÓN DE LA FMF 

En referencia al tema de la modificación en la lista de convocados, la Federación Mexicana de Futbol emitió un comunicado en el cual confirmó que la lista de jugadores no sufriría modificación alguna.

“La Federación Mexicana de Futbol informa que no habrá modificación en el listado original de jugadores registrados por la Selección Nacional de México para la Copa Oro Concacaf 2017”, estableció el comunicado.

De igual forma, el boletín indicó que la única manera de que se hicieran modificaciones era que los clubes dieran su visto bueno para prestar a su futbolista, lo cual fue acordado previamente entre la Femexfut y las instituciones.

“La FMF y la Dirección de Selecciones Nacionales acordó, previamente con los clubes, que habría solamente una Selección dividida en dos grupos, la que participó en la Copa FIFA Confederaciones y la que se encuentra activa en Copa Oro Concacaf, y que los jugadores no repetirían torneo, a menos que el club del jugador considerado, permitiera dicha inscripción”, se detalló.

De tal forma, es un hecho que no habrán cambios en la plantilla mexicana que enfrentará esta semana a Honduras en busca del boleto a la semifinal. El portero Rodolfo Cota, de Chivas; además de Oribe Peralta, de América, y Jürgen Damm, de Tigres, concedieron a sus jugadores para la Confederaciones, por lo que no había marcha atrás, con todo y que Estados Unidos y Honduras sí van a hacer valer el reglamento de la Copa Oro.

La improvisación de Osorio, aferrado a un capricho, comienza a generar malestar entre quienes lo llevaron a la dirección técnica del Tricolor.