El documental del "Pana", una realidad sin censura

POR MARYSOL FRAGOSO

El jueves se llevó a cabo la premiere en la capital del país del documental El Brujo de Apizaco, obra del cineasta Rodrigo Lebrija, centrada en la azarosa vida del matador Rodolfo Rodríguez El “Pana” (qepd). Tras los 90 minutos de la cinta en la quedaron plasmados los pasajes más representativos que el veterano torero tlaxcalteca contó al director a lo largo de ocho años en sesiones que alcanzaron más de 100 horas de filmación, las impresiones de los cinéfilos tuvieron sensaciones encontradas

¡No podía ser de otra forma al tratarse de la figura del carismático y polémico personaje!

Calificativos que fueron desde: “estupenda” hasta “incompleta”; o de “didáctica” hasta “intensa”; aunque la mayoría la señaló como “dura” o “severa”.

En concreto Rodrigo Lebrija presentó la realidad sin censura en torno al “Pana”. Pues bien: el toreo es duro y esa fue la dureza que marcó al “Pana” desde su nacimiento con tremendas carencias, en su atormentada personalidad taurina, en su creatividad y hasta en su trágica muerte. Sí, trágica, pero como él deseaba que sucediera.

Acontece que en México se tiene la manía de acrecentar los defectos de cada persona cuando está viva y olvidar sus virtudes; aunque una vez fallecida se borran sus defectos y de ensalzan de tal modo sus virtudes, hasta el punto de proponerla para una canonización. El Pana era sincero, sencillo, fuerte, pero también duro; inteligente, noble y cínico; devoto de su madre, de su hija, del alcohol, del puro, del sexo; así como un genio del toreo y de la mercadotecnia.

Así lo reconoció en la película. “Rodolfo es anodino, mediocre, no dice nada y no trascendió pero se dio a crear un personaje carismático que es el que de verdad vale la pena”, y más adelante, señaló: “…y El Pana… del genio tiene la inspiración”. Estas entre cientos de frases como: “Ser torero es más bonito que ser rey” e infinidad de imágenes que dan cuenta de su dualidad y en las que resaltan crónicas de el periódico ESTO, antes y después de su reaparición en la Plaza México.

Rodrigo Lebrija captó la controvertida vida de un hombre que vivió al límite y reconoció: “Soy uno antes de El ´Pana´ y otro después”; lo que más me impactó en esos años fue el olor que había en su casa, cuando lo visité una ocasión después que llevaba 10 días de que había estado tomando”. Señaló además: “El karma de la fiesta en México es su falta de seriedad y El ´Pana´ era muy serio”… “Se volvió mi cómplice en esta película que quise hacer desde que lo conocí en un frontón en España. Él ya se fue y en un mañana yo me iré y éste documental es lo único que va a quedar de este personaje” sentenció.

A partir de hoy, la cinta se exhibirá por un par de días en algunos sitios del circuito cultural como Cineteca Nacional, Casa del Lago, Film Club Café, Cine UNAM, Foro Tláhuac y Cinemanía (consulte cartelera). Cabe señalar que por ahora no existe fecha para que el documental se presente en Tlaxcala, toda vez que a pregunta expresa Rodrigo contestó que no había recibido ningún apoyo en ese estado para la filmación por lo que no se vislumbra estreno en puerta.

 

Respetables novilleros, contra viento y tormenta

La tarde pintaba de maravilla con una entrada admirable, pero llegó la lluvia y todo se descompuso.

Joselito Adame se apoderó de la tarde

El mano a mano hispano-mexicano entre Antonio Ferrera y Joselito Adame no tuvo el lucimiento que se esperaba.

Sultán ya se recupera en la ganadería de Julián Hamdan

El toro Sultán cuyo gran juego le permitió ganarse el honor del indulto para que posteriormente se convierta en semental.

En el cierre de la Feria Potosina, excelsas dinastías y toros

La plaza El Paseo-Fermín Rivera se llenó en el cerrojazo de la feria en respuesta al cartel de Dinastías.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS