Joselito y Pablo Hermoso, cumbres en una tarde pletórica

Mexico, 2018-04-21 23:14:16 | Miguel Angel García

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

FOTOS: CORTESÍA DE EMILIO MENDEZ

Aguascalientes, Ags.- A reventar, no cabía un alfiler. La Monumental lució pletórica, el cartel causó un interés extraordinario. Tanto así, que hasta hubo necesidad de cerrar las puertas, por lo que se quedó gente afuera y con boleto en mano.

Tarde cumbre de Joselito Adame, quien tuvo una actuación sublime ante su segundo toro: Pablo Hermoso de Mendoza ya había dado cátedra en su intervención y cortar dos orejas también, mientras que Sebastián Castella tras no contar con materia suficiente en los toros oficiales que sorteó; recurrió al toro de regalo, al que le cortó una oreja.

TOROS SERIOS

Todos los toros han estado perfectamente presentados, sin una sola objeción; serios de cabo a rabo. La Estancia, Bienvestido, de muy buen recorrido. Macareno, de muy buen son, arrastre lento. Jaral de Peñas, Tempranillo, descastado. Cerezedo, violento, rajado. Trigueño, regresado al corral. Sobreeo de Villa Carmela, Alebrije, descastado. Seis décadas, arrastre lento. Uno de regalo: Copetón, de Santa Fe del Campo, se dejó.

MAESTRÍA PURA

Un señor toro hizo primero para Pablo Hermoso de Mendoza, el cual salió con muchas patas, por lo que le colocó dos rejones de castigo. Paroxismo total cuando se llevó al toro de costado por todo el anillo, a milímetros de las astas, bien cocido al estribo. Más todavía cuando giró en la cara del socio dando mayor dimensión a su ejecución. Tuvo un excelente ejemplar el navarro, que le ayudó a lucir en la colocación de banderillas largas y cortas. Ha sido una pena que en la suerte suprema haya dado una penosa actuación y hasta tuvo que echar pie a tierra para despachar de varios descabellos, tremenda abucheada se llevó.

La misma dosis de castigo para el segundo toro, más dócil éste, dos rejones en buen sitio que dejaron en óptimas condiciones al oponente. Y bueno, el resto de la labor ha sido sublime en la que Hermoso de Mendoza recreó a su máxima expresión su rejoneo, luciendo grandioso al torear con la grupa, llevándose al toro pegado a tablas cambiando el costado del caballo en una exposición repleta de maestría y emoción la cual se desbordó en los tendidos. Banderillas largas, cortas y remató poniendo una rosa. Esta vez el navarro rubricó de un ejemplar rejón de muerte, certero y de efectos rápidos que le valieron las dos orejas a petición del respetable.

SIN SUERTE

Sebastián Castella, lento a la verónica en sus saludos capoteros y de miedo en quites por chicuelinas bien ajustadas. La exquisitez del torero francés no pudo observarse debido a que su astado careció de raza, se rajó el oponente buscando las tablas, defendiéndose solamente más que embestir. Castella dejó pinceladas de su toreo, sin encontrar mayor respuesta en el de Jaral. Y para pasaportarlo tuvo que andarlo cazando el francés.

Se seguro fue regresado luego de que se tronó un pitón en el burladero; estupenda labor de los cabestros que se llevaron al inválido de inmediato.

Salió un sombrero de Villa Carmela, descastado, deslucido, sin que ofrecer para la propuesta de Castella que no logró ni obtener detalles. Estocada que no bastó y concluyó con la espada de cruceta. Regalo un toro de Santa fe del Campo al que le cortó una oreja.

VOLTEO EL COSO

Con que violencia salió embistiendo el primer toro de Joselito Adame, a quien no dejó acomodarse en su intervención con la capa. Pero esa violencia Joselito se la pasó por el arco del triunfo, brindándose por completo ante las embestidas descompuestas de su socio, lo cual incluso le dio un mayor impacto a su soberbia labor. Y como de que no, Adame le bajó la cabeza al imponente animal para ligarle tandas por el pitón derecho de muy buena calidad y mérito, pegado a tablas, donde lo pidió su socio. Extraño, dejo un pinchazo previo a una estocada, de esas a las que nos tiene acostumbrado el matador de toros.

Vaya tumbo que pegó su segundo toro de Adame al caballo del picador, parecía que lo iba a mandar hasta el callejón.

Y llegó el furor, la pasión al límite, con la faena de gran impacto que elaboró Adame, simplemente de lo mejor. Doblones poderosos de inicio, templados y largos muletazos como contenido, por ambos pitones que esculpieron una faena de figura del toreo. Rítmica, variada y sin prisa ante un toro que sin ser de lo mejor permitió el lucimiento del torero. Sonó Pelea de Gallos y esto termino de poner el coso de cabeza. Vaya actuación de Joselito que logró pases de todas las marcas. Dejó una estocada fulminante, gritos de torero y dos orejas muy bien granadas, con petición de rabo. Arrastre lento al toro.