Guardado no vio acción en la derrota del Betis

Mexico, 2017-07-20 17:08:11 | EFE

Foto: EFE

El Real Betis sigue sin conocer la victoria esta pretemporada y este jueves sumó una justa derrota por 2-1 ante el Benfica, en un partido correspondiente a la Copa del Algarve, disputado en la localidad portuguesa de Faro.

El cuadro verdiblanco estuvo flojo de principio a fin. Sobre todo en defensa y en el siempre complicado achique de espacios. Las ganas y el gol de Sergio León, lo único positivo tras un amistoso que acentúa la necesidad de buscar en el mercado recambios de garantías para Rubén Castro y Dani Ceballos.

De salida, Quique Setién apostaba por un once con varios de los recién llegados y con Antonio Adán bajo palos, ya recuperado de los problemas que le impidieron participar en los pasados amistosos. Un once en principio de garantías para plantarle cara al Benfica.

En los compases iniciales, con mucho toque de balón, el Betis mejor imagen que ante la Balona y el Arcos, pero sin capacidad para poner en apuros al meta luso.

Al primer error defensivo, de Amat en este caso, llegó el 1-0 para el Benfica. Igual que había sucedido en los anteriores amistosos. El tanto luso parecía pasarle factura a un Real Betis que ya no controlaba la situación como en los albores de la contienda.

Checa ESTO: Rommel Pacheco cerca del podio en Budapest

Seferovic, en el minuto 20, cerca estuvo de subir al marcador el segundo de la tarde-noche en Faro. Y Jonas, no mucho tiempo después, perdonaba el 2-0.

Curiosamente, cuando peor lo pasaban los béticos llegaba el 1-1, gracias a un gol de Sergio León, en el minuto 31.

De la igualada hasta el descanso, hubo control luso, ante un Real Betis con evidentes carencias en defensa y la medular.

Ya en la segunda mitad, con Dani Giménez en sustitución de Antonio Adán, se repitió la misma historia del primer acto. Hubo errores en defensa y goles lusos.

Seferovic, en el 48, hacía el 2-1. Con una zaga tan vulnerable, lo de superar a un rival de la talla del Benfica parecía harto complicado.

La lesión de Durmisi era la excusa perfecta para que Setién cambiara de un tirón a su defensa, dando entrada a Barragán, Pezzella, José Carlos y Junior.

Con un nuevo cuarteto atrás, ocasión para que Sergio León anotara el 2-2. El delantero cordobés, lo mejor de un conjunto con muchos espacios entre líneas. Que esperaba que con una delantera nueva -Zozulya, Aitor y Nahuel- se produjera un giro de 180 grados a la situación.

Igual tocaba esperar al mismo con los recién incorporados Fabián, Julio y Brasanac. Tanto cambio, en lugar de ayudar, justificaba que el partido fuera a menos con el paso de los minutos.

Un remate al palo de Fabián, tras una excelente acción personal del canterano, lo único reseñable de un choque condenado a terminar con triunfo portugués, en el minuto 72.