América

Con equipo completo, las Águilas sí vuelan

Mexico, 2017-07-30 18:24:31 | Redacción ESTO

POR ALEJANDRO ALFARO

Justo cuando la cascada de cuestionamientos se había dejado venir sobre América en el inicio del Apertura 2017 por la derrota en la jornada inicial, en conjunto con los descalabros en la Supercopa MX y algunos amistosos, las piezas que le faltaban al engranaje del motor americanista volvieron para este fin de semana y lo hicieron para que la maquinaria de las Águilas funcionara.

La misión no era sencilla. Pachuca es un rival que, aunque no ha mostrado su mejor versión, tiene elementos de calidad y suele hacerse fuerte en su casa. Los 29 encuentros consecutivos sin derrota que los Tuzos acumulaban eran muestra de ello. Sin embargo, los de Coapa se plantaron con personalidad y un futbol más apegado a la filosofía de Miguel Herrera para arrebatarles esa marca, ganar en confianza, meter calma a su entorno y preparar una semana que incluirá el debut en Copa MX ante Atlas y la cita frente a Pumas por el orgullo de la capital del país.

LAS CLAVES

La actuación americanista en la primera fecha de este torneo dejó mucha incertidumbre, aunque a favor de los azulcremas estaba el argumento de no tener a su disposición a figuras importantes en su columna vertebral, mismas con las que su técnico cuenta para poder desarrollar sus conceptos futbolísticos. Prácticamente un elemento por línea fue de lo que América careció y el sábado pasado reencontró.

EL RETORNO DEL JEFE

Toda zaga defensiva cuenta con un líder por naturaleza. Una voz de mando capaz de ordenar a sus compañeros, resolver los embrollos más complicados y transmitir serenidad a los que lo rodean.

En el caso de América, Pablo Aguilar es el comandante de su cuadro bajo, por lo que su regreso representó mucho en lo colectivo, además de lo individual. Su aplomo fue vital para que su oncena consiguiera colgar el cero en la Bella Airosa, con todo y que enfrente hubo atacantes de la calidad de Edson Puch, Franco Jara, Ángelo Zagal, Germán Cano y compañía.

GUIDO Y EDSON; PILARES

Como en la guerra, el equipo que gana la media cancha en el campo, tiene mayores posibilidades de triunfar. En ese tenor, los “Millonetas” sacaron en el Hidalgo a sus escudos, cosa que en su casa no habían podido hacer,

Guido Rodríguez y Edson Álvarez se encargaron de ganar las divididas, robar pelotas, ser el soporte de su escuadra y de paso, proyectar al frente a sus hombres de peligro.

El surgido de las inferiores americanistas regresó tras un largo verano con la Selección Mexicana. Su corta edad no es impedimento para que en la cancha exhiba madurez de veterano. Decide bien con y sin la pelota, es el primer pase de salida y desde que Miguel Herrera arribó al club, manifestó su deseo de tener a Álvarez como un segundo contención que acompañara a Guido Rodríguez, una combinación que, al menos este fin de semana fue solvente.

Por su parte, Guido llegó a solucionar los problemas que América había tenido en esa posición desde hace algunos torneos. Líder de su zona, el argentino mostró sus credenciales mientras estuvo en el terreno de juego, aunque tuvo una mancha en su actuación con su expulsión, situación que deberá de controlar para no dejar en desventaja a los suyos y sume en lugar de restar.

CECILIO; LA DIFERENCIA

Sin lugar a dudas, la solidez es importante, pero igual o más lo es la cuota de chispa y desequilibrio para romper esquemas rivales. Es ahí donde radicó la relevancia del regreso a la titularidad de Cecilio Domínguez, el hombre que le dio el triunfo a América y que fue un dolor de cabeza para el rival por sus constantes desbordes y encares en el mano a mano.

Ya sanado totalmente de aquella lesión en el hombro, el 10 azulcrema es el llamado a marcar la diferencia, tal como lo hizo en Pachuca y en algunos otros de los encuentros en los que participó la campaña pasada.

El motor de América está completo, aunque para el juego con la Universidad todo apunta a que no tendrán a Guido Rodríguez por suspensión y el encargado de ocupar su puesto sería William da Silva. Pese a esto, de a poco parece que el sello de Miguel Herrera aparece, además, la llegada de Mateus Uribe ayudará a nutrir un poco más a un plantel que necesitaba variantes y parece que las ha encontrado.

Las Águilas metieron tercera y parece que su motor se afina. El “Piojo” tendrá ahora la difícil tarea de seleccionar a los que mejor estén, aunque a final de cuentas, ese es el dilema que todo director técnico quisiera tener, y más en un equipo como América.