Chucho Ramírez soñó con la corona mundialista

Mexico, 2017-10-02 11:13:58 | Marco Polo Zúñiga

Fue el 2 de octubre de 2005, en contra de Brasil y en el marco de una gran final que nunca olvidará. Jesús Ramírez sabe que esa noche, en Perú, cambió por completo la historia del futbol mexicano. Hoy se cumplen 12 años de aquella hazaña con el título en el Mundial Sub-17, algo con lo que soñó desde el primer momento que tomó a las selecciones menores. El Tricolor transformó su mentalidad, más tarde se conquistó el Mundial de la categoría en 2011 y la medalla olímpica en Londres 2012.

“Recuerdo que cuando tomé a las selecciones menores, en 2001, y le platiqué el proyecto a mi esposa y también a mi hijo, en mi casa nació la aspiración de ser campeón del mundo. En medio de un eterno negativo pudimos cambiar la historia. En el camino la gente se burlaba de mí. Después de 12 años puedo confirmar y asegurar que el trabajo mental fue fundamental, eso fue lo que nos permitió realmente aspirar a lo más alto”.

Las adversidades llegaron en el momento que asumió el liderazgo en selecciones menores. Se encontró con todo tipo de obstáculos, un entorno pesimista y las burlas constantes durante el camino a la cima. La escuadra de Jesús mantuvo la firmeza mental pese a las negativas y nunca dudó que podía ser posible lo impensado.

“Más que un proceso de futbol fue de una transformación mental. Se conformó un gran cuerpo técnico, fue una selección con estrella diferente. Los chavos dijeron, podemos ser campeones, lo que nos permitió abrir la puerta para que hoy México sea considerado una potencia en selecciones menores”.

También puedes leer: A 12 años de la gloria, ¿qué pasó con los Campeones del Mundo?

Delinear el plantel que levantó el campeonato en Perú 2005 fue una tarea que llevó algunos años. Chucho Ramírez, junto a su equipo de trabajo, realizó visorías y pruebas en cada rincón de la República Mexicana hasta dar con los 23 guerreros que conquistaron la gloria.

“Conformamos selecciones de cada estado, un filtro en cada región, todo ese proceso lo viví con Alejandro Burillo, director de selecciones nacionales, y Alberto de la Torre, presidente de la Federación Mexicana de Futbol. Se fue quedando el plantel que al final fue campeón del mundo. Un proceso muy rico de 10 años”, confesó.

Para Ramírez Ruvalcaba es una enorme satisfacción ver las carreras consolidadas de Héctor Moreno, Carlos Vela y Giovanni Dos Santos, elementos que dirigió en sus inicios y siempre supo que llegarían al más alto nivel futbolístico.

“Estoy seguro que no hay otra forma de conseguir las cosas, sino a través de tu mente. Visualizamos a muchos de los jugadores fuera de México, un potencial totalmente diferente. Me da gusto ver Carlos Vela, Héctor Moreno y Giovani. Ellos abrieron las puertas hacia más jóvenes a Europa”, concluyó para el ESTO.

GENERACIÓN PERDIDA

Dentro de esa generación dorada no todos los campeones del mundo pudieron ascender a la cumbre futbolística o por lo menos consolidarse en la Primera División. Heriberto Beltrán, Pedro Valverde y Mario Gallegos son algunos de los jugadores que no lograron trascender después de obtener la gloria. Más allá de la parte deportiva, Chucho Ramírez sigue de cerca sus vidas personales y disfruta ver cómo les ha cambiado la vida ese histórico título en Perú.

“Todos están bien, algunos jugaron en Primera A, otros siguen en la lucha, es como todo, algunos surgen más que otros. Muchos de ellos vivían de una forma muy diferente a la que hoy viven, ellos fueron campeones del mundo porque lograron salir de un entorno muy complicado”, detalló Ramírez.

El legendario equipo de 2005 se convirtió en su familia. Jesús Ramírez y sus pupilos formaron un grupo mediante las redes sociales para continuar en comunicación, a pesar de los 12 años de distancia. Se felicitan, bromean y recuerdan con cariño aquella hazaña contra Brasil que les cambió la vida.

“A la fecha permea esa amistad, seguimos en contacto, tenemos un grupo en WhatsApp, donde todos estamos ahí, conectados. Después de tantos años nos hablamos, nos felicitamos, porque se creó una filosofía de pensamiento, es algo que a mí me dejó muy contento, lograr algo para mi país y hacer historia”, remató para el Diario de los Deportistas.