CruzAzul

En Cruz Azul, los refuerzos extranjeros, no son lo suyo

Mexico, 2018-01-25 18:44:32 | Violeta Alva

Desde su último campeonato, en el Invierno del 97, La Máquina ha fichado a 89 jugadores extranjeros, muchos de los cuales pasaron de largo. Es cierto que algunos se convirtieron en ídolos cementeros, como Diego Latorre, Sebastián Abreu, Christian Giménez, César “Chelito” Delgado, Emanuel Villa o Ángel “Matute” Morales, pero hay otro grupo que pasó por el equipo con más pena que gloria. Llegaron con gran cartel, pero lo que resaltó fueron sus escasos resultados.

Las razones son diversas, van desde decisiones técnicas, confrontaciones con los jugadores o lesiones. Lo cierto es que muchos de ellos se fueron apenas terminado su primer torneo. Uno de los más sonados fue el paraguayo Roque Santa Cruz, quien arribó a México en el Clausura 2015, siendo en su momento el mejor jugador pagado de la Liga.

El caso más reciente es el de Alejandro Faurlín, quien apenas el martes fichó para el Mallorca, de España, con apenas 14 minutos jugados en la Liga MX. La lista es grande y muchos de ellos no han podido ser parte de la solución para romper con los años sin título. Algunos fueron un desastre, aunque hay otros que se ganaron un lugar dentro del cariño de la afición celeste.

Carlos Lizarazo

El volante colombiano llegó a Cruz Azul para el Clausura 2015, tras cinco años en el Deportivo Cali, en el que era figura y referente del equipo, pero lo hizo lesionado. Se esperaba que se recuperara pronto y que jugara lo antes posible, pero nunca sucedió. Su transferencia fue por 650 mil euros; sin embargo, no disputó ningún partido oficial con La Máquina. Se marchó el año siguiente a la MLS con el FC Dallas.

Roque Santa Cruz

Roque llegó a Cruz Azul con esperanzas de darle el tan ansiado campeonato a la afición. El jugador había pasado por equipos como el Manchester City y el Bayern Munich. La Máquina lo contrató con un sueldo de 2.6 millones de dólares anuales, superando a jugadores como Ronaldinho (1.8 millones) y Oribe Peralta (2.5 millones); mas nunca pudo desquitarlo en la cancha pues una lesión lo aquejó desde su llegada. Salió del equipo tras su primer torneo, jugó sólo 10 partidos y marcó cuatro goles, por lo que la directiva celeste decidió mandarlo de regreso al Málaga. Ahora juega para el Olimpia de Paraguay.

Federico Carrizo

En un intento por conseguir a un delantero certero llegó Carrizo a La Noria, procedente del Boca Juniors. Debutó hasta la décima jornada del torneo por una lesión que arrastraba de su anterior club y apenas disputó ocho partidos, cuatro de Liga y cuatro de Copa, y sólo asistió una vez. Salió del equipo después de un semestre y regresó al club dueño de su carta.

Maranhao

Entre los jugadores que han pasado con más pena que gloria por los celestes se encuentra Francinilson Santos Meirelles, mejor conocido como Maranhao. Este mediocampista brasileño jugó 44 partidos durante el Clausura, Apertura 2012, Copa Libertadores y Copa MX; sin embargo, durante el año que estuvo con La Máquina sólo anotó un gol y realizó siete asistencias.

Waldo Ponce

El defensa chileno llegó a Cruz Azul con grandes antecedentes: mundialista en Sudáfrica 2010 y con experiencia en Europa. Parecía ser una solución en La Máquina, realmente se esperaba que fuera uno de los pilares de la defensa celeste; sin embargo, no pasó de ser otro fichaje que vivió de noche en La Noria. ¿La razón? Las lesiones, que lo orillaron a salir del club y tener problemas para volver a jugar.

Maximiliano Biancucci

Fue más conocido por ser el primo de Messi que por lo que hizo en el campo. Biancucchi llegó a México con ese cartel y hasta la fecha se le recuerda más por su cercanía con el astro del Barcelona que por una actuación sobresaliente. Tras un año desastroso con Cruz Azul, en el que solamente marco 6 goles en 32 juegos, fue transferido al Olimpia.

Nicolás Bertolo

El mediocampista argentino llegó procedente del Palermo italiano, para encarar el Clausura 2013, con un costo de 2.8 millones de euros. Las expectativas de este jugador eran altas, a pesar de hacerse expulsar en su primer partido como celeste, ante Guadalajara. Desde ahí comenzó a escribir la que sería su historia con Cruz Azul. Nunca logró adaptarse al estilo de juego de La Máquina ni a la altura de la Ciudad de México, por lo que no brilló en Cruz Azul. Disputó 20 partidos, marcó en dos ocasiones y asistió en otro par, pero nunca pudo establecerse como la figura que la directiva esperaba. A pesar de eso formó parte del equipo que se coronó campeón de Copa MX en ese semestre. Regresó como préstamo a Banfield de su país al finalizar la campaña y después fue adquirido en compra definitiva.

Fernando Belluschi

Otro caso es el del argentino Fernando Belluschi, quien llegó a Cruz Azul para el Apertura 2015. El mediocampista debutó hasta la Jornada 9 debido a que su ex equipo, el Bursaspor de Turquía, se negaba a liberar su pase internacional. Belluschi disputó tan sólo ocho encuentros, no marcó ningún gol y salió en el siguiente mercado de transferencias, pues no entró en planes de cara al Clausura 2016.

Víctor Vázquez

El español Víctor Vázquez fue contratado para reforzar a los cementeros en el Clausura 2016, pero la contratación fue un fracaso. Además de que el propio jugador señaló que la Liga MX le quedaba chica, de nada sirvió que viniera como figura del Brujas de Bélgica ni que su formación la hubiera tenido en La Masía del Barcelona, pues nunca se adaptó a las condiciones del futbol mexicano y las lesiones no lo dejaron jugar. Entre lesiones y rendimiento inadecuado, dejó al club en febrero de 2017 con apenas nueve partidos disputados, un gol marcado y tres asistencias. Declaró públicamente su descontento por la Ciudad de México y el Cruz Azul, cuando fue fichado por el Toronto FC de la MLS.

Edcarlos Conceicao

El brasileño fue uno de los peores intentos que hizo la directiva celeste por formar una defensa sólida. Solamente jugó un torneo, el Bicentenario 2010, que fue uno de los peores para el club en los últimos años. Todo parecía que el defensa los iba a sacar adelante; sin embargo, hizo lo contrario, pues fue el autor de un autogol que dejó fuera de Liguilla a La Máquina. Durante sus únicos 16 partidos con Cruz Azul, jamás pudo establecerse como el referente de cuadro bajo que pretendía la directiva y dejó al equipo luego de su primer y único torneo.

Alejandro Faurlín

Faurlín llegó a La Noria procedente del Getafe, apenas para el torneo pasado, bajo la dirección de Paco Jémez. Durante su primera participación con el equipo, disputó dos minutos y desvió un balón que terminó en autogol, lo que significó el empate de último minuto contra León. Aunque tuvo mayor participación en la Copa MX, en la Liga sólo jugó 14 minutos. A su llegada al banquillo celeste en este Clausura 2018, Pedro Caixinha le dejó claro que no entraba en planes y aunque no encontró acomodo durante el régimen de transferencias de la Liga, apenas el martes firmó con el Mallorca.