¡Señor dinero! Canelo, un generador de billetes verdes

Mexico, 2017-12-15 10:02:32 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

Una vez que Floyd “Money” Mayweather está virtualmente retirado -ya sabemos que vuelve cuando le conviene y que es un mago financiero que sabe cómo hacer que el público se vuelque para pagar por ver sus peleas-, un boxeador mexicano pasó a convertirse en “Señor Dinero” y ese es el jalisciense Saúl “Canelo” Álvarez.

Ningún peleador de nuestra nación había obtenido una bolsa de 30 millones de dólares -algo nunca antes imaginado- y los que están mejor enterados en ese tema sostienen que “por ahí anda”, quizá más, lo que Golden Boy Promotions le pagó a Álvarez por su combate contra el kazajo Gennady “GGG” Golovkin, celebrado el pasado 16 de septiembre en la T-Mobile Arena de Las Vegas.

Se habla de que Saúl captó entre 10 y 15 millones de la divisa verde por ganarle cada uno de los 12 rounds a Julio César Chávez júnior, con todo y que le dio ventaja al Hijo de la Leyenda al ajustarse a un peso cuatro libras por encima del tope de los medianos.

AMO DE LA TAQUILLA

Un terreno en el que el “Canelo” no tiene adversario es en el número de espectadores que atrae a sus peleas en la Unión Americana. Primero metió a poco más de 40 mil almas al Alamodome de San Antonio, contra Austin Trout; atrajo a arriba de 30 mil en el estadio Minute Maid de Houston contra James Kirlkland y más tarde rompió la marca que Manny Pacquiao había impuesto en la casa de los Cowboys de Dallas, que actualmente lleva el nombre de AT&T Stadium, la noche en que despachó el británico Liam Smith.

La demostración más reciente del poderoso imán de taquilla del “Canelo” tuvo verificativo el 16 de septiembre de este año, al congregar a más de 21 mil asistentes en la T-Mobile Arena, y así rebasar por más siete mil a los que Floyd Mayweather había juntado en ese mismo inmueble el 26 de agosto, en su especie de ensayo de contienda contra el artemarcialista Conor McGregor.

Su duelo de desempate contra Golovkin está en la agenda de Golden Boy Promotions para el 5 de mayo de 2018 y las expectativas son de un aumento en ganancias para el alumno de Chepo y Eddy Reynoso, con lo que definitivamente Santos Saúl Álvarez Barragán se consolidaría como el más rico de nuestros boxeadores en todos los tiempos.

No se descarta que de repente Mayweather se anime a darle la revancha, para dar lugar a una bolsa de proporciones fantásticas para el muchacho de Jalisco.

“CHIQUITA”, HAZAÑA EN LOS PESOS CHICOS

Lo que vamos a detallar a continuación, sucedió en noviembre de 1994, en una conferencia que el legendario promotor Don King ofreció en un hotel situado frente a la Glorieta de Colón, en la Ciudad de México.

Ahí, los periodistas le preguntaron a Humberto “Chiquita” González cuánto iba a cobrar por su tercer combate contra Michael “Manitas de Piedra” Carbajal. Acto seguido, el Carnicerito de Neza elevó los brazos en actitud de quien abraza un objeto voluminoso y exclamó: “¡Mucho dinero!”.

La cifra no fue especificada, pero todo mundo sabía que si en la revancha entre “La Chiquita” y Carbajal cada uno se había embolsado un millón de dólares, ese último encuentro de su trilogía tendría que ser por una suma similar o mayor. Ya conocemos que Humberto terminó por poner el marcador a su favor al doblegar por fallo mayoritario al estadounidense de origen mexicano en la plaza de toros México. El cartel se tituló: “The real thing in the bullring”.

COMENZÓ PIPINO CUEVAS

Ningún peleador de nuestro país había cobrado un millón de dólares por un combate en toda la historia, hasta que Pipino Cuevas lo hizo en la defensa del fajín mundial de peso welter de la WBA que dejó en manos de “La Cobra de Detroit” Tommy Hearns, en agosto de 1980. Nada mal, como corolario a un reinado de cuatro años consecutivos de Cuevas en esa división.

SALVADOR SÁNCHEZ

Luego vendría Salvador Sánchez, que del mismo modo firmó un cheque por el mínimo de un millón de billetes verdes por su exposición de la corona universal pluma del WBC contra el entonces imbatido puertorriqueño Wilfredo “Bazooka” Gómez. Cómo olvidar la emotiva narración del maestro don Antonio Andere desde el borde del cuadrilátero aquella noche del 21 de agosto de 1981 en el Caesars Palace de Las Vegas, cuando el ídolo de Santiago Tiangustenco, Estado de México, noqueó dramáticamente en ocho capítulos al que es considerado como el héroe máximo boxístico en la historia de la isla del encanto.

Un diario puertorriqueño tituló al día siguiente “La venganza de Moctezuma”, en alusión a que Wilfredo había noqueado a muchos mexicanos, Uno de ellos fue el icónico Carlos “Cañas” Zárate, aunque en tal ocasión el Enviado de ESTO informó desde San Juan de Puerto Rico que el flaco de la colonia Ramos Millán se enfermó de gripe poco antes del duelo y no subió en las mejores condiciones. El propio flaco relata en el libro de su autoría que los promotores no quisieron posponer el pleito, dadas las costosas pérdidas que ello implicaría.

JC CHAVEZ

En este selecto club, vendría JC Chávez a instalarse como el máximo acumulador de millones de billetes color verde.

Para darnos una idea, baste el dato de que el César del boxeo -como lo bautizamos en ESTO- cobró 9.1 millones de dólares por una sola contienda, que fue su primera entrevista con Óscar de la Hoya,

En aquella triste velada del 7 de junio de 1996 en el estacionamiento del Caesars Palace de la Ciudad del Juego, el “Golden Boy” despojó al nacido en Ciudad Obregón del cinto superligero absoluto de la entidad que presidía don José Sulaimán.

El ilustre nombre que JC Chávez forjó, dio cobijo a su Júnior, quien, de acuerdo con el cheque cuya copia exhibió el muchacho de Culiacán en las redes sociales, se embolsó cuatro millones de dólares por la batalla en que fue noqueado por el poco conocido polaco Andrzej Fonfara.

Igualmente se calcula que Julio negoció una paga de varios millones de dólares por su aciaga defensa del cetro mundial mediano del WBC contra el argentino Sergio “Maravilla” Martínez.

JUAN MANUEL MÁRQUEZ

Después de muchos años de bregar en los rings y de medirse con los más duros oponentes de las cuatro divisiones en que cosechó campeonatos del mundo, el iztapalapense Juan Manuel Márquez por fin supo que es cobrar “como millonario” en Estados Unidos, principalmente en sus dos últimas citas con Manny Pacquiao y por supuesto, en la que libró cintra Floyd Mayweather.

Se dice que en una de sus reyertas con el ídolo filipino, Márquez levantó por lo menos cinco millones de dólares, y hay quienes afirman que uno de esos sueldos se acercó al doble de la cantidad mencionada, por la cuarta batalla contra el “Pacman”.

Incluso se habló de que a Juan Manuel le ofrecían un salior aún mayor por una quinta pelea contra Pacquiao, la cual rechazó por considerar que su ciclo contra el guerrero asiático había concluido.

Como hemos visto, solamente un puñado de contendientes mexicanos ha alcanzado las pagas de un millón de dólares, o más, y actualmente es el “Canelo” el que se encarga de demostrar que lo hecho en México, está muy bien hecho.