Destellos vibrantes, tarde cuesta arriba; así la corrida en La México

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: ALEJANDRO VILLA

Los toros tlaxcaltecas de La Joya, procedencia Parladé y propiedad de José Antonio González Esnaurrizar, no tuvieron objeción en cuanto a su presencia, bien hechos, imponentes y vistosos por la variedad de sus pintas; tampoco muy lagos, eso sí, con cara y caja. De salida alegres y de la misma forma gozosos para su llegada al peto del picador, empujando de firme. Y ahí, ante la puya, prácticamente los pasaron con un refilón, a excepción del tercero de la tarde con el que el del caballo se ensañó un poco más. Este ha sido el prologo del encierro, que en su desempeño claudicó por falta de fuerza, de casta y auque la mayoría tuvo calidad y nobleza, el motor no les funcionó por lo que los toreros no consiguieron elaborar faenas lucidoras; el quinto astado incluso presentó sentido. No fue la mejor tarde para el ganadero, pero es bien cierto que la dehesa ha tenido fechas importantes en otras ocasiones.

Este ha sido el orden: Caporal, sin fuerza para la muleta, noble y con calidad, se apagó pronto. Cazador, medido de raza ante la muleta, aunque de mayor empuje. Artista, le dieron a llenar en el caballo, no se desplazó, tampoco fue aplomado por completo. Ilusión, débil, deslucido. Joyero, malo, con sentido. Guajiro, empujó de firme, a menos en la muleta.

MEJORÓ LA ENTRADA

Se presentó un cartel atractivo de sobra con los matadores, el guanajuatense Diego Silveti, el peruano Andrés Roca Rey y el hidrocálido Luis David Adame, quienes poco han encontrado por parte de sus respectivos lotes; Adame cortó una oreja en el cierra plaza luego de una trasteo arrojado y que sensibilizó al público tras tremenda voltereta que recibió el joven torero. Tras el paseíllo llamaron al tercio a Silveti, quien invitó a sus alternantes para compartir los aplausos. Mejoró la entrada en sol y sombra, muy buen ambiente, de tarde grande.

MILIMÉTRICO

Poco se empleó el primer toro de su lote ante la capa, no obstante, Diego firmó detalles de filigrana, mientras que en los quites se echó la capa a la espalda para cuajar toreras gaoneras sin siquiera pestañear. Brindó a la romería, luego al cielo.

Muletazos cambiados por la espalda en el centro del ruedo como prólogo, con mucha torería, para enseguida comenzar a ligar por derecha la embestida suave del de La Joya, que inició embistiendo de largo. Una tanda más por derecha, auque ya el astado se arrancó de más corto, eso sí, bien llevado por Diego, lástima que tuvo poco gas el berrendo. En los naturales ya le costaba más acudir al socio, sin embargo, el torero llevó acabo los procedimientos milimétricamente, toreando con suavidad, dándole las ventajas al animal que se apagó pronto. Bernardinas de mucho impacto como colofón, que le fueron bastante jaleadas y aplaudidas al final; estocada entera, aplausos.

Al segundo de su lote le recetó una serie de saltilleras muy de verdad, plantado como poste, en su intervención con la capa. Su oponente no presentó mayor juego ante la muleta, sino debilidad y poca casta, era prácticamente imposible lucir para el torero. Diego le estuvo exigiendo con entrega absoluta y deseos por firmar una faena radiante, no obstante, el de La Joya no se prestó con sus medias embestidas y su cara que siempre llevó arriba, deslucido a más. Despacho sin contratiempo para recibir valiosos aplausos. Digna labor de Silveti, quien ante todo mostró serenidad, claridad y un toreo solvente de valor sereno.

IMPACTANTE

Roca Rey recibió a la verónica, lento y cadencioso, al primero de su lote; bregó al castigo para rematar de soberbia chicuelina soltando la punta del capote. En quites también se echó la capa a la espalda, plantado en el centro del anillo para cuajar saltilleras con empaque.

Y se animó a brindar al público, sabedor que tenía en frente un toro con un poco de más fuerza. Inició el trasteo con cambiados por la espalda, arqueándose a más en el embroque. Dos tandas por derecha de muy buena manufactura, contaditos los pases por la poca fuerza del socio. El de trinchera, para después cuajar una serie muy templada y larga por pitón derecho; cambió de mano para hacer lo mismo al natural, con sentimiento y sello personal.

Le dio todo sus tiempo al toro, en ese sentido el astado respondió al gusto de Roca; acortó más distancias el peruano para encelar las últimas embestidas del socio, estructurando un par de dosantinas y más pases de la firma que adornaron una labor muy completa. Dejó media estocada y varios descabellos, no se salvó del aviso. Aplausos y palmas al toro.

Su segundo tuvo un peligro sordo, más por el pitón derecho; Roca probó por ambos lados y hasta le robó un par de pases, pero prefirió acortar su labor antes de que el socio le jugara una mala pasada, su oponente traía el sentido muy avispado. Tras pasaportarlo se retiró entre división de opiniones.

OREJA APENAS

Ante su segundo toro Luis David tenía cuesta arriba la tarde, lo que le obligó a apretar el paso y así lo demostró en lo quietes por zapopinas, muy animado el torero. En su faena de muleta quiso iniciar por cambiados con la muleta, pero no logró hacer la ejecución y el toro se le echo a los lomos aparatosamente. Ante esta escena el público se sensibilizó y coreó después su primera tanda por derecha, sin duda también animó a Luis, quien apostó por una labor entregada, de arrojo, ante un toro que renunció a mitad del trasteo. Pese a ello, Luis David se arrimó buscando hacer pasar al astado, consiguiendo pases de mérito por lo lento qué pasó su oponente, lo que hacía suponer otra maroma. Concluyó con bernardinas, seguido de una estocada y un certero descabello. Petición de oreja que se concedió.

Ante su primer astado Adame no se acomodó en los lances de recibo, hasta en los quites por chicuelinas se sacó la espina, rematando de revolera. Su propuesta con la muleta careció por completo, no llegó al tendido y el público comenzó a chiflar; si bien el toro no se desplazó tampoco fue una piedra. En realidad quien sabe para que le dieron a llenar con la puya, si el horno no estaba para bollos. Ligó algunas tandas sin trasmitir al tendido. Mal matando, pitos.

REGALOS

Diego y Andrés regalaron un séptimo y octavo, de Xajay y La Joya, respectivamente, ante los que estuvieron esforzados, pues tampoco encontraron materias por completo. Fueron aplaudidos.

 

¡Se consagró en La México! Diego Ventura indultó toro de Enrique Fraga

El rejoneador portugués, afincado en Sevilla, España, Diego Ventura, se consagró en La Plaza México

Cartagena y Padilla conquistaron Monterrey

Rejoneador y matador cortaron dos orejas en una noche pletórica en Nuevo León

La Temporada Grande en La México afina detalles

El domingo iniciará la temporada de corridas en el máximo coso del país.

Diego Ventura viene a México a hacer historia

El rejoneador espera cuajar en tierras mexicana, una temporada como la que consiguió en Europa

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS