El “Chavo" Díaz y su Fiera están hambrientos de un título

Mexico, 2017-11-25 09:01:06 | Yael Rueda

León.- En su mirada se aprecia la pasión de un estratega que sabe morirse en la raya por lo que anhela. Gustavo Díaz se alejó de su manada para convertirse en el líder de un grupo de leones hambrientos de triunfo y de gloria, y es que justamente esa convicción es su más grande virtud, reveló en charla con el periódico ESTO.

“Mucha pasión en lo que hago, por el fútbol, ir hacia adelante siempre, buscar objetivos más altos, mucha convicción y va por ahí, carácter, convicción, pasión creó que es lo que hoy me trae y me hace disfrutar esta profesión tan exigente y tan bonita como el fútbol”, confesó emocionado por dirigir su primera liguilla en el balompié azteca.

Conocido como el “Chavo”, el estratega uruguayo relató que no le teme a nada en el futbol, sino todo lo contrario, aprendió a vivir con todos los factores que un director técnico tiene en su contra.

“No, en el fútbol absolutamente nada, vivimos con una dinámica tremenda que sabemos que como entrenadores, del cielo al infierno son tres partidos y hay que convivir con eso, tener temple, tranquilidad, en los dos aspectos, cuando se gana mucho y no absorber todos los elogios y cuando se niega el triunfo, mantener la tranquilidad y con el trabajo, con la intensidad, el equipo se encausa, va por el respeto por la profesión, por cómo se vive el fútbol, ganar o perder, pero sabiendo cual es el camino”, expuso para el Diario de los Deportistas.

A pesar de tener a su familia lejos, sabe que en el corazón todos están juntos, unidos por el amor al deporte y sobre todo por un cariño muy grande a los Esmeraldas.

Foto: Ramón Romero

” La familia es el sostén de todos nosotros, en todos los trabajos y en cualquier aspecto de la vida que tiene cualquier ser humano, yo la tengo lejos por cuestiones personales de mi hija especialmente, ella está estudiando en Uruguay, saben cual es mi pasión, por suerte vienen seguido, están atentos y son los aficionados número uno de León, estando en Uruguay, disfrutando y sufriendo como me pasa a mí”, dijo con un tono de melancolía.

Gustavo Díaz externo durante la plática su motivación para entregarlo todo en la tierra donde “la vida no vale nada”.

“Primero la jerarquía del plantel en el que estamos, estar a la altura de las circunstancias, es lo que se exige hoy y el fútbol es un aprendizaje diario, eso es lo más importante, estar a la altura, trabajar día a día, tener un plantel trabajando a altísima intensidad, darle una idea a jugadores tan ganadores y también que ellos nos puedan hacer a nosotros ganadores, esa es la gran ilusión que tenemos en el día a día”, puntualizó con los ojos llenos de emoción.

SIN MIEDO AL VOLCÁN  

Es verdad que el empate en el juego de ida no dejó satisfecho a nadie en el seno guanajuatense, pero también es una realidad que todos en León están decididos a sacar un resultado importante a pesar de tener el entorno en contra. En resumen, no le tienen miedo al Volcán universitario.

“Venimos de un lugar en el que se vive con altísima intensidad el fútbol, entonces a pesar de ser joven he tenido la oportunidad de dirigir equipos muy importantes en mi país y eso ayuda. Ganamos anteriormente, tenemos que jugar un partido muy inteligente y no dejarnos llevar por el entorno”, dijo Díaz.

Las bajas de su plantel son de gran importancia, pero con Luis Montes recuperado podrá tener variantes que le den mayores posibilidades a los Esmeraldas de salir con el brazo en alto de Nuevo León.

Foto: Ramón Romero

“Sí, porque son partidos de alta intensidad y para tener variantes en el banco, para refresco, para dar un revulsivo al equipo, para poder liquidar un partido, darle una variante al juego o cambiar drásticamente, lo hicimos en el primer partido con el cambio en el entretiempo de Ramos en el segundo tiempo, cambiando radicalmente la táctica, siempre es importante tener variantes, posibilidades dentro y fuera”, expresó.

Sin duda alguna, en Nuevo León será matar o morir y la calidad de futbolistas como Mauro Boselli o Elías Hernández, por mencionar algunos, les da cierta calma.

“Lo que nos da tranquilidad es el plantel que tenemos, con mucha experiencia que sabe jugar esta clase de partidos y si hay un equipo que puede revertir esta serie es León.

“Es un partido definitorio, vamos a tener muchas oportunidades y vamos a trabajar para eso, eso es lo que más nos ocupa la mente, después habrá tiempo de evaluación,  hay cosas muy importantes, muchos aspectos para mejorar, para seguir manteniendo al equipo en posiciones de privilegio y con el gran objetivo de sumar una estrella más a esta institución”, concluyó.

APUESTA LA VIDA

La vida y el balón lo llevaron hasta una ciudad en donde se apuesta la vida y se respeta al que gana; justamente eso quiere lograr con la institución guanajuatense, con la que Gustavo Díaz se ve levantando el trofeo de campeón del Apertura 2017.

“Sí, desde que llegamos acá, ese es el gran objetivo, visualizarnos, tenemos que pasar por muchas etapas en ese sentido, tenemos la opción ahora a la mano para tomarla, es el gran objetivo cuando llegas a una institución tan grande como León, te exige, trabajaremos con la intención de lograrlo ahora y si no, con la convicción de continuar en un buen trabajo, llegar a buen puerto y sumarle una estrella más a la institución”, dijo con mucho ímpetu.

Y es que, desde que se vio inmiscuido en los caminos y calles de Guanajuato, el “Chavo” sigue con la suma de aprendizajes, situación que nunca se debe perder en las personas.

“Todo es enseñanza, vivimos aprendiendo de cada entrenamiento, de cada situación, y esto nos nutre muchísimo más, son experiencias que se van generando y cada vez más te da claridad para afrontarlo, para visualizar algunos aspectos y eso es muy importante”, reflexionó.

Foto: Ramón Romero

En su corto andar con León, es un hecho que se ganó un pedacito del corazón de los habitantes de la ciudad y espera regresarles el cariño con muchos triunfos.

“Con mucho trabajo, lo que quiere la ciudad y lo que requiere una institución muy ganadora. Es una afición muy noble, muy exigente y trataremos con trabajos darle esa exigencia que nos piden y que se vuelquen en ese afecto que te dan cuando uno gana”, puso punto final.

GRAN GRUPO 

El equipo que ha formado Gustavo Díaz tiene una calidad humana espléndida y es por eso que el charrúa quiere que sus pupilos muestren las garras y se conviertan en los mejores futbolistas posibles, contó en entrevista con el ESTO.

“Es sencillo cuando  tienes la calidad de trabajo que tenemos nosotros, si tú ves tenemos otro tipo de plantel en características, en edades, en experiencias vividas, sería un poco más complejo, al tener un equipo ya maduro, ganador, eso nos simplifica muchísimo la tarea”, aseguró.

La manera de lograrlo es sencilla, el entrenador trata de generarles durante los entrenamientos las situaciones para que los suyos puedan mostrar todas sus virtudes.

Foto: Ramón Romero

“Simplemente tratando de ayudarlos en nuestro lugar, tratando de brindarles las opciones más acertadas para cada partido donde ellos puedan explotar toda su calidad”, aseveró.

Todas estas herramientas, harán que los Esmeraldas tengan la chance de llegar hasta instancias de mayor envergadura y eso sí, le quitó presión a sus muchachos.

“Vamos a tener nuestras posibilidades, por supuesto, respetando al rival que tenemos enfrente, que va a ser el favorito, que tienen muchísimas posibilidades de pasar, respetando al entrenador que tiene una gran jerarquía, nosotros vamos a ir por todo el sábado”, concluyó