¡De fiesta! Un Taquito centenario

Mexico, 2017-07-26 21:14:13 | Marysol Fragoso

POR MARYSOL FRAGOSO

Es el primer restaurante taurino en la Ciudad de México. Lo fundó la familia Guillén. Se ubica en la capital del país y se encuentra celebrando 100 años de vida. Se trata de El Taquito. La efeméride es digna de resaltar, por ello, en días próximos el Secretario de Turismo México, Lic. Enrique de la Madrid, develará una placa conmemorativa en ese reciento.

A lo largo de este primer centenario, el restaurante ha mantenido la esencia que lo vio nacer, es decir, el sazón de la comida de la abuelita Conchita Rioja y el espíritu del abuelo Don Marcos Guillén González , quienes iniciaron este negocio vendiendo antojitos mexicanos en un zaguán en la calle del Carmen, número 69.

Nadie se imaginaba entonces que el lugar iba a prosperar a tal grado que se convertiría en el sitio de más ambiente de la ciudad y que su fama superaría nuestras fronteras. Con el paso de los años los muros crecieron y dieron paso a los salones que se llenaron un día tras otro de personajes destacados. Hace cinco años, con motivo del 95 aniversario del lugar, los hermanos Rafael y Marcos Guillén, nos recordaron esa magnífica historia, el primero, a través del libro “El Taquito una historia que contar”; y el otro, de viva voz.

CREMA Y NATA TAURINA

Para que sucediera ese fenómeno de penetración en el gusto de los mexicanos, fue fundamental el imán de la Fiesta Brava: la presencia de los toreros. Uno de los primeros en hacerse cliente habitual fue Rodolfo Gaona. A partir de ahí, todas las estrellas taurinas de cada época fueron asiduos de ese lugar: desde Manolete y Carlos Arruza a mediados de los años 40; antes, Fermín Espinosa “Armillita”, Silverio Pérez, Lorenzo Garza, Luis Castro “El Soldado”; más adelante, Manuel Capetillo y Joselito Huerta; así como Manolo Martínez, Curro Rivera, Eloy Cavazos. Amén de Jorge Gutiérrez, Manolo Mejía, David Silveti, Eulalio López “Zotoluco”, José Tomás, Cristina Sánchez, y Julián López El “Juli”.

El amor de la familia Guillén por las corridas de toros, los llevó a crear una valiosa colección de arte, cuyo eje son las pinturas del reconocido pintor Pancho Flores. Además cuentan con ternos de diestros históricos; carteles, cabezas de toros lidiados por estos; e infinidad de fotografías que decoran las paredes del recinto.

ESTRELLAS DEL CELULOIDE

Los más destacados actores y actrices del cine nacional e internacional degustaron ahí la gastronomía mexicana. Es el caso de María Félix que el 2 de enero de 1955 paralizó la actividad del centro, cuando se supo que se encontraba en El Taquito. La gente abarrotó la calle hasta que la diva, “se asomó al balcón”, nunca mejor dicho, en lenguaje taurino, para saludar a la multitud. Una escena similar se vivió con Marilyn Monroe en 1962, poco tiempo antes de su trágica muerte. Además de personajes como Pedro Armendáriz, Agustín Lara, El “Indio” Fernández, Pedro Vargas, Pedro Infante, Anthony Quinn, Mario Moreno “Cantinflas”, la familia Soler, José Alfredo Jiménez, “Tin Tan”. No podían faltar genios del arte como Raúl Anguiano, José Luis Cuevas. Deportistas como el futbolista Hugo Sánchez o los boxeadores El “Puas” Olivares, “Pipino” Cuevas, Julio César Chávez; empresarios de la talla de Carlos Slim. Además, en 1978, este lugar sirvió un banquete para su Santidad Juan Pablo II, durante una de sus visitas a México. En fin, se trata de un desfile de luminarias y de hechos históricos que es imposible publicar completo y que en el futuro inmediato sumará más nombres y anécdotas, los cuales, ESTO, dará a conocer.