Guevara intenta repetir proeza en Japón

Mexico, 2017-09-24 20:36:45 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

Bien sabido es que varios de nuestros guerreros con guantes han tenido su Waterloo en tierras japonesas en los años más recientes. El caso de mayor resonancia fue el del capitalino Juan “Churritos” Hernández, quien pagó caro el pasearse por lugares turísticos de Tokio -existen fotos que así lo corroboran- a solamente unos días de la que era su primera defensa, y terminar aplastado por el nipón Daigo Higa. Éste le arrebató la corona universal mosca del WBC de manera violenta en seis episodios, el pasado 20 de mayo en el Ariake Colosseum.

El entrenador Jorge Barrera, quien había preparado a Hernández para su espectacular coronación contra el siamés Nawaphon Kaikanha el 4 de marzo de ese mismo año en Tailandia, nos reveló que poco antes del duelo en Tokio, el mando el equipo le fue arrebatado por Isaac “Tortas” Bustos, el mismo que aparece en las fotografías que demuestran que el “Churritos” se dedicó “a gozar de su estancia” en aquel país, acompañado de una chica que portaba el uniforme con las siglas del STFRM.

Con ello quedaba confirmado que la diversión y el boxeo no se compaginan. Pocas semanas antes, al “Churritos” se le vio asistir a una cartelera en Cancún “como invitado especial”, lo cual le fue criticado públicamente por Mauricio Sulaimán Saldívar, presidente del WBC.

En aquella misma velada de la debacle de Juan Hernández, en una situación muy diferente, el mexiquense Ganigan “Maravilla” López defendió con dignidad y fieramente la faja mundial minimosca del WBC, que finalmente cedió mediante un fallo mayoritario después de combatir denodadamente ante el japonés Ken Shiro. Ganigan entregó hasta el último de sus esfuerzos en el ring.

GUEVARA, A VENGARLO

Pero si hay alguien que se mire con posibilidades de poder reclamar el trono que Ganigan perdió a manos de Ken Shiro, ese es el mazatleco Pedro “Pedrín” Guevara, quien ya una vez viajó al Imperio del Sol Naciente para titularse en la división de las 108 libras. Guevara desafiará a Shiro el próximo 22 de octubre en la arena tokiense Kokugikan.

El 30 de diciembre de 2014, un gancho zurdo que explotó en el hígado del nipón Akira Yaegashi le dio a Guevara una victoria por nocaut y la condición de nuevo monarca minimosca del WBC, en suelo oriental. Una de las tres defensas que el “Pedrín” realizó del cinturón verde y oro fue contra Ganigan López, en un combate que comprobó que los encuentros entre mexicanos suelen ser altamente disputados, y del que el muchacho de Mazatlán emergió con un apurado triunfo por puntos en 12 rounds.

Después, no fue muy claro el modo en que Guevara cedió el fajín ante Yu Kimura el 28 de noviembre de 2014 en Sendai, ya que el veredicto fue dividido.

Pedro, quien es licenciado en derecho, se nota altamente motivado porque está de regreso con su mánager original, el ex tetracampeón universal Érik “Terrible” Morales.

El pasado 13 de mayo, Guevara se impuso por la vía de las tarjetas al ex monarca mundial Oswaldo “Gallito” Novoa en su propio patio de Zapopan. Ello le valió ser ratificado como retador obligatorio de Ken Shiro por el Consejo Mundial de Boxeo.

La confianza, pero sobre todo el hecho de reencontrarse con un ambiente de armonía, han disparado el ánimo de Pedro Guevara, con marca de 30-2, 17 noqueados y un empate. El representado del “Terrible” Morales intentará también ser el primero en vencer al hasta ahora imbatido Ken Shiro, que a sus 25 años exhibe un palmarés de 10-0, cinco antes del límite.

Como solían decir los escritores de boxeo de antaño, no vivirá mucho el que no que se entere del resultado de la que será una nueva incursión de Guevara en Japón, como retador. El peleador sinaloense irá asimismo con la encomienda de terminar con la mala racha de nuestros pugilistas en la nación de los kamikazes.