¡Como campeón olímpico! Juan Máximo Martínez le hace frente al cáncer

POR HÉCTOR REYES

El primer adalid de los Juegos Olímpicos de México 1968 fue Juan Máximo Martínez, atleta solitario que no pudo frenar la embestida africana en los 5 000 y 10 000 metros planos. A casi 50 años de distancia, abrió las puertas de su hogar y volvió a transpirar aquellos días de sublime gloria.

Sin embargo,  a nuestro héroe deportivo el cáncer le ha dañado sus riñones, pero no su entereza en el camino que le ha tocado vivir, desde que dejó su pueblo San Juan de las Manzanas, en Ixtlahuaca, Estado de México, sin padres, ni el hermano mayor que falleció, pero si tuvo que cuidar de sus dos hermanas.

Juanito muestra el puñado de preseas que ganó en la carrera deportiva que inició en 1962 cuando empezó a acompañar al hijo de su patrón Leobardo.

“Me siento satisfecho, le doy gracias a Dios que vivo todavía y Dios me prestó la vida para llegar a esos Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos y Olímpicos. Ahora, nada más me quedan puros recuerdos”, dijo con nostalgia Juanito Martínez, estrella mexicana de aquellos Juegos de la Amistad, aunque no le toco vivir la ceremonia inaugural, porque competía al día siguiente.

El 13 de octubre, el público mexicano desde la tribuna le gritaba ¡Juanito, Juanito, Juanito tú puedes…! Los gritos le hicieron vibrar en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, en sus tres presentaciones, la final directa de los 10 000 metros planos, la eliminatoria que terminó segundo y la gran final de los 5 000 metros, datos que no reflejan el calor humano que recibió y la prestancia competitiva que lució con gallardía.

Juan Máximo aceptó que tiene la sensación de volar sobre el tartán como lo hizo en su juventud, en la época del amateurismo: “todavía tengo ganas de seguir corriendo”, manifestó  Don Juan, quien vive en Santa Rosa Xochiac, un poblado en lo alto del Desierto de los Leones.

Ya no esta en condiciones de seguir corriendo por las rutas que abrió para el atletismo de fondo, el cáncer le perforó el fémur de la pierna izquierda, ni tiempo le dio de tomar el bastón cuando escucho como el hueso se fracturaba, mientras esperaba en el hospital para que le hicieran unos estudios de laboratorio.

A pesar de la enfermedad, Juan Máximo Martínez pasea en un terreno que fuera de siembra.

Un tumor le afectó un riñón y el otro tiene solamente una función del 30%. Sigue con el tratamiento de quimioterapias.

“Ahí la llevo, todavía me voy al Desierto, le digo a mi nieto saca la camioneta y me voy a caminar un rato con mi bastón, veo los árboles. Hay tristeza. Puro recuerdo… Yo fui la batuta del atletismo mexicano de fondo”, dijo el ganador de la carrera de San Silvestre en Brasil y figura olímpica indiscutible para quienes saben valorar el resultado que logró Juanito.

Las primera planas de los diarios dieron cuenta de sus hazañas que no se han vuelto a repetir: ¡dos cuartos lugares que pudieron ser de podio, pero no contó con algún  compatriota que le pudieran allanar el camino como lo hicieron los corredores africanos que lo doblegaron en la última vuelta!

El cinco de octubre de 1968, en el estadio de prácticas corrió con los africanos en un ensayo previo. Él no quería hacerlo, pero lo obligaron a participar para que no tuviera  temor de sus adversarios. Ese día les sacó una vuelta a los africanos.

 

Lo mantiene en pie el amor de su familia, que tiene como eje principal a la señora Florentina.

Pero,  en la competencia,  los africanos que sorprendieron al mundo estuvieron a la expectativa y en el cierre,  un cambio de ritmo lo dejó atrás, sin darles alcance. El plusmarquista mundial, el australiano Ron Clark, a quien cuidaba por su enorme palmarés, no era el corredor de peligro que todo mundo esperaba.

Juan Máximo Martínez, hombre de fe inquebrantable,  a quien tiene como guías espirituales al “Señor Jesús, la Virgen María y Don Charbel”, iluminan el hogar del atleta que participó en dos Juegos Olímpicos. Él tuvo como su segundo padre el señor Leobardo Montesinos Suárez que le regaló un terreno para que construyera su casa y lo alentó para que practicara el atletismo, así como su esposa Doña Florentina León Ambriz,  quien trabajó en el área médica del CDOM en ese ciclo olímpico.

EL DATO

Juan Máximo Martínez a lo largo de su carrera deportiva tuvo como entrenadores a Manuel Rodríguez en el Centro Deportivo Israelita, el neozelandés Arthur Lydiard, conocido como el padre del entrenamiento moderno y el polaco Tadeusz Kempka.

 

RESULTADOS JUEGOS OLIMPICOS MEXICO 68

10,000 METROS PLANOS

1.- Neftali Temu (Kenia) 29:27.40

2.- Mamo Wolde (Etiopia) 29:27:75

3.- Mohamed Gammoudi (Túnez) 29:34.20

4.- Juan Máximo Martínez (México) 29:35.00

5,000 METROS PLANOS

1.- Mohamed Gammoudi (Túnez) 14:05.01

2.- Kipchoge Keino (Kenia) 14:05.16

3.- Neftali Temu (Kenia) 14:06.41

4.- Juan Máximo Martínez (México) 14:10.08

* Una semana antes en el estadio de prácticas de CU,  Juan Máximo registró un tiempo de 13:50:00 para ganarles a los africanos, en la última vuelta paradójicamente.

 

María Espinoza gana bronce en Grand Prix de Taekwondo

María del Rosario Espinoza se adjudicó la medalla de bronce en el Grand Prix de Gran Bretaña 2018.

Día 8: Pilar Roldán aseguró medalla en esgrima

Al llegar a la mitad del programa con la celebración de 15 eventos, continuó la cascada de plusmarcas en el atletismo

Buenos Aires 2018 se despide con una fiesta para los atletas

En una ceremonia íntima de apenas 45 minutos, la ciudad de Buenos Aires le brindó un homenaje a los participantes

México cierra con actuación histórica en JOJ

México cerró su participaron en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires 2018 con 17 medallas

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS