Las reglas y los reglazos

Mexico, 2017-12-15 13:52:46 | Redacción ESTO

Por: Eduardo Brizio

“O TODOS COLUDOS; O TODOS RABONES”

Probablemente han escuchado ustedes, estimados lectores del Diario de los Deportistas, esta vieja historia referente a un sujeto que era dueño de un perro sarnoso, todo feo y que lo andaba vendiendo. ¿Cuánto quieres por él?, le preguntó un amigo. “Diez mil pesos”, contestó el propietario del canino. ¿Estás loco? –acotó el curioso y potencial cliente–. Nadie en su sano juicio te va a pagar esa exorbitante cantidad. El tiempo pasó y los amigos se encontraron nuevamente. ¿Cómo te fue con el perro, lo pudiste vender? “Por supuesto, y tú que no me tenías fe…”. ¿Lo vendiste en diez mil pesos… ¡Lo cambié por dos gatos de cinco mil!

Esta jocosa anécdota viene a cuenta en virtud de que el pasado miércoles se llevó a cabo el mini draft, en donde se realizaron 38 transferencias, con un monto, supuestamente, de 304 millones 240 mil pesos; sin embargo, a mí me da la impresión de que, en muchos de los casos, “cambiaron un perro de diez mil, por dos gatos de cinco mil”.

El origen y el porqué del llamado Régimen de Transferencias fueron para evitar a los promotores, forma elegante de llamar a los intermediarios y especuladores, según esto porque “encarecían el producto”; pero el esfuerzo fue infructuoso y ahí siguen tan campantes, llevándose su correspondiente comisión y repartiendo generosamente el botín.

Checa ESTO: Muere el exluchador Rubén “Pato” Soria, padre de Shocker

Casi nadie gasta y terminan recurriendo, al más puro estilo de Chabelo, a “la catafixia”; con resultados, a veces, cuestionables, como les ocurrió a las Águilas del América, que cedieron a uno de los mejores defensas centrales que existe en nuestro balompié, el paraguayo Pablo Aguilar, a los Xolos de Tijuana, para obtener a cambio tres futbolistas que son “como el novio de Nadia Comanecci, que nadie los conoche”. ¿Y la cantera, apá?

Echando a volar la sinceridad, me parece que de poco sirve el draft; cada vez las negociaciones son más pobres, se intercambian futbolistas de medio pelo, dejando la puerta abierta para traer más jugadores del cono sur de mediana calidad, sin mencionar que me parece que atenta contra la dignidad laboral de los deportistas.

Un tema que merece ser resaltado, es el hecho de que el régimen de trasferencias se abra para los jugadores que ya juegan en México, o que jugaron; pero actualmente están desempleados, por un solo día (o dos días, porque el jueves se efectuó el draft de la División de Ascenso), lo que se traduce en que, si no lograste contratase en esas 48 horas con algún equipo, ya te quedaste sin chamba.

Esto toma matices dramáticos cuando nos enteramos de que para los futbolistas que ya juegan en nuestro país ya se cerraron las contrataciones; pero para los que juegan más allá de los límites geográficos del Rio Bravo y el Río Suchiate, les otorgan de plazo hasta el 30 de enero. ¿Cómo la ven? ¿Y el reglamento de transferencias de FIFA, apá? ¿De qué sirve la Asociación de Futbolistas? … “O todos coludos; o todos rabones”.