Paola Espinosa y el 31 de la suerte

Mexico, 2017-07-31 20:00:53 | Redacción ESTO

POR RUBÉN ORTEGA

EL 31 de julio de 1986, la familia Espinosa Sánchez celebraba el nacimiento de la pequeña Paola, que años más tarde se convertiría en la mejor clavadista mexicana de la historia, destacando con sus actuaciones en Juegos Olímpicos, Panamericanos, Centroamericanos, Mundiales y todo tipo de competencias de clavados.

Hoy, justamente 31 años más tarde, Espinosa celebra la llegada de su primera hija, fruto de su amor con el también clavadista, Iván García. “Estoy inmensamente feliz, yo creo que la llegada de Ivana vino a despertar cosas que no sabía que pudiera sentir. Estoy muy contenta porque tuve la oportunidad de tener un parto tranquilo al lado de Iván, el papá de Ivana y amor de mi vida; con una doctora espectacular como Victoria Palma que estuvo siempre al pendiente de mí. El verla, el escucharla llorar, que yo digo que lloraba como un gatito, muy bonito, pues me hizo sentir súper feliz y ya ahora que la tengo aquí al lado, que la besé y la pude cargar, no sé cómo describir esa sensación”, comentó.

Con el deporte en los genes, la pequeña Ivana García Espinosa será, seguramente, una atleta destacada, pero ella decidirá por cuál disciplina inclinarse en una familia en la que se le inculcará el amor por el deporte “Los dos queremos que sea una niña que haga deporte, a los dos nos cambió la vida el deporte. Ella va a elegir, no tiene que ser Clavados ni alto rendimiento, simplemente hacer deporte por salud, pero obviamente que el talento lo trae en las venas y ya veremos por qué se decide”, añadió Paola.

Como si fuera poco compartir la fecha de nacimiento con su primera hija, y alcanzar los 31 años de edad, el 31 de julio de 2012, Paola Espinosa escribió con letras de plata su historia en los Juegos Olímpicos, por lo que esta fecha le tiene reservada solamente alegrías a la deportista “Las mejores cosas de mi vida me han pasado el día en que nací, entonces este día está lleno de sorpresas, primero porque tuve la oportunidad de traer a mi hija al mundo, de estar con una familia maravillosa, el aniversario de un sueño cumplido que fue mi medalla olímpica y todo eso lo recuerdo con mucho cariño, y hoy 31 de julio cumplo 31 años, entonces estoy contenta por eso”, concluyó.

Como una de las mejores ejecuciones de la pareja de deportistas, Ivana García Espinosa llegó al mundo con calificación de 9.9, midiendo 46 centímetros y con un peso de 2 kilos y 850 gramos.


FELIZ EN GUADALAJARA

Tras su participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Paola Espinosa decidió terminar su relación de trabajo con Ma Jin, su entrenadora gran parte de su carrera y luego de esto, la medallista olímpica anunció que se integraría al equipo de trabajo de Iván Bautista en Jalisco.
Radicando en Guadalajara desde hace ya algunos meses, tras el nacimiento de Ivana en suelo jalisciense, Paola afirma sentirse como en casa en esta ciudad “Es mi nuevo hogar, mi nueva casa y me han cobijado muy bien, tanto mi nueva familia, la de Iván, como mi nuevo equipo, el de Iván Bautista y estoy muy bendecida por todos lados. El estar en Guadalajara me ha ayudado mucho, me han abierto muchas puertas y todavía alta, pero cuando me integre a los entrenamientos, ya tendré la oportunidad de estar con todo”, dijo la originaria de La Paz.

OCTUBRE, MES DEL REGRESO.
Disfrutando su debut en la maternidad, Paola no descuidará su carrera deportiva, pues ya tiene programado su regreso a los entrenamientos “Tengo que pasar el proceso porque fue cesárea, pero aproximadamente lo planeamos con el profesor Pedro Gato (qepd) para septiembre y ahora con Iván Bautista para octubre, si es que todo sale bien, pero no me estaré tirando clavados en octubre, todo es un proceso y mi regreso ya no sería en plataforma, sino para el trampolín de tres metros”, concluyó la clavadista.
Paola Espinosa buscará en Tokio 2020 su quinta participación en Juegos Olímpicos, tras participar en las ediciones de Atenas, Beijing, Londres y Tokio, siendo medallista de bronce en 2008 y plata en 2012.

 

 

MOTIVACIÓN AL DOBLE 

AL igual que Paola Espinosa, la exitosa trayectoria de Iván García alcanzó este lunes otro logro, este quizás, el más importante de sus 23 años de vida: la paternidad.

El medallista olímpico en Londres 2012 se convirtió en padre de Ivana y no dudó en afirmar que esta experiencia sobrepasa a cualquier triunfo deportivo “Estoy muy feliz. Estar en el quirófano y escuchar cuando la bebé llora son muchas emociones encontradas y todavía no lo puedo creer tal cual, hasta que la cargo y por fin se me hizo conocer su carita y es algo muy bonito, lo mejor que me va a pasar en la vida”, señaló emocionado.

García recordó que hace apenas cinco años se encontraba en la cúspide de su carrera en una fecha que coincidentemente es cercana al nacimiento de su primogénita “El 30 y el 31 de julio son los mejores días de mi vida. El 30 cuando gané la medalla y el 31 el nacimiento de mi niña, el cumpleaños de mi mujer y son bendiciones que nos da la vida, debemos de agradecerlas y disfrutarlas, porque no cualquiera tiene el privilegio de vivir estas experiencias”, comentó.

Tras su actuación en Río 2016, en la que no pudo obtener ninguna presa, el nacimiento de su primera hija y la sed de revancha, motivan al ‘Pollo’ a retomar su carrera con más fuerza “El nacimiento de mi niña me deja muy feliz y me motiva. Me siento muy motivado y eso me va a ayudar a seguir entrenando, a seguir alcanzando mis metas para poderlas disfrutar con mi familia”, dijo el medallista de plata en 2012.

 

FAMILIA Y EQUIPO

Con Paola Espinosa acompañándolo sentimental y profesionalmente, Iván se preparará para vivir los juegos de Tokio 2020 con un aliciente “Pues viene otro niño (risas). No, no es cierto, Paola seguirá con su entrenamiento y también yo, vamos a estar en el mismo equipo, a vivir en Guadalajara y va a ser algo maravilloso. Soñamos con estar en Tokio y que Ivana esté ahí, sería inolvidable e histórico para México”

Sobre su recuperación tras ser operado de las rodillas en octubre pasado, el también Campeón Panamericano en 2011 y 2015, afirma que avanza positivamente en su rehabilitación “Todavía me falta para estar al 100 por ciento de la rodilla, voy muy bien, pero es muy lento, entonces tengo que ir con tranquilidad, haciendo las cosas que me dicen mi doctor, mi fisiatra y el doctor que me operó en Estados Unidos”, terminó.