Impactante actuación de Miguel Aguilar en la Plaza México

Mexico, 2017-09-03 21:49:33 | Miguel Angel García

Foto: Alejandro Villa

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: ALEJANDRO VILLA

Un prototipo de novillero es sin duda el hidrocálido Miguel Aguilar, que este domingo en la Plaza México durante la segunda novillada de temporada, sin picadores, dejó asentado qué es lo que un coletudo debe mostrar para decirse torero con hambre de querer ser. Independientemente del bagaje que ha tenido en España como alumno de la Escuela Espectáculos Taurinos de México, las ganas, disposición y arrojo no pueden dejarse a un lado cuando se aspira a ser novillero con picadores y luego matador. Además de los adelantos marcados que dejó ver el aguascalentense, Miguel no se dejó nada para después, echó mano de cuanto tuvo a su alcance, saliéndose de la técnica y las reglas, apegado más y mejor al toreo de inventiva. Ese que sale en el momento y que no todo torero posee.

Cortó dos orejas el torerillo, exageradas quizá, pero seguro estoy que Aguilar está más contento por lo que enseñó al público, que en el número de trofeos.

Juan pedro Llaguno no logró entenderse por completo con su lote, aunque dejó pasajes muy interesantes. Mientras que el michoacano “Tato” Loaiza enfrentó a dos astados nada fáciles y aunque echó toda la carne a la lumbre, se fue prácticamente en blanco.

La entrada mejoró, pese a que hubo amenaza de lluvia.

MUCHA RAZA

Ante su primero novillo, Miguel se hizo del astado con una brega adecuada, luego de que el bicho buscada la salida a tablas. Con la muleta el hidrocálido no espero más, de inmediato sujetó a su socio con sendos doblones para luego enredarse por el lado derecho, templado y de largo, hasta donde el novillo le permitía darle dimensión. Le puso interés y entrega el novillero, mostrando su trazo también al natural. El de Caparica se empleó muy bien metiendo la cabeza, tuvo excelente recorrido. Ambos dieron lo que tenían y se fue tras la espada el torero para sepultarla hasta las cintas. No bastó, pero sí el primer descabello. Petición que no se concede, al tercio; aplausos al novillo.

Lo mejor llegó ante su segundo. Aguilar se fue decidido y recibió de larga cambiada de hinojos al segundo de su lote, luego se hizo del socio con una brega destacada para dejar bien parado al animal. Brindó al maestro “Zotoluco”, que se encontraba en el palco de la empresa. Con muleta en mano, Aguilar se topó ante otro manso, pero este con raza; nuevamente lo sujetó doblándose toreramente, como pudo hasta que le comenzó a formar un lío con pases largos por derecha. El novillo iba con raza, bravura, embistiendo con la fuerza de una locomotora, lo que Aguilar aprovechó muy bien para correrle la mano con sabor. Lo hizo tragar a base de sujetarlo muy bien, pues a penas de descubría la cara y el astado huía a tablas. Lo despachó de un espadaso entero, petición de orejas y el juez de inmediato soltó los dos apéndices. Vaya entrega y raza de Aguilar, que si poses, solo con el objetivo de mostrarse como torero con hambre, salió a hombros tras una actuación recia.

DISCRETO

Juan Pedro dejó un sabor muy dulce al recrearse muy bien a la verónica, imprimiendo sentimiento, ante su primer novillo. Y quito por caleserinas bien enredado. Cubrió el tercio de banderillas, totalmente sobrado. El astado inició alegre y repetidor por el pitón derecho, quedado por el izquierdo en las dos primeras tandas. Luego el torero ya no entendió lo que pidió su socio, al que había que poderle con firmeza, con mayor aplomo y menos andar, ya que siempre pidió pelea. Dejó pasajes interesantes, aunque esto no habla de su paso en España. Mal matando, aplausos. Tampoco se entendió del todo ante su segundo astado, mal matando. Si bien el animal no fue el mejor, tampoco le busco más cosquillas. El Paso de Llaguno en la Iberia ha sido destacado, pensamos que bajarse del avión y enfrenatr encaste mexicano pudio ser el factor en contra.

SIN SUERTE

“Tato” pasó las de Caín ante su primero oponente, que fue un mansa rajado y solo buscó las tablas. Áspero e imposible el de caparica y ahí se estrellaron las ilusiones del michoacano. Pitos en el arrastre al astado. Recibió en los tercios sin pestañear a su segundo novillo, luego dos cambiadas de hinojos. En la faena de muleta la cosa se complicó, ya que el astado llevaba la cabeza como rehilete; “Tato” ya no se entendió como hubiera deseado, pese a que siempre estuvo en la línea de fuego buscando agradar. Se le complicó la matada. Aviso.

GANADO

Ganadería de Caparica: Primero, Sergio, se dejó; Va por ti, bueno y fue aplaudido en el arrastre; Tlaxcalteca, manso y rajado; Valiente, regular; Torero, rajado enrazado; Y Amigo, embestida descompuesta.

Los nombres del los astados fueron alusivos al matador Sergio Flores, que juntos formaron la frase: Va por ti, Sergio, Torero Tlaxcalteca Valiente y Amigo.

QUITES

Los novilleros intervinieron en quites en los tres primeros astados: Tafalleras de Aguilar el abre plaza; Tafalleras de “Tato” en el segundo, menos precisas y Chicuelinas de Llaguno en el tercero.

SUBALTERNOS

Por sus destacadas actuaciones al colocar banderillas saludaron en el tercio los subalternos Fernando López, Juan Ramón Saldaña, Diego Martínez y Roberto Huerta.