El América viene de atrás para llevarse el Clásico ante Chivas

Mexico, 2017-10-18 23:00:40 | Redacción ESTO

POR ALEJANDRO ALFARO

FOTOS: JORGE BARRERA Y JESÚS TÉLLEZ

Chivas puso el futbol y América los goles. Así podría resumirse la edición 228 del Clásico Nacional, la cual parecía que se pintaría de rojiblanco, pero terminó por teñirse de azulcrema en cuestión de un minuto.

Guadalajara dominaba y ganaba con autoridad, pero la contundencia americanista se hizo presente para revertir el 0-1 en contra y terminar por imponerse 2-1. Las Águilas van a la Liguilla y el campeón se despide de las pocas aspiraciones que le quedaban.

Los tres Clásicos de Liga se quedaron en Coapa y las Águilas siguen con el vuelo rumbo a la Fiesta Grande.

EL JUEGO

La noche fría y lluviosa al sur de la Ciudad de México, se calentó con el Clásico Nacional, que tras haber sido pospuesto por el sismo del 19 de septiembre, finalmente se llevó a cabo para que de paso, el estadio Azteca volviera a abrir sus puertas después de poco más de un mes.

Aunque en el papel, Guadalajara partía como víctima por lo que dicta la Tabla General y el momento de ambos equipos, salió decidido a aferrarse a las pocas esperanzas que le quedaban de defender su título.

La dinámica y buena rotación de pelota corrieron por cuenta del equipo de Matías Almeyda, quien buscó la iniciativa y la encontró con movimientos veloces entre líneas que a la zaga crema le costó descifrar.

El primer aviso serio lo dio Javier López, quien recibió un balón a modo para impactar con todo el empeine en un remate raso que Marchesín controló sin dar rebote. Alanís también se quedó cerca de ponerle número a la casa, pero su intento rozó el poste y no encontró la red.

En contra parte, América lució impreciso, falló pases cortos y de rutina, por lo que batalló para generar al frente oportunidades. La primera vino en un saque banda largo de Uribe, el cual Peralta logró rematar de cabeza, pero la pelota solamente coqueteó con el palo y pasó apenas desviada.

El Rebaño nuevamente enseñó las armas en un balón parado ejecutado por Pulido, quien cobró con colocación y “Marche”, con apuros, apenas desvió. Los tapatíos eran más en Santa Úrsula.

Para el cierre de la primera mitad, las Águilas enfriaron a su oponente, pero tampoco hallaron las vías para preocupar más a unas Chivas que hasta ese momento habían trabajado bien su partido.

La justicia en el campo finalmente llegó para Chivas en el segundo tiempo, cuando en una descolgada vertical, Pulido hizo gala de su visión de campo y tiró un servicio en diagonal para Cisneros, quien con temple, se tomó el tiempo para acomodar y mandar la de gajos al segundo poste. Nada que hacer para el cancerbero americanista. Guadalajara estaba ya en ventaja.

De inicio, el tanto del chiverío pareció despertar de su letargo a América. Vino Cecilio Domínguez a la cancha para tratar de nivelar y minutos después, Quintero encontró una pared con Oribe, quien lo asistió, pero el tiro del colombiano tocó la red por afuera.

Cuando menos lo merecía, y de la mano de un error garrafal de Cota, Peralta aprovechó que el arquero escupió el esférico para meter en el encuentro a los cremas con el gol de la igualada.

El empate le cambió la cara a América. La confianza llegó de pronto y un minuto después, vino la remontada en una buena acción colectiva que concluyó con un servicio entre líneas de Darwin para Renato Ibarra, para que este cruzara al meta chiva e hiciera explotar las gradas del Coloso de Santa Úrsula. De la nada, los “Millonetas” cambiaban el rumbo.

La calentura se apoderó de los futbolistas a raíz de esto y vino un conato de bronca entre Darwin Quintero y el “Gallo” Vázquez, el cual encendió a azulcremas y tapatíos sin que pasara a mayores.

El infortunio del campeón no quedó ahí, ya que instantes después, Pulido tuvo que abandonar el Clásico por lesión y dar minutos al joven Macías, quien sería la esperanza de goles para su causa.

El cierre del partido pintaba para el drama. El monarca de la Liga no quería despedirse de la ilusión de mantenerse vivo, al menos no ante su acérrimo rival y fue al frente con lo último que le quedaba. Las Águilas fueron cautas y esperaron algún resquicio para liquidar.  Los papeles se habían invertido.

Los minutos se diluyeron como agua para un Chivas que inexplicablemente dejó escapar el juego por el orgullo en un abrir y cerrar de ojos. No hubo tiempo para más y América se quedó con los tres Clásicos de Liga, la contundencia lo acompañó y al final, eso fue la diferencia que los tiene ya de manera virtual en la Liguilla.

Para seguir el minuto a minuto en directo da click aquí

GOLES