Héctor Gutiérrez indulta al novillo Izquierda de Oro

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: JORGE BARRERA

Quinta novillada de temporada que pintaba como todas, pero bien dicen que donde menos se espera salta la liebre. Tenia que ser de Aguascalientes, Héctor Gutiérrez, este novillero que ya había dado muestras de su avanzado quehacer en el ruedo, tanto en España como en México, dejó clara muestra de su entendimiento ante los astados y gracias a su sitio y oficio indultó al novillo Izquierda de Oro, número 109, con 425 kilos, de la ganadería D’Guadiana, propiedad de Armando Guadiana Tijerina. No es fácil dejar ver a un toro, menos cuando se es novillero, pues en verdad que conseguir poner a flote las cualidades de un buen ejemplar por lo regular se da más en matadores de toros ya hechos y derechos, que cuentan con avanzados conocimientos para resolver tremendas papeletas. Pero tratándose de un novillero el tema resulta más admirable, ya que esto significa que dicho coleta, en esta caso Héctor, cuenta con una avanzada idea para tratar con astados de gran valía, vaya que está en su mejor momento y listo para retos mayores. Gutiérrez hizo una faena de principio a fin para gente grande y de torero grande, con mucha intensidad, con temple y calidad, variado, mejorándose en cada tanda bien por derecha que por izquierda. Su socio, Izquierda de oro, no se cansó en repetir llevando la cabeza abajo, fue bravo hasta el final pues jamás regateó la invitación a la tela roja. Y el hecho de que Héctor le diera pausa entre tanda y tanda fue clave para que el novillo diera mucho más de sí. Hubo astasdo y hubo torero, ambos a la par, siempre a más. El público pidió el indulto, el juez atendió el pedido y al final vitorearon a Héctor en la vuelta al ruedo, triunfo que compartió con el ganadero Armando Guadiana.

El último novillo indultado en La Plaza México fue Bandolero, de Xajay, tras la faena de Antonio Mendoza el 20 de julio de 2014. Izquierda de oro es el novillo número 16 al que se le perdona la vida en este coso.

LOS DE GUADIANA

El resto de los novillos D’Guadiana tuvo una lidia interesante: Pejemonas, con raza, se dejó bien. Torolovich, descastado. Ahí les voy, empujo de firme al caballo, se dejó torear, a menos en la muleta y recibió arrastre lento. Armillita, áspero, con la cabeza suelta. Triunfador, dio pelea en el peto, se dejó. E Izquierda de Oro, que fue indultado. Contrastes de la tarde, dos toros de esta dehesa fueron regresados a los corrales, uno por bueno y otro por que su lidiador escuchó los tres avisos.

GRATA IMPRESIÓN

También se dejó ver muy bien el torero español Fernando Flores, quien a pesar de no contar con buena tela para tejer su toreo, sí que dejó patente su oficio, entrega y valor. Ante su primer astado tuvo una excelente intervención con la capa. Con la muleta inició doblándose toreramente con el encastado novillo para dejarlo en sitio. Tandas cortas por derecha y una de siete muletazos por izquierda pegado a tablas fueron el prologo. Quiso repetir la dosis por ese lado pero el astado se reservó, por lo que regreso la muleta a la mano diestra para proseguir su buen quehacer taurino. Con tablas el novillero, con oficio del bueno dejó ver su empaque, aunque su labor hubiera lucido mejor más hacia los medios del ruedo, donde el novillo posiblemente habría estado más entregado. Dejó una estocada en buen sitio que bastó, aplausos.

Nuevamente se gusto a la verónica, esta vez ante su segundo astado; bregó con chicuelinas andantes y quitó con esta misma suerte pero bien plantado. Tuvo un inicio de faena muleteril impactante, de hinojos en el centro del ruedo, para así ligar una tanda con todo y cambiado de mano. El astado tuvo demasiada aspereza, echaba la cara arriba y en veces parecía rehilete su testuz. Ante ello el torero no se amedrentó en lo más mínimo, su actuación fue de gran mérito aguantando la embestida descompuesta del oponente al que le corrió la mano pese a los defectos del astado; brilló la capacidad del torero. Y no se salvó de un fuerte golpe al estar remachando su actuación con bernardinas. Se repuso y despachó de estocada, al final salió al tercio y se animó a dar la vuelta al ruedo bajo algunas protestas.

ENTREGADO

Iván Hernández tuvo la actitud a flor de piel y un astado descastado que no tuvo mayor interés por la muleta. Pero tampoco tuvo el coletudo la imposición para obligarle y hacer una labor que trasmitiera al tendido. Mucha entrega del torero, buena estocada para despedirse de su primer socio.

Ante su segundo estuvo por la misma tesitura, disposición de sobra y es lo que importa en un novillero; tuvo detalles ante su astado que han valido mucho. Lamentablemente escuchó los tres avisos.

PARA GENTE GRANDE

Decíamos que Héctor se sublimó con el segundo novillo de su lote. Antes, con su primer ejemplar, ya había dejado los mejores pasajes de la tarde. Se gusto en los lances de recibo y toda entrega en los quites. Tuvo el torero cabeza para resolver, le puso el condimento principal a su novillo un tanto deslucido, aprovechó los momentos importantes de su socio para correrle la mano con sabrosura por ambos lados, templando la embestida de su socio y eso tuvo eco en los presentes que le corearon su faena. Bien se ha visto Héctor, con sitio y buen gusto en su propuesta. Dejó un espadazo caído que bastó. Arrastre lento al novillo y el torero se arrancó a dar la vuelta.

Ante su segundo novillo, que brindó a su colega Iván Hernández, para pronto se hizo de su embestida, recetando una tanda por derecha bien ligada y con templanza; repitió la dosis dos veces más, dándose gusto con el buen recorrido y calidad del novillo. Al natural también dejó patente su toreo de clase, alcanzando notas muy altas. Le dio todo tiempo a su socio entre tanda y tanda para que se repusiera y pudiera seguir gustándose. El novillo no se cansó de ir al engaño con alegría y calidad y Héctor también continuó haciendo de las suyas cuajando incontables tandas de muletazos, con el público totalmente entregado y pidiendo el indulto. Las series que estructuro el torero han tenido precisión, clase y largueza, sin duda, lo mejor que se ha visto en las últimas temporadas.

Silveti, único matador mexicano de la feria

Diego Silveti será el único matador mexicano que tomará parte en la prestigiada Feria del Señor de los Milagros.

José Mari, en capilla

El colofón de una carrera de nueve años como novillero para José Mari Macías

Roca Rey triunfa en Pamplona en una fiesta deslucida

El diestro peruano, con seis orejas en sus dos actuaciones, se convirtió en el nuevo ídolo de la plaza de Pamplona

El medio taurino impactado por la muerte Mario Aguilar

Las muestras de apoyo por parte de toda la familia taurina se han hecho copiosas en las redes sociales.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS