Gdansk, la ciudad que emergió de las ruinas

Mexico, 2017-11-13 09:04:26 | Luis García Olivo / Enviado

Foto: Luis García Olivo

Gdansk.-Simbolizada por el dios Neptuno, Gdansk es una ciudad que echó raíces para conseguir la Libertad y opresión en gran parte de Europa con la caída del Muro de Berlín en 1989 y el comunismo, su legado dio para eso y más, por lo que es una ciudad a la que se le rinde tributo a la Solidaridad.

Por ello y con el resurgimiento de los escombros que data luego de la Segunda Guerra Mundial, Gdansk le demuestra al mundo que está de pie  y  dispuesta a todo aquel que se adentra en ella y se enamora.

Reconstruida en casi un 85% debido a la Segunda Guerra Mundial, Gdansk guarda en su memoria esa triste tragedia, pues hoy en día busca olvidar esos amargos episodios con bellas postales que se descubren en su andar a través de la calle peatonal más importante llamada Dlugi Targ.

También puedes leer:El México vs Polonia, un duelo con historia

Fachadas multicolores, Iglesias, Ayuntamientos, Cortes y Universidades le dan un toque especial entre canales y la actual rueda de la fortuna que se encuentra cerca de lo que en su momento fueron ruinas.

 

De dichas ruinas emergió una de las ciudades más importantes de Polonia y Europa, pues en el actual año fue ganadora con el título de los mejores destinos europeos, debido a su variedad de arquitectura y gastronomía.

También puedes leer: ¿A quién se miden los mexicanos?

Nuevamente nos encontramos con una ciudad visitada por miles de turistas, aquellos que quieren presenciar en carne propia la historia de la Segunda Guerra Mundial con la visita entre sus calles y Museos que dan cuenta de ello.

Olor a pastas, pizzas y cafés acompañan el recorrido por la calle peatonal más importante. El polaco reina en las calles, volvió a reinar en sus tierras, ya que previo a la Guerra, los alemanes se habían adueñado de prácticamente toda la ciudad. En su momento los germanos cambiaron todo a su forma y estilo, pero una vez finalizada la tragedia, los polacos recobraron lo que era suyo y hasta renombraron sus calles con sus héroes y personajes.

El frío es el único problema para recorrerla, de ahí en fuera todo se puede disfrutar desde una Gdansk que se quedará tatuada en la Selección.