¡Cecilio decide! América le pega a Pumas

Mexico, 2017-08-05 21:44:04 | Redacción ESTO

GOLES 

CRÓNICA 

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA
FOTOS: JORGE BARRERA Y OSWALDO FIGUEROA

Cuando América necesita a su 10, la perfección nace de sus piernas. Cecilio Domínguez volvió a ser el protagonista en el Clásico Capitalino. El paraguayo definió el choque ante los Pumas con una panenka exquisita, 2-1 final.
El guaraní lo tienen todo. Personalidad, clase y destreza mental. Esta noche en el Azteca confirmó que es el hombre más desequilibrante en lo que va del Apertura 2017.
La UNAM luchó, pero frente a su odiado rival, le faltó lo que su escudo reclama, garra y espíritu.

EL JUEGO

Un entorno maravilloso, digno de dos equipos grandes, adornó el inicio del encuentro.
Los minutos de estudio pasaron rápido. El primero en mostrar peligro fue Pumas. Castillo demostró por qué es el referente auriazul. Dos jugadas del chileno estuvieron cerca de abrir el marcador. La potencia en sus garras solamente fueron detenidas por Marchesín. Agustín se estiró en ambas para evitar el desaguisado.
América respondió de inmediato. Una maravilla de Cecilio terminó en los pies de Samudio. Miguel entró al área sin claridad. Centro raso se paseó por toda el área felina. ¡Se salvó Pumas!
Los errores en la zona baja felina se acrecentaron conforme los minutos pasaron. La poca esencia defensiva de Gallardo y los nulos recorridos de Rabello hicieron una avenida la pradera izquierda. Paúl Aguilar recuperó balón tras un mal cobro de Alcoba. Darwin recogió el rebote y aprovechó la avenida zurda para mandar centro a Peralta. Oribe controló a la perfección, supo que la zaga fue por su cabeza, pero en lugar de fusilar a Saldívar, “cepilló” la pelota al fondo de la red. ¡Hermoso gol de Peralta!
Pumas no se cayó. Formica y Castillo demostraron que la fiereza los caracteriza. El “Gato” filtró esférico a la banda. Calderón pidió permiso para volar. El “Avión” se quitó su marca y devolvió la cortesía a Mauro. El olfato goleador de Castillo lo hizo colocarse en el segundo palo, y pese a que el tiro de Formica fue machucado y sin destino, Nico soltó el zarpazo para igualar la contienda.
El Águila no quedó conforme. No se quiso ir con el empate al descanso. Alcoba peleó balón en el área, y pese a que ganó, Miranda Galindo pitó penalti para el local.
Silvio Romero levantó la mano. Con maestría, midió al “Pollo” Saldívar. El “Chino” enfiló con promesa de gol en su mirada, intentó hacer una diana de antología. El exceso de confianza del argentino terminó en la mano izquierda de Saldívar.
La paridad se mantuvo al descanso.
La batalla continuó después del medio tiempo. La fuerza se incrementó en el terreno de juego. Quintana y Álvarez se pintaron de amarillo.
Tanto el “Piojo” como Palencia parecieron conformes. Herrera tomó la iniciativa con los cambios. El abucheado “Chino” Romero dejó su lugar a Ibarra.
El “Gatillero” respondió con Guerrón. Poco a poco el partido se diluyó, el empate pareció cantado.
Los minutos finales llegaron al Azteca. América se llevó el premio por intentarlo al final. Una clara mano de Castillo le otorgó un segundo penalti al crema.
La perfección apareció en el recinto. Santa Úrsula se paralizó cuando su figura colocó la redonda en el punto penalti.
Cecilio Domínguez soportó los reclamos de Saldívar. El 10 probó que está para los grandes escenarios. Una panenka perfecta, sin oportunidad de reacción para el meta auriazul hizo explotar el Azteca. ¡Gol del América!
La UNAM no tuvo respuesta. Incluso Castillo tuvo el empate en su testa, aunque su remate se fue por un costado.
No hubo más en el Clásico Capitalino. Las Águilas vuelan, los Pumas ni siquiera ronronean.

ACCIONES