El Tri arribó a la CDMX en silencio tras empate

Mexico, 2017-09-06 11:03:09 | Redacción ESTO

Foto: Oswaldo Figueroa

La Selección Mexicana de Futbol llegó a la Ciudad de México. No descansaron en Costa Rica. Quisieron evitar perder tiempo para aquellos jugadores que se deben poner a las órdenes de sus equipos.

El vuelo de San José, Costa Rica a la capital fue sin escala. Durante 4 horas, los jugadores, directivos y cuerpo técnico recorriendo por los aires para que cada uno de ellos llegara a su destino lo antes posible.

Primero el Presidente. Decio de María Serrano cruzó las puertas que separan a los pasajeros de laa personas que esperan la llegada de sus amigos, familiares, conocidos o personas que vienen a nuestro país.

Habló. Sin titubeo, De María se presentó con los representantes de los diversos medios de comunicación que se dieron cita desde muy temprano para recibirlos y por qué no, cuestionarlos sobre su actuación en tierras ticas.

Después, el portero de Cruz Azul. José de Jesús Corona fue el segundo en desfilar por los pasillos del puerto aéreo sin dar una sola palabra, pero eso sí, saludando amablemente a cada aficionado que estuvo en su recibimiento.

Guillermo Cantú fue el tercero en aparecer en escena y sólo se expresó frente a micrófonos y cámaras en menos de un minuto.

“Estuvo el partido muy peleado.  Creo que fue un buen juego en términos generales, pero es un resultado que sabe a derrota, porque en los 80 minutos el equipo hizo más para merecer algo. Pero sí, nos vamos satisfechos”, comentó.

Los futbolistas se veían en la zona de registro, pero no salían. Pasaron varios minutos para que nuevamente existiera actividad, pues el arquero titular, Guillermo Ochoa, hizo que las cámaras comenzarán a grabar su andar. Se paró exclusivamente para consentir a los fans con un autógrafo y la tan anhelada foto del recuerdo.

Con ganas de pasar desapercibidos, jugadores de la talla de Diego Reyes, Raúl López, Héctor Moreno, Javier Aquino, los hermanos Dos Santos y Raúl Jiménez, trataron de esquivar a la prensa, pero no pudieron, gracias a las alertas de los fanáticos quienes gritaban “allá va…”.