Jass Reyes, lolita juguetona

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.

JASS Reyes es un dulce saboreado con la imaginación.
Una caprichosa Lolita para invitarla a jugar a una casa de muñecas, donde muestre sus mejores poses.
Aunque ya lo hizo para la revista H, donde a través de canciones de Beyonce y Britney Spears, desató su yo interior.
“En cada pose saqué lo que traigo adentro, es una sensualidad de mujer caprichosa y vanidosa. La música es mi cómplice, porque me deja ser yo, sin importar quién esté a mi lado”.
Oriunda de Ciudad Juárez, su cuerpo contiene la temperatura ardiente de las dunas.
Apetecible, de voz privilegiada desde niña.
“Mi madre fue la que se dio cuenta de mis cualidades para la cantada, por lo que me han apoyado en todos los proyectos en que he estado, como en La Voz México, y actualmente en un disco estilo pop, en el que además compongo mis propias canciones”.
A Jass le gusta bailar en un estilo burlesque, donde hace alarde de la seducción, mostrando sus dotes de niña caprichosa, pervertida, jugando en los columpios del ensueño.
“Para mi próximo proyecto musical estoy preparando un video en un circo. Me fascina volar por las alturas en poca ropa. Íntima pero con la expresividad de mi cuerpo. Eso me fascina, me encanta”.

FOTO: ARTURO GARCÍA

Así es Jass Reyes, una Lolita juguetona, explosiva.
Que se aumentó el busto para deleite de sus fans.
Y conjuga los ligueros con tacones altos.
Mujer que le gusta dar sorpresas en la intimidad.
Por lo que su deseo ahora es hacer el amor en la playa.
Sin inhibiciones, “al natural, porque me fascina ser vista por la gente”.

La brasileña Thalita, lista para el Moto Fashion

Gisela Pineda, modelo de mujer

Theresa Goddard, una niña buena

La venezolana Aimé, "Miss perfección"

NOTICIAS
<