Pelé: Un mito inalcanzable

POR JOSÉ ÁNGEL PARRA

ILUSTRACIÓN: ALEJANDRO OYERVIDES 

¡Pelé! Así lo conocen en todas partes, aunque ni él mismo sabe de dónde salió el mote o a razón de qué. Hoy la minúscula palabra forma parte de cualquier diccionario enciclopédico. Es catalogado como el rey del deporte más popular en todo el planeta. A la sombra del inusual e incomprensible sobrenombre, el talento de Edson Arantes do Nascimento dio forma al mito. El único jugador en la historia con tres Copas del Mundo entendió, desde chavito, de dónde procedía la magia que lo ha transformado en sinónimo de futbol.

“Todo lo que soy se lo debo a Dios”, revela en su libro autobiográfico. “Creer en Dios fue muy importante para la conquista del campeonato Mundial de 1970″, añade el Rey Pelé en su verdadera historia, relatada por él mismo.

De cuna humilde, Edson distinguió, a muy temprana edad, la frágil diferencia entre el éxito y el fracaso. Súbitamente experimentó la miel que otorga la gloria balompédica. La gente lo aclamaba, cual genio precoz. Un par de semanas después falló un penalti decisivo y él cargó con la derrota. Pronto entendió cuán voluble es la tribuna y corta la memoria. La misma multitud que lo había aclamado días atrás, con trato de estrella sin igual, ahora lo abucheaba sin miramientos.

A sus 17 años entendió que la clave era aprender a perder para resurgir y ganar la próxima vez. Aunque muy joven, el ídolo supo darle significado a cada tropiezo en la vida, no solamente sobre la cancha. Estaba convencido de que el Creador estaba detrás de cada enseñanza. Lo comprendió cuando, en la escuela, era castigado por la maestra debido a sus travesuras. La sanción era ponerlo de rodillas sobre granos de frijol. Gracias a ello, dedujo años después, sus rodillas fueron fortalecidas.

Pelé aterrizó, como en un cuento de hadas, en el Mundial de Suecia 1958. Aún sin la mayoría de edad se convertiría en revelación. El niño genio que en aquel entonces maravilló al mundo formaría parte de la generación más exitosa de todos los tiempos. Brillante en su mocedad, el fenómeno brasileño construyó un techo inalcanzable aún para los astros más famosos de la historia. El propio súper astro argentino, Diego Armando Maradona, se quedaría corto en la cosecha de trofeos mundialistas. Ni siquiera los monstruos actuales, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, con todas sus marcas, han acariciado siquiera la Copa del Mundo.

El bicampeonato establecido por la verdeamarelha en Chile 1962 –del que prácticamente estuvo ajeno debido a una lesión-, pero sobre todo el tricampeonato de Brasil, en México 1970, del que fue maestro y señor, escribieron su leyenda inmortal. Trazos brillantes, mágicos. Asistencias espectaculares, goles increíbles quedaron grabados en la mente de quienes lo vivieron.

Es uno de los principales responsables del jogo bonito en el torneo más importante del llamado juego del hombre. ¡O’Rey, Pelé!

Policía registró las oficinas del Benfica

el motivo de la investigación se debe a presunto amaño de resultados

Son Heung-Min podría ir a la cárcel

En Corea del Sur es de ley que se tenga que realizar el servicio militar después de los 28 años

Diego Reyes firmó con su nuevo equipo

El defensa mexicano no continuará su carrera en el Porto.

Valdés inicia carrera de técnico en filial del Real Madrid

La leyenda del Barcelona será parte del máximo rival.

Newslwtter
NOTICIAS