El equipo más grande

Mexico, 2017-07-26 09:56:40 | Yael Rueda

Foto: Moisés Rosas

 

Ellos son el equipo más grande. No hay siquiera punto de comparación. Todavía no ganan un campeonato, pero triunfan por goleada en el partido ante la discriminación; están a favor de la inclusión y el futbol es la táctica para lograrla. 

Se trata de un grupo lleno de carisma y talento,un equipo que de golpe se gana el corazón de los espectadores. Son 12 guerreros, 11 de ellos tienen Síndrome de Down, uno padece autismo. Nada ha sido impedimento para su desarrollo a partir de que el América les permitió hace nueve meses comenzar a entrenar en las instalaciones del club. Las Águilas son el único club de Primera División que tiene una escuadra de estas características. 

La disciplina impera en la cancha. Las cosas han cambiado en apenas unos meses de entrenamiento. Sus movimientos poco a poco ganaron fuerza y agilidad, y su corazón se pintó de azulcrema, los pigmentos que hoy lo son todo en su vida.

Algunos viajan más de dos horas hasta las instalaciones del Nido Águila, en conjunto llegar al entrenamiento da un total de cinco horas, y todos y cada uno de los segundos vale la pena, son disfrutados al máximo porque es la hora del futbol, es el momento de disputar por una pelota para estar con amigos. Aprendieron a hacerlo con el balompié y el factor social es una de las mejoras que encontraron al llegar a América. 

Con el inicio del siguiente ciclo escolar, nuevos compañeros se unirán. La idea es realizar un torneo interno en el club y de ahí en un futuro no muy lejano salir a disputar partidos como cualquier otro equipo del América.

Todavía no disputan un partido oficial, pero ellos ya son campeones; el auténtico “equipo más grande” del futbol mexicano.

También puedes leer: ¡Mandíbulas polacas! Menéndez quiere ser figura en Veracruz

 

LOS 12 CAMPEONES 

Lían Ramírez

Mauricio Juárez

Javier Aguilar

Rodrigo Morales

Santiago Paredes

Rafael Olea

Edwin Flores

Óscar Serrano

Jesús García

Álvaro Rodríguez

Braulio Santiago

Francisco Ferrer

NUMERALIA

12 Jugadores tiene el equipo especial de América

18 Futbolistas más se espera ingresen al club

9 Meses han entrenado estos campeones de la vida

6 Equipos se espera que jueguen un torneo interno

13 Años es la máxima edad para ingresar  a este ambicioso proyecto

También puedes leer: Sinha se va agradecido con Cristante

DERROTA, SABOR A TRIUNFO 

Su semblante es serio. Patean el balón con fuerza y con la intención de vencer a Óscar, su portero, quien también funge como un capitán. Al momento de juntarse para acordar lo que se hará en el partido, él es quien da las órdenes.

“Mauricio se la da a Lían, luego a Álvaro, Álvaro le pega y ¡Gooool! ¡Uno, dos, tres, América!”, dice el cancerbero.

Los rivales también sienten los colores azul y crema, tienen siete años y son “niños convencionales”, como se les suele decir en el seno del cuadro especial.

“Es nuestro segundo partido. En el primero perdimos como 30 a 3, pero esos tres goles los festejamos como si hubiéramos sido campeones del mundo”, asegura el entrenador Ricardo Sánchez, previo al silbatazo inicial de un nuevo reto.

La categoría conocida como “Agustín Marchesín” se niega a ir al frente en cuanto el árbitro da inicio a la contienda, cede la posesión de la pelota y permite que sus rivales lleguen al área. Lían Ramírez no desaprovecha la oportunidad y manda el balón a besar la red.

El festejo es genuino. Padres, entrenadores y jugadores festejan con un grito eufórico. Todo es pasión y entrega total.

Ahí comienza la lucha contra la discriminación. De manera inocente, durante el festejo, uno de los rivales suelta un “pobrecitos”.

“Nada de pobrecitos, aquí todos somos iguales, así que a jugar”, responde Sánchez. “Eso es lo que buscamos erradicar de a poco, que los demás niños vean que no hay ninguna diferencia, que no los hagan menos”.

Los goles comienzan a caer, no solamente en favor de la categoría de siete años, el equipo especial es aferrado y vende cara la derrota. El silbatazo final llega y dicta un 7-6 en el marcador. Sin embargo, es lo de menos. Todos se funden en un abrazo y ambos clubes posan para la foto como si fueran uno mismo. A final de cuentas, a pesar de ser distintas categorías, pertenecen al Nido Águila, todos visten con orgullo los colores del América.

Foto: Moisés Rosas

EL FUTBOL LOS HACE SEGUROS 

Es padre de uno de los jugadores del Club América, y además es entrenador certificado de Olimpiadas Especiales. Su nombre es Jesús Santiago, y asegura que el proyecto especial del América ayuda a los niños a ser más seguros y con una mayor autoestima.

“El equipo en sí, los hace crecer en su autoestima, es importantísimo. Que una institución como América haga esto, habla bien del equipo, que sea la unión de los mexicanos, que vean que alguien hace algo por personas con discapacidad. Deportivamente los hacen crecer, los hacen trabajar en equipo que eso es muy difícil de lograr”, confiesa Santiago Martínez.

El padre de familia enfatiza en el trabajo en equipo logrado de la mano del profesor Ricardo Sánchez Ortíz.
“El balón no se lo pasaban a nadie, no se los quitabas. Ahora ya juegan entre ellos, hay una disponibilidad de anteponer al equipo”, finaliza.