Arturo Soto deja grata impresión en La México

Mexico, 2017-10-01 22:58:37 | Miguel Angel García

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: ALEJANDRO VILLA

El que con lobos anda a aullar se enseña.

De mucho le sirvió al novillero Arturo Soto andar pegado con el maestreo “Zotoluco” en los últimos años que tuvo como matador de toros. La última vez que le vimos torear a Soto la cosa era muy incierta, sin embargo, la tarde de este domingo la historia fue bastante distinta, ya que causó una grandiosa impresión con sus formas de interpretar el toreo. Esas andanzas con el diestro Chintololo el novillero las ha sabido asimilar muy bien, dejando ver a un torero muy seguro, solvente, con idea y en sitio para poder decir que es una real promesa del toreo y que con mayor empuje de las empresas podría llegar al doctorado hecho un león.

 

SE SUSPENDIÓ

Octavo festejo de la temporada Soñadores de Gloria, en la que el triunfador fue Arturo Soto tras lograr una faena seria y estructurada, que le valió el corte de una oreja muy bien merecida y de peso; sus colegas no tuvieron las mismas armas y pasaron ciertos apuros, ya que no lograron encontrar la cuadratura de sus oponentes. Tras caer el cuarto novillo se suspendió el festejo debido a la intensa lluvia, lo cual tenía ya en muy malas condiciones el ruedo. Soto habría lidiado el quinto astado, aunque de todos modos tiene su puesto para el festejo de triunfadores. Se lidió ganado de Santo Toribio, bien presentado y de buena lidia, nobles y fijos; el primero fue el mejor aprovechado, los otros tres se fueron inéditos al no ser entendidos.

 

REAL PROMESA

Salió Arturo Soto enfundado en precioso termo malva y oro, al cual le hizo honor dignamente. Sereno, dueño de la situación, el torero se dobló primeramente con su astado para ahormarle más el morro y dejarlo listo para correrle la mano. Sin prisas, tomándose todo su tiempo, Arturo citó en las distancias para recrearse por derecha lo mismo que al natural; el astado no tuvo el fondo que quizá buscaba Soto, por lo que jamás estuvo de más frente al novillo, sino que le dio su aire y éste lo agradeció. Hilvanó varias tandas en las que se enredó muy bien con su oponente, que llevó por nombre Fuerza México, pero precisamente fuerza fue la que le faltó al final, por lo que en algunos momentos el de Santo Toribio se frenaba en la embestida, pero Soto ni siquiera chistó, permaneció firme como roble. Arturo siguió disfrutando de su labor a más, todo con idea visible y estructura, sin perder los papeles ni un instante. A la hora de ejecutar la suerte suprema también se notó el disfrute, se perfiló ante el animal para irse encima del morillo, haciendo la cruz como mandan los cánones, perfecta la suerte, aunque un poco defectuosa la colocación. Fue de efectos retardados pero finalmente el astado feneció ante Soto. El torero recogió su espada para retirarse el burladero sin aspavientos, tranquilo, sabedor de que su deber estaba hecho.

 

PARA LA PRÓXIMA

Por su parte, Jorge Salvatierra se estrelló con un novillo rajado y un tanto áspero al que no le puedo hacer prácticamente nada bonito; tuvo claridad el torero en todo momento, pero no logró el lucimiento. Dejó una buena estocada.

A Juan Padilla se le complicó mucho decir algo, ya que se acopló ante su socio, el cual ni siquiera abrió el hocico. Concluyó con una penosa escena al intentar matar y de milagro se salvó de la cornada.

Cerró plaza Iván Hernández, quien no se encontró con él en el ruedo y su labor careció de alguna estructura; se le fue para arriba su astado y no se salvó de una zapateada. Ya con la lluvia encima, la surte suprema se convirtió en un caos.