Belleza y terror en"Locas por el futbol"

Mexico, 2014-10-28 10:12:38 | Redacción ESTO

FOTO: JOSÉ LUIS GARCÍA

FOTOS: JOSÉ LUIS GARCÍA

LAS puertas del estudio se abrieron con un rechinido aterrador, las telarañas eran una señal de “bienvenida” y lamentos desgarradores se escuchaban a lo lejos. Ahí, en el mismo lugar en el que las “Locas por el futbol” solían deleitarnos con su alegría y belleza, ahora sólo respiraba el miedo.

Vero Rodríguez apareció ensangrentada, pero no dejaba de mover los ojos con esa picardía que tanto le caracteriza. Gadi Michaus apareció diabólicamente hermosa, con una figura espectacular, pero conquistada por el mismísimo Lucifer.

El terror era tal, que la producción estaba infartada. Jimena Bon, con ese rostro encantador, ayudaba a todo aquel que pedía auxilio, pero era un engaño: estaba convertida en una enfermera satánica.

En eso apareció Paulina Marrón, impactante, sensual, súper sexy, pero con el rostro triste. Era la novia abandonada, pero más bien, había acabado con su propio amor en plena noche de bodas. Su vestido blanco, lleno de sangre, la delataba.

[new_royalslider id=”186″]

Silvana Garriga apareció entre la oscuridad con un vestido negro con el que parecía venir de un velorio y sólo se detuvo un momento para avisar que estaba lista para ir a otro… ¿Se habrá referido al de Chivas en el Clásico?

Cuando la luna iluminó la noche, los murciélagos volaron asustados, un lobo aulló a lo lejos, los lamentos se escucharon con mayor angustia y la neblina se alejó misteriosamente. La Catrina había llegado, estaba aquí, era Ivette Hernández, con esa elegancia que le caracteriza, un sombrero cubría su rostro y al levantar la cabeza, el susto fue enorme: era una calavera… azul. ¿Será que su querido equipo no va a calificar?

Así fue anoche el programa de MVS, “Locas por el futbol”, de miedo, realmente aterrador, como se espera el desenlace del torneo mexicano. Se viene la noche de brujas, el Día de Muertos y de cara al Clásico de Clásicos, las Locas nos regalaron un programa lleno de colorido y de buen humor. Ya son cuatro años al aire y el éxito, ni hablar, ha sido rotundo, gracias a la visión del productor Ángel Franco. ¡Felicidades!