Xolos toma ventaja en la serie ante el Motagua

Mexico, 2018-02-21 20:28:25 | Redacción ESTO

Edinburg.- Luego de casi media hora de suspensión por tormenta eléctrica que afectó la iluminación del estadio, los Xolos de Tijuana se impusieron 1-0 al Motagua de Honduras dentro de la ida de los octavos de final de la Concachampions.

José Rivero, desde fuera del área, mandó a guardar la de gajos gracias a bombazo que se anidó en uno de los ángulos, por lo que además de ladrar, los caninos marcaron en rol de visitante, recurso que pesa en la llave para acceder a la siguiente ronda.

EL JUEGO

Lejos de Tijuana y mucho más de Tegucigalpa, Perros Aztecas y Águilas Azules se enfrentaron en Texas para comenzar a definir a uno de los invitados a los cuartos de final de la Concacaf.

Diego Cocca no se guardó nada y mandó a su mejor elenco para hacerle frente a los catrachos. Miller Bolaños, Matheus Goncalves, Nacho Malcorra y Juan Lucero lideraron el ataque fronterizo. La única baja, por lesión, fue la de Gustavo Bou.

La “Pantera” no estuvo, pero Xolos ladró desde el arranque del juego. Bolaños por el sector derecho fue insistente.

El equipo tijuanense llegó afinado a la competencia del área luego de morder sin piedad a Pumas.

El equipo azul tardó en reaccionar, Félix Crisanto fue el elemento hondureño más insistente, su repertorio tuvo desbordes y tiros de media distancia.

Tras estudiarse, la batalla se niveló.

El juego fue más tedioso, con roces e imprecisiones en la mitad del campo. Cocca y Vázquez analizaron lo que pasaba desde la banca.

La igualdad siguió varios minutos más. Malcorra tuvo que salir por lesión y dejarle su sitio a Julio Angulo.

En el momento más bajo de la batalla el Ciclón Azul estuvo cerca de adelantarse en el marcador. Walter Martínez recibió un balón en el área, vio adelantado a Lajud y le bombeó el balón. Afortunadamente para los fronterizos el remate del catracho salió desviado.

A Xolos no les gustó eso y su reacción fue rabiosa, Lucero, de lejos, se quedó a centímetros de marcar un golazo y darle la ventaja a los canes.

Con todo igualado el árbitro mandó a todos a descansar.

Al volver al campo Xolos volvió a apretar a los hondureños. Cocca no esperó más e ingresó a Rubio Rubín.

En ese momento el juego se suspendió por una tormenta eléctrica que afectó la iluminación del estadio.

La espera se hizo larga y tensa, no sabían si continuaría o se reprogramaría el juego.

No obstante y después de tanta espera, el clima cedió y permitió jugar el resto de los minutos.

Xolos no perdió el ritmo, se vio fuerte y sereno en busca de hacer el daño prometido. En cambio los de Motagua les costó trabajo arrancar.

Así que sin decir agua va, los pupilos de Diego Cocca se fueron al frente por medio de un golazo de José Rivero en el que se llevó las palmas gracias a su gran ejecución de disparo que se anidó en uno de los ángulos catrachos.

Motagua apretó en la recta final la meta de Gibran Lajud, con constantes cabezazos y tiros los fronterizos ahora eran los que se salvaban, pero el juvenil arquero sacó la casta y evitó que su cabaña fuera perpetrada. Al final, los Xolos se conformaron con un ladrido nada más.