Hugo Sánchez, de "Niño de Oro" a ídolo inmortal

Mexico, 2017-10-12 09:10:37 | Redacción ESTO

POR JOSÉ ÁNGEL PARRA

FOTOS: JESÚS TÉLLEZ, JOSÉ LUIS GARCÍA Y OSWALDO FIGUEROA

La anécdota surge en automático. Hugo Sánchez Márquez recorre las instalaciones de ESTO y en el camino comparte que siempre ha considerado al Diario de los Deportistas como su casa. Lo es. Vea usted por qué. Justo fue un periodista del sepia quien lo “bautizó” como “Niño de Oro”, algo que narra con mucho agrado.

“Sí, mira, ahora que mencionaste lo de ‘Niño de Oro’, quiero comentarlo abierta y directamente, porque justo un periodista de aquí, Gustavo Ramos Galán, fue el padrino de ese nombre, en el torneo de Cannes, en 1975, donde tuvimos la oportunidad de salir campeones, por primera vez”, explica el también “Pentapichichi”.

“Era como un Mundial Juvenil, porque en ese entonces no había campeones del mundo, pero nos dio tanta trascendencia e importancia, que nos dio mucha alegría y felicidad ganar ese título”, pondera orgulloso. “Tuve la oportunidad de ser el goleador del torneo, de ser nombrado también el mejor jugador. Y ahí fue cuando Gustavo aprovechó para hacer su redacción del partido y de la final, y que salimos campeones, poniendo que a mí la prensa francesa me había bautizado el ‘Niño de Oro’, y no fue la prensa francesa, sino un periodista mexicano que se llamaba Gustavo Ramos Galán”, aplaude.

“Y nada, le agradezco a mi padrino, Gustavo, que me haya bautizado de esa manera. Y le dije: ‘¿oye, y por qué dices que fue la prensa francesa? ‘Ya sabes que como hay mucho malinchismo en México, basta que si hubieran sabido que yo soy mexicano y que yo fui el que bauticé, a lo mejor no le dan tanta trascendencia’, me respondió. Y mira, tiene razón. Hasta ahora se siguen acordando de ese sobrenombre, y agradezco a él, y en este caso al futbol, que me dio la oportunidad de tener esos sobrenombres agradables. Y ya se queda en el recuerdo, porque ya de niño, nada…”, remata risueño.

Hugo siempre ha acaparado las portadas del ESTO y cómo no, si su trascendencia así lo ha valido. “Agradezco el seguimiento que ha habido en este periódico y toda la organización, el respaldo que tuvimos, en paz descanse, con mi padrino, Don Mario Vázquez Raña, quien nos apoyó desde un principio”, relata.

“Ya desde que mi hermano, quien estuvo en los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972, tenía ilusión y ganas de ir a unos Juegos Olímpicos. Yo en 1974 inicié esta aventura, y ya estaba Don Mario ahí, por supuesto, en el Comité Olímpico Mexicano, y tener ese respaldo y ese apoyo de él y del periódico, en este caso, y de todos los periódicos que han tenido, pues sirvió de motivación, de soporte, de apoyo, para ir viendo el crecimiento que fuimos teniendo todos”, comenta agradecido.

“Y fíjate la preparación que tuve antes de ser profesional: 80 partidos internacionales como amateur. Se dice pronto, pero es una preparación fantástica que a la fecha ya no hay esas oportunidades que en este caso la Selección preolímpica y luego Olímpica después, que concluyó en Montreal 1976, pues fue motivo de agradecimiento, al grado de que le pedía a Don Mario y a Paquita que me hicieran el favor de ser mis padrinos de boda y lo aceptaron con mucho gusto”, asegura. “Y bueno, estoy aquí eternamente agradecido con ellos y con toda la familia, y por supuesto que considero al ESTO y a todos los periódicos de la organización como parte de la familia también”.

El agradecimiento es mayor aún hacia los aficionados y lectores de esta casa editorial: “Un abrazo muy afectuoso para los aficionados al futbol y al deporte en general. Estoy encantado de hacer esta visita y saludar a muchos amigos que he tenido y estoy iniciando con jóvenes como ustedes, que no tenía el gusto de conocerlos”, remata sincero.