Para mí Saúl es el boxeador perfecto: Chepo Reynoso

Mexico, 2017-09-15 11:07:15 | José Luis Camarillo

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

ENVIADO ESPECIAL

Las Vegas.- Hace poco más de 14 años que Chepo y Eddy Reynoso están en la esquina de Saúl “Canelo” Álvarez. No es solamente “por cortesía”, que el muchacho jalisciense les llame públicamente “su familia” o que proclame tener “la mejor esquina del mundo”.

Chepo se emociona cada vez que platica del crecimiento boxístico de Santos Saúl Álvarez Barragán y de la seguridad que todos tienen en su equipo de que este sábado contra Gennady “GGG” Golovkin, conseguirá el triunfo que lo consagrará definitivamente ante el público de los cinco continentes.

“Va a ser una pelea muy interesante por todo lo que ha girado en su alrededor, las habladurías de la gente, esta vez van a ver quién es el mejor libra por libra. Para mí, no tengo dudas, pero Saúl va a salir a decirle a todo el mundo que es el mejor”, asentó el veterano mentor.

EL BOXEADOR PERFECTO

“Saúl es un peleador completo -abundó-, siempre he dicho que el sábado le voy dar el título de excelencia y ésta es lo mas grande en el boxeo, estoy seguro de que esa noche se va graduar. Maneja el contragolpe, tiene manejo de cintura, las fintas. Dicen que otros ya se conocen las fintas, pero no saben a qué horas va a fintar, a qué hora va a meter sus golpes. En un boxeador que siempre aprende, y lo importante es que todo eso lo desarrolla en el ring. El sábado va tener la oportunidad ante un gran rival como es Golovkin, de mostrarle al mundo quién es ‘Canelo'”.

-¿Es ya un mediano natural?

“Creo que en este nuevo peso y a los 27 años de edad, empieza la segunda etapa en la carrera de Saúl, donde yo creo que va a escribir más historia porque es su peso natural. Es un hombre de 27 años, maduro; mental y físicamente es un peleador hecho y derecho. No está golpeado, tiene un rostro limpio. La única vez que lo cortaron fue Shane Mosley, con un cabezazo, pero está limpio, su mente también, y creo que lo mejor está por venir”.

BUENA MANDÍBULA

-¿Tiene quijada resistente?

“Le voy a decir algo. A él lo probaron, yo estaba nervioso pero me dio gusto. Su debut en Las Vegas fue cuando peleó con José Cotto, el hermano de Miguel. En el primer round lo tocaron y fuerte, en la quijada, pero tuvo la inteligencia, los arrestos, para librar ese primer asalto; fueron 15 ó 20 segundos que duró el desconcierto y terminó el round dominante. Si usted ve la pelea después de ese primer capítulo, no hubo ningún apremio para Saúl, pero me dio gusto, me di cuenta que aguanta, que tiene buena quijada. Yo digo, ¿para qué demostrar que aguantas y que eres el mejor en ello?, mejor que no te peguen, dejarle a la gente la incógnita de si tienes resistencia, lo mejor de los madrazos es no sentirlos”.

¿BOXEADOR PERFECTO?

-Chepo, todo entrenador o manejador sueña siempre con llegar a tener al boxeador perfecto. ¿Existe la perfección?

“Claro que sí, lo van a ver, para mí Saúl es el boxeador perfecto. A lo mejor la gente va a decir ‘Chepo está loco’, pero el boxeador perfecto es aquel que no le pegan, que sabe quitarse los golpes, aquel que permite que el rival ataque para contragolpearlo; es aquél que domina la cintura, el que domina las cuerdas, el centro ring. Ese día (contra Golovkin), seguramente ‘Canelo’ va a graduarse. La gente que es fría y calculadora, lo van a ver. Los de mala leche van a decir ‘está loco’, trato de ser una persona sensata y fría. Para mí, Saúl es el boxeador perfecto”.

FLOYD LOS ENGAÑÓ

-Chepo, usted estaba muy optimista para el combate con Floyd Mayweather, y todo quedó en una experiencia de mucho aprendizaje para Saúl.

“Mayweather, para nosotros, a mí me engañó y es la grandeza que tiene; y dije ‘Mayweather es el más grande en nuestro mundo, y si hubiera otros mundos también’, porque él hace lo que le conviene. Y si eres un calculador o una persona que obligas a tu rival a hacer lo que te conviene, eres grande. Mayweather no nos dejó, queríamos que se parara para arrancarle la cabeza y cuando sintió que los golpes eran fuertes, no se paró. Eso mismo hizo con Shane Mosley; éste lo tuvo al borde del nocaut, Floyd casi se abrazó de rodillas, y ¿qué pasó?, no se volvió a parar, usó su boxeo de piernas e inteligencia; eso no es criticable. Aprendimos que no era el momento para ganarle, nos engañó, pero nos sirve de mucha experiencia. Saúl se levantó y seguimos adelante, no se levantó derrotado, al contrario, se levantó para triunfar y es lo que estamos haciendo”.