¡Incomparable! Tigres dio la vuelta en casa del eterno rival

Mexico, 2017-12-10 22:41:15 | Javier Juárez

POR JAVIER JUÁREZ

FOTOS: JORGE BARRERA Y RAMÓN ROMERO

ENVIADOS ESPECIALES

Guadalupe.- Qué imagen tan hiriente. La vuelta olímpica más dolorosa de la historia la dio Tigres en el BBVA. Si Rayados descendió a los felinos hace dos décadas y festejó en el Universitario, los de la “U” les devolvieron esa humillación con creces. El Gigante de Acero fue testigo de la sexta estrella para los felinos. El clásico regio, el campeonato y el orgullo de la ciudad fue para los de San Nicolás.

En una imagen histórica, Tigres fue premiado en el césped de su vecino. Rayados puso la casa y los felinos fueron los festejados. Tras el silbatazo de Fernando Guerrero, la banca y todos los auriazules corrieron al centro del campo para comenzar a celebrar.

El templete para premiar a los felinos se colocó de inmediato. Rayados no se esperó, esta vez no hubo medallas para el segundo lugar. Las tribunas del BBVA se vaciaron. Sólo permanecieron los pocos seguidores universitarios que lograron entrar al recinto rayado. Ellos gritaron y celebraron su sexta estrella. Todo transcurrió con rapidez, el templete se armó y los jugadores auriazules subieron a festejar.

Juninho le cedió el gafete de capitán a Damián Álvarez y el “Enano” fue el encargado de recibir el trofeo y alzarlo para todos. El histórico volante felino no fue tomado en cuenta por el “Tuca”, pero todos reconocieron su trayectoria. Enrique Bonilla colocó sus medallas de campeón a toda la manada. Los jugadores bajaron la cabeza y observaron fijamente su premio.

Damián no esperó más y comenzó la celebración. Los futbolistas bajaron de la tarima y comenzaron a girar en el campo de Rayados. Nahuel Guzmán, con una bandera de Argentina; Enner, con la Ecuador, y André-Pierre Gignac, acompañado de sus hijos, fueron los más felices en el césped.

Meza, Torres Nilo, el “Chaka” Rodríguez, todos celebraron en el estadio que más los odia deportivamente. De esta forma Tigres celebró su sexto título en el Gigante de Acero. Una imagen que nadie olvidará.