Minneapolis vibra con el Super Bowl

Mexico, 2018-02-03 19:17:05 | José Ángel Rueda

FOTO: José Ángel Rueda

Si de lo que se trata es de poner el ambiente en una ciudad con temperaturas bajo cero, la NFL se pinta sola. Pese a una intensa nevada, que comenzó cerca de las 9 de la mañana y terminó al filo de las 5 de la tarde, la fiesta del Super Bowl continuó su curso, regalándole a Minneapolis colorido y calor.

Es cierto que algunas calles parecen desiertas con semejante frío. Pero basta con meterse al Downtown para escuchar la música en sordina en las inmediaciones del Nicollet Mall, y toma fuerza cuando un anuncio indica que se ha llegado al sitio.  El eco de los gritos que lanzan los fanáticos de todos los equipos de la NFL. Aunque claro, con el paso de las horas los aficionados de los Patriotas y las Águilas van colmando las calles. Pese al frío, bufandas y gorros delatan los colores.

El Downtown cedió parte de sus calles para darle lugar al NFL Live: algo así como un festival donde los aficionados pueden pasar el rato de forma gratuita. Bajo el frío, eso sí, pero acompañados. No son pocos, son cientos de personas los que conviven y disfrutan de su afición por el futbol americano.

Para todo hay. En pequeños puestos, instalados en camiones, se vende cerveza, café y chocolate. Hay valientes que prefieren su “chela” bien fría, si es que se puede, sin embargo, hay otros que no dejan pasar la oportunidad de calentarse con una cocoa hirviendo por tan solo tres dólares, y así disfrutar de un concierto al aire libre y de múltiples atracciones.

El festival ha permanecido abierto toda la semana. Hoy, domingo, operará desde las 10 de mañana hasta las 3 de la tarde, dos horas y media antes del gran duelo que ha convertido a Minnesota en la capital del futbol americano.

NFL EXPERIENCE

Su nombre lo dice. La NFL busca a través de un evento temático brindarle a su aficionados la máxima experiencia de juego. Ubicado en el Centro de Convenciones de Minneapolis, este evento congregó una buena cantidad de espectadores que por un día se convirtieron en jugadores. Lanzaron pases, patearon goles de campo, incluso, hasta fueron drafteados en una simulación que culmina con una fotografía con la playera del equipo en cuestión. En el mismo centro, los organizadores colocaron una tienda donde los aficionados pueden comprar artículos de su equipo favorito. Una fiesta completa.