El “Conejo" sueña con hacer historia en el Mundialito

Mexico, 2017-12-11 09:03:22 | Redacción ESTO

POR OMAR PÉREZ

ENVIADO ESPECIAL

AL AIN, Emiratos Árabes.- Otro momento decisivo para el futbol mexicano. Pachuca tiene la posibilidad, este martes, de llegar a donde ningún otro equipo azteca lo ha logrado: una final en el Mundial de Clubes.

Y en la cancha, un hombre hecho para las grandes ocasiones.

Oscar Pérez aguarda el momento con ansiedad.

“Estoy muy orgulloso de ser parte de este partido y emocionado porque lo vivo en la recta final de mi carrera. No puedo pedir más. Estoy disfrutando el torneo sin dejar de señor ni de ilusionarme con seguir trascendiendo”.

El ‘Conejo’ se lo ha dicho a ESTO en exclusiva, durante la travesía del equipo hidalguense por los Emiratos Árabes Unidos.

AQUÍ Y AHORA

Previo al crucial duelo contra los brasileños, el capitán de los Tuzos les pide firmeza a sus compañeros.

“Es aquí y ahora donde debemos demostrar lo que somos. Tenemos la oportunidad de pasar a la historia. Somos conscientes de lo que nos jugamos, así que necesitamos poner mucha intensidad, orden y actitud si queremos lograr los objetivos”, comenta.

“Estamos muy cerca”, insiste apretando los puños.

ÚLTIMO GRAN SALTO

No escapa a la visión de este caudillo de mil batallas el desafío que está enfrente.

“El Gremio es un equipo de gran calidad, que acaba de salir campeón en Copa Libertadores y que está motivado. Solo nos queda entregarnos con todo”, resumió el ‘Conejo’ Pérez, quien encara las semifinales del Mundial de Clubes esperando dar, quizá, el último gran salto de su gran trayectoria.

TUZOS ÁRABES

Qutra. Ese es el nombre de la prenda que caracteriza a un emiratí.

Esta especie de velo, rematado con varios colores y en tela de algodón, es mucho más que un manto para mitigar los efectos de las altas temperaturas en esta parte del planeta.

También es un distintivo familiar por la forma en que envuelve la cabeza de quienes lo utilizan.

Oscar el ‘Conejo’ Pérez y Alfonso Blanco, los porteros del Pachuca, no quisieron quedarse con las ganas de probarse una qutra y ver cómo lucirían si fueran jeques o emires.