Leyendas rojiblancas piden un Clásico lleno de pasión

Mexico, 2017-10-16 10:20:38 | Marco Polo Zúñiga

Foto: Érik Estrella

Guadalajara.- Dentro de la Perla de Occidente, a 18 kilómetros de Verde Valle, se encuentra el Club Nápoles Tapatío, complejo deportivo donde se reúnen los futbolistas legendarios de Chivas para entrenar y recordar añejas hazañas futbolísticas. En semana del América vs. Chivas, es un deleite observar a las figuras rojiblancas, una vez más en la cancha; ellos claman revivir con toda la pasión el Clásico de Clásicos.

A primera hora realizan su práctica. Joel Sánchez es el primero en arribar, le siguen Paulo César Chávez, Gustavo Nápoles, Ramón Morales y Alberto Coyote. Una escala en el vestidor para ponerse el uniforme y listo, al césped, como en los viejos tiempos. Uno a uno llegaron los ex jugadores del Guadalajara a su cancha de entrenamiento.

“Ese olor del pasto, el tocar el balón otra vez, es un sentimiento que te hace recordar viejos tiempos, nuestra época como futbolistas; recordamos los Clásicos y se te pone la piel de gallina”, afirmó a ESTO el “Tilón” Chávez.

Los míticos del Rebaño Sagrado, juntos después de algunas décadas, de diferentes generaciones, no importa, su cometido es jugar al futbol y llevar alegría a la nación chiva, esparcida por toda la República Mexicana.

“Entrenamos desde hace unos meses, no siempre podemos por diferentes compromisos, pero tratamos de estar en comunicación. Joel Sánchez formó el equipo y nos reunió a todos, jugamos partidos de exhibición o amistosos”, detalló Johnny García.

El paso de los años no pasa factura para “Ramoncito” Morales, corre como en sus inicios, se exige al máximo en cada pelota y su zurda privilegiada regala pinceladas de antología, como lo hizo muchas ocasiones en la Selección Mexicana. Las leyendas del chiverío arroparon a jóvenes promesa que no lograron el despunte en su carrera; sin embargo, desean mantenerse en buena forma futbolística y regresar a la Primera División.

“Esa lesión en la rodilla me afectó en mi carrera, ya no pude recuperarme del todo, ahora es bonito estar con estas figuras y seguir cerca del futbol. Es difícil, pero a veces nos reunimos para ver los partidos”, confesó Sergio Ávila, el popular “Gaucho”, quien militó en Guadalajara de 2005 a 2012.

También puedes leer: “Piojo” lo sabe, ante Chivas se juegan el orgullo

Omar Arellano y Sergio Rodríguez practican con la mejor actitud, muestran el pundonor en cada ejercicio y son felicitados por sus compañeros. “Bien Pina, eso es, hijo”, lo motiva el “Gusano” Nápoles al volante de 30 años, tras recepcionar un balón y encarrilarse a toda velocidad. “Muy bien, ‘Checo’, buenísima”, grita Beto Coyote al ex guardameta del Rebaño Sagrado.

Con el tradicional “torito” en media cancha, Guadalupe Castañeda, Diego Martínez y Johnny García bromean, se abrazan y exhiben sus gratos chispazos con el balón. Nos transportan a los campeonatos del Verano 97 y Apertura 2006, dos de los últimos tres títulos de Chivas en la Liga MX.

Termina el entrenamiento y los legendarios rojiblancos se juntan en la portería. Dejaron sus mejores años en la cancha con la piel del Guadalajara, suspiran con su ex equipo, quieren el resurgimiento del Rebaño a costa del América y piden a la actual delegación chiva, revivir las mejores batallas del Clásico Nacional.

Sergio Rodríguez, Joel Sánchez, Johnny García, Salvador Carmona, Guadalupe Castañeda, Paulo César Chávez, Diego Martínez, Alberto Coyote, Gustavo Nápoles, Ramón Morales, Omar Arellano y Sergio Ávila.

“Que revivan lo mejor del Clásico”, sentencia el “Tiburón” Sánchez junto a Alberto Coyote, ambos sonríen y se despiden de la lente del Diario de los Deportistas.

Los históricos de Chivas nunca se prepararon para el retiro, lo asimilaron y tomaron rumbos distintos en la vida; sin embargo, el balón siempre los unirá. Después de tantos años, lejos de los reflectores o el glamour, sus recuerdos futbolísticos valieron cada gota de sudor y sacrificio.