¡Merci Jérémy!

Mexico, 2018-04-28 23:07:39 | Redacción ESTO

CRÓNICA

En el momento más oscuro de la noche para América, justo cuando parecía que otra vez sería incapaz de sumar de a tres en su cancha, Miguel Herrera echó mano desde la banca de Cecilio Domínguez y Jérémy Ménez para lograr enderezar el barco, con sufrimiento, pero con efectividad.

El paraguayo hizo la jugada diferente para conseguir el penalti que posteriormente el francés cobraría con clase para conseguir el 1-0 que a la postre sería definitivo y catapultar directamente a las Águilas hasta el segundo lugar general, que merecido o no, lograron echarse a la bolsa.

Los azulcremas lograron evitar la rifa del tigre en los Cuartos de Final y ya esperan rival. Todo depende de Pumas y su resultado este día en Ciudad universitaria, pero mientras tanto, en Coapa respiran un poco más tranquilos para la fiesta grande.

EL JUEGO

Con el destino en sus manos y la posibilidad de mejorar considerablemente su posición en la Tabla General, América hizo acto de aparición en la cancha del Estadio Azteca para medirse a Santos en un duelo directo por el subliderato general, ya que con el triunfo, las Águilas ocuparían ese sitio, cualquier otro resultado haría que se quedara en la Laguna.

Tras venir de dos derrotas consecutivas, los Guerreros se plantaron con ambición en Santa Úrsula, al grado de no dejar salir de su campo a unas Águilas que se dedicaron a sacar la pelota de su campo como pudieron, y aunque Marchesín no se vio inquietado, la presión de la visita era clara.

Los azulcremas de a poco encontraron un respiro y empezaron a buscar el área rival, pero sin resultados favorables. La baja de juego se manifestó en la cantidad de duelos mano a mano perdidos por Ibargüen, la falta de profundidad de Ibarra, la soledad de Peralta dentro del área, las pelotas paradas que no preocupaban a nadie y los muy escasos remates a portería.

Los de la Comarca aguantaron pacientes en su territorio. Cualquier espacio largo podría ser bien aprovechado por Tavares y Furch, pero no fue así como tocarían a la puerta crema, de hecho fue Izquierdoz el encargado de poner a temblar a su rival cuando se incorporó en un tiro de esquina y rematar picado a primer poste una pelota con sello de gol, pero que se encontró con las piernas de un defensor que se revolvió para alejar el peligro.

Fue hasta el cierre de la primera mitad cuando América –esta vez de verde- despertó de su letargo a los aficionados en la grada. Ibargüen logró llegar por primera vez a línea de fondo con pelota dominada y puso una diagonal retrasada para Ibarra, quien remató machucado y en el efecto del esférico fue a dar hasta el poste de la meta defendida por Orozco. La suerte no acompañó a los de casa y se tuvieron que ir al descanso con par de roscas en el electrónico.

Convencidos de la necesidad del triunfo para evitar a Tigres en los Cuartos de Final, los “Millonetas” fueron más impetuosos en el inicio del complemento para buscar el gol. El colombiano Ibargüen se quedó muy cerca de convertir en una jugada en la que eludió a cuanto santista se le puso enfrente y cuando parecía que solamente había que hacer valer su acción individual, cruzó demasiado su tiro. Renato intentó lo propio. Encontró vía libre por derecha, picó a velocidad pero tenía poco ángulo para disparar y la redonda se fue muy desviada.

América vivió sin duda sus mejores momentos en la segunda parte. La tercera llamada fue de Diego Lainez, quien fue habilitado por Paul Aguilar pasa después meter un disparo potente que fue bien tapado por Orozco.

Con la necesidad de ganar, Miguel Herrera llamó a Jérémy Ménez. El francés reapareció luego de mes y medio sin actividad. La ovación que recibió al ingresar fue más de esperanza que de reconocimiento. Era la apuesta principal para cambiarle la cara a los de Coapa.

La debacle americanista parecía llegar cuando Tavares recibió en el área y logró sacar de su arco a Marchesín. El africano cedió a su compañero mejor ubicado para que este a su vez le pusiera medio gol a Furch. El “Emperador” no fue capaz de aprovechar que no tenía marca y no había portero. La más clara la voló de forma increíble.

Otra pelota larga para Djaniny y un nuevo sufrimiento para la defensa verde. El goleador ganó la espalda, se fue solo de frente a la portería, pero “Marche” salió a tiempo. La tensión se respiraba en el Azteca, nadie quería regalar nada.

La otra carta fuerte de Herrera fue Cecilio. El paraguayo entró y de sus pies vino la jugada grande para América. El guaraní provocó un penalti a ser derribado por Izquierdoz. Ménez tomó para ejecutar y con categoría engañó a Orozco para finalmente ponerle número a la casa.

El panorama cambió de pronto y la cosa se nubló para Santos. Aparte de la desventaja, Osvaldo Martínez vio a tarjeta roja por una entrada sobre Paul Aguilar, por lo que dejó a los suyos con uno menos para el cierre.

Siboldi no se guardó nada y mandó a Rodríguez para tratar de ir por el gol que evitara la catástrofe de bajar de segundo a cuarto lugar, pero el tiempo no le dio para más y terminó por sacar el boleto para la rifa del tigre, ya que se verán las caras en Liguilla con la U de Nuevo León.

GOLES