Entre tristeza y nostalgia, Hermosillo despide al Azul

POR FERNANDO SCHWARTZ

Carlos Hermosillo, el máximo goleador del estadio Azul con La Máquina, habló con Fox Sports en la víspera del adiós del escenario en Ciudad de los Deportes: “Una cancha bonita, pero es difícil. La gente ve el juego. Hay que trotar la cancha y duelen las piernas”.

Expresó: “Genera sentimiento por lo que viví en Cruz Azul y tristeza de cómo se va un estadio tan emblemático. No entiendo cómo un grande se da el lujo de no estar en liguilla y ser campeones. Hoy pedimos que clasifiquen. Es un desapego de las cosas. Vivimos cosas importantes sin ganar títulos”.

Carlos no se calló nada: “Hay muchos factores. El estadio generaba empleos, es una inversión ir a ver un partido de futbol. Así es la vida. Ojalá Cruz Azul tenga su propia casa como Santos, Tigres, Chivas. Pachuca. Es lo mejor”.

Una anécdota: “Hubo muchos y uno simpático. Estaba ‘Tato’ Noriega y jugamos contra Toluca. Necesitábamos ganar para clasificar. Cambiamos de técnico y con interino. Jugaba, me lastiman la mano, me vendan, está corriendo la jugada, suelto la venda y corro al par de la jugada. La veo crecer. Mandan centro, rebota y el rebote me cae a los pies y la anoto”.

Mi mejor gol: “A Félix Fernández, cuando batí todos los récords de goleo”.

Honesto: “Muchas tristezas. Después de 17 años se ganó un campeonato. Estuve seis años en Cruz Azul. No logramos nada en el Azul. Mi título de goleo fue en el Azteca, mis títulos, ninguno en el Azul. Se vive un ambiente padre”.

Las escaleras famosas: “Menos cuando terminas el partido. Espantoso. Bajarlas, sin problema. Perdiendo era terrible, no sabías cuándo llegarías”.

La cancha: “En la parte de abajo, muy fangosa. Con cancha plana juegas con 13 tacos y aquí con 6 por el fango. No podía jugar. Me comía las piernas en forma impresionante. Me tuve que adaptar a las canchas”.

Su gran amor, Cruz Azul: “Desde chavo, azul a muerte. Me hice azul, me peleaba con mi hermano que era águila. Siempre amé a Cruz Azul. Mi ídolo fue Miguel Marín. Agradecido también con el club América. Critico, pero no muerdo la mano que me dio de comer. Mis respetos para América. Crecí ahí, llegué en segunda fase al equipo donde nací”.

La afición azul: “Cercanía buena, exigente, pero siempre apoyando, te preguntan si escuchas en la cancha y en este estadio era especial, te hacía sentir a la afición”.

Comentó: “Me gustaría que el estadio permaneciera, por su ubicación y emblema”.

La identidad: “Tendría que tener un estadio propio Cruz Azul para generar identidad y casa. Esta era rentada y prestada. No tenía identidad propia”.

Mejoras: “Le metió mucho a la cancha. Hizo palcos a nivel de cancha muy bonitos, los palcos incómodos, pero veías bien el futbol”.

Cariño: “Sería hipócrita si dijera que guardo cariño al Azul, pero no es el Azteca, que tiene historia fundamental. Viví el 86, títulos de goleo y muchas cosas más. El estadio en sí, por la historia que tiene, es maravilloso”.

 

Siboldi señala que de las derrotas también se aprende

El estratega azul reconoce que la derrota ante Gallos llega en buen momento

"Se siente de la ver**": 'Cata' Domínguez sobre su experiencia

Julio pide que se cuiden porque es una situación muy delicada

"Todo es virtud de Josué Reyes": Lichnovsky

El juvenil sustituyó al 'Cata' este fin de semana; el defensor chileno destacó su actuación

Muestran apoyo a directiva de la Cruz Azul en el Zócalo

Con pancartas y porras, cooperativistas, ex jugadores y aficionados se reunieron en el corazón del Centro Histórico

NOTICIAS
<