Christian Villanueva, a la conquista de San Diego

Mexico, 2018-05-03 02:09:50 | Redacción ESTO

GILBERTO GIRÓN

VOZ DE LA FRONTERA

San Diego.- Mientras suena “El Son de la Negra” en Petco Park, los aficionados se levantan de sus butacas, bailan, aplauden y disfrutan, a la vez que en el terreno de juego un joven mexicano se abre camino en el “Big Show”.

Christian Villanueva, de 26 años, disfruta de un explosivo inicio de temporada en las Grandes Ligas, lugar al que ha llegado para quedarse.

Pero poder debutar en la MLB el pasado 18 de septiembre de 2017, el tapatío se pasó siete años en las sucursales de Texas y Cachorros, en el invierno anduvo en Liga Mexicana del Pacífico con Yaquis de Ciudad Obregón y superó en esas instancias el centenar de cuadrangulares.

Sus números eran buenos, pero por su posición le tocó siempre estar detrás de peloteros de la talla de Adrián Beltré en Texas, el histórico pelotero que supera los 3 mil imparables en la Gran Carpa y probable futuro miembro al Salón de la Fama.

En su paso por Chicago el escenario no cambió mucho, ahí competía por un lugar junto a Kris Bryant, el antesalista que en sus primeros dos años en la MLB llegó al Juego de Estrellas y que en 2016 fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

“Solo estaba esperando la oportunidad, quizá me sentía bloqueado por (Adrián) Beltré, por Kris Bryant, pero ahora que me dan la oportunidad no pienso desaprovecharla, estoy disfrutando cada día que vengo al campo a jugar”, dijo.

En 2016 llegó a San Diego y tras sostener buenos números en El Paso, sucursal de Triple-A de la novena carmelita, le llegó su gran oportunidad en septiembre del año pasado.

Su debut fue de ensueño, en los últimos doce juegos de la temporada regular, con San Diego sin posibilidades de avanzar a la postemporada, Villanueva disparó cuatro cuadrangulares y remolcó siete carreras, lo que le valió para estar en el entrenamiento primaveral con grandes proyecciones para este 2018.

“Después que se acabó la temporada, el manager y el gerente hablaron conmigo sobre la posibilidad de quedarme a vivir en San Diego”, añadió.

En el invierno se dedicó a trabajar en el aspecto físico junto a Matt Stairs y Mark McGwire para llegar en forma a Peoria en Arizona y ganarse un lugar con el equipo. Fue ahí en dónde hizo los ajustes que hoy lo tienen como uno de los bates más importantes de Padres.

“Yo suelo mover mucho el bate y me estaban ganando al principio con los pitcheos pegados, creo que me ha ayudado el no moverlo tanto”.

En su primer juego de la temporada 2018 bateó de 4-0 frente a Cerveceros de Milwaukee, pero dos días después se destapó al pegar tres cuadrangulares y remolcar cinco carreras en la victoria de San Diego por 8-4 sobre los Rockies de Colorado.

El resto ha sido color de rosa para Villanueva, quien la semana pasada ligó diez juegos pegando de hit, se ha ganado un lugar en el line up de Padres, lidera al equipo en cuadrangulares, carreras producidas y promedio de bateo.

Cada que toma un turno al bate, entre lanzamientos suena “El Son de la Negra”, en una ciudad militar y que no se caracteriza por tener a una cálida afición a comparación de otras plazas; San Diego empieza a ser conquistada por un mexicano.

“Me siento muy agradecido con la gente, me siento como en casa, por eso decidí poner esa música entre pitcheos, la gente me ha cobijado muy bien y estoy contento de jugar frente a ellos”.

Christian comenzó el mes de mayo a tambor batiente, al pegar su noveno vuelacercas del año, la mayor cantidad entre los novatos.

“Desde el punto de vista ofensivo, claramente está excediendo las expectativas de todo el mundo hasta ahora”, dijo el manager de los Padres, Andy Green. “Tiene suficiente talento para hacer cosas impresionantes con un bate en la mano. Queremos que siga mejorando, y que no se sienta contento nada más porque tuvo un buen mes en las Grandes Ligas.

“Para probarse a uno mismo se necesita más que un mes sólido. Vamos a seguir retándolo y creyendo en él. Si sigue haciendo las cosas como las ha venido haciendo, y trabajando así de duro, le esperan cosas buenas en el futuro”.