Juventus cayó ante Olympiacos en Champions

Mexico, 2014-10-22 18:53:12 | María Vega

El Olympiacos volvió a demostrar su fortaleza como local en la presente edición de la Liga de Campeones y tras derrotar en la primera jornada por 3-2 al Atlético de Madrid, sumó hoy su segundo triunfo en el Georgios Karaiskakis al imponerse por 1-0 al Juventus.

Una victoria en la que jugaron un papel determinante el guardameta español Roberto, que protagonizó unas cuantas paradas increíbles, sobre todo dos a remates de Álvaro Morata, en la segunda mitad, y el argentino Alejandro “Chori” Domínguez, que se convirtió, especialmente en el primer tiempo, en un problema constante para la zaga italiana.

De hecho, Domínguez fue el primero en poner a prueba al guardameta juventino con un lanzamiento de falta a los 7 minutos, que despejó a córner, no sin apuros, Gianluigi Buffon.

Un simple aviso de los continuos apuros en los que pondría el atacante argentino a los Chiellini, Bonucci y compañía, incapaces de detectar los movimientos del “Chori” Dominguez, que llegó cómo y cuándo quiso al área rival.

Desorientación que a punto estuvo de aprovechar el jugador argentino para abrir el marcador a los 27 minutos, tras controlar en el área un centro desde la banda izquierda de Masuaku, aunque remató fuera por muy poco.

Sólo su compatriota Carlos Tévez fue capaz, por parte del Juventus en el primer tiempo, de hacer sombra al “Chori”, pero primero el defensa Omar Elabdellaoui que sacó a los 12 minutos un remate del argentino bajo palos, y posteriormente el colegiado, que le anuló por fuera de juego un gol, impidieron al “apache” adelantar al Juventus en el marcador.

Un tanteador que se movió definitivamente a los 36 minutos con un tanto del centrocampista suizo Pajtim Kasami, que puso el 1-0 para el Olympiacos al culminar un contraataque propiciado y conducido perfectamente, como no, por el “Chori” Domínguez.

El jugador argentino robó la pelota en tres cuartos del campo a un hoy intrascendente Andrea Pirlo y se lanzó a por el área de Buffon, donde combinó con Mitroglou, que tuvo el temple necesario para esperar la llegada de Kasimi que culminó la jugada con un preciso remate.

Otro contragolpe conducido por Domínguez al inicio de la segunda mitad pudo sentenciar el choque para el Olympiacos, pero Mitroglu no fue capaz de precisar su remate, que se marchó por muy poco desviado de la portería de Buffon.

Una acción que pareció acabar definitivamente con la fuerzas de los del español Michel, que poco a poco fueron retrasando más y más sus líneas hasta quedar a expensas de un Juventus, que ganó en empuje con la entrada de Marchisio.

Pero el Olympiacos se guardaba todavía un as en la manga, el sensacional portero español Roberto, que desesperó con sus intervenciones, algunas de ellas casi imposibles, a los atacantes del campeón italiano.

Y es que ni el argentino Carlos Tévez, que dispuso de dos remates francos, ni el joven delantero español Álvaro Morata, titular hoy, fueron capaces de batir a un inspirado Roberto, que solventó con dos increíbles paradas dos remates de Morata que parecían destinados sí o sí a convertirse en gol.