Toluca salió vivo de Morelia; decidirá el infierno

Mexico, 2018-05-03 21:00:26 | Violeta Alva

POR VIOLETA ALVA

FOTOS: OSWALDO FIGUEROA

ENVIADOS ESPECIALES

Morelia.- Monarcas estuvo muy cerca de parar al Diablo.

La diferencia que marca la tabla no fue tal en el campo esta noche en el estadio Morelos y aunque Toluca fue superior en el primer tiempo, en el segundo sufrieron de más y cerca estuvieron de regresar a casa con la derrota.

Los dirigidos por Roberto Hernández, que habían venido de atrás en el marcador, querían reafirmar la maldición del líder y pudieron hacerlo gracias a un tanto de Achillier, pero el árbitro central, Juan Antonio Pérez Durán compró una falta sobre Rubens Sambueza y el tanto fue anulado.

El empate favorece a los choriceros por la posición en la tabla, pero el domingo deberán hacer más si no quieren ser sorprendidos por los michoacanos que querrán evitar la revancha por lo hecho el torneo pasado.

EL PARTIDO

La supremacía de Toluca se vio en el primer minuto. Los Diablos se volvieron la pesadilla de unos michoacanos que no pudieron contener la efectividad visitante.

Canelo dio la primera advertencia, pero Gabriel Achillier lo bajó con una falta y evitó el gol escarlata; Quiñones superó en velocidad a los purépechas, pero en el último tercio se encontró con una zaga que intentó mantener en cero su portería; y un disparo de Rubens Sambueza pegó en el poste. Morelia vivía un infierno, pues apenas corrían 10 minutos del partido.

Los choriceros presionaron desde su cancha y fue así como consiguieron ponerse en ventaja. Monarcas cobró un tiro de esquina y después de una serie de rebotes, el balón le quedó al “Cocho” Ríos, quien mandó un pase a largo a Barrientos, que esperaba en pasada la media cancha. El “Pitu” avanzó unos metros, vio que Sosa estaba adelantado y desde ahí lanzó un zurdazo que se incrustó en la portería michoacana.

La amenaza diabólica continuó el resto del primer tiempo; sin embargo, el ataque letal que conformaron Barrientos, Canelo y Quiñones durante todo el torneo no vio más recompensa en este lapso.

En el complemento, los dirigidos por Roberto Hernández regresaron con otra cara. La gente hizo lo suyo en la tribuna y eso cayó bien en los michoacanos.

Un servicio del “Pipila” Vilchis que se fue muy desviado de la cabaña de Talavera fue el primer aviso.

El espíritu del conjunto michoacano con el que consiguieron la salvación hace un año apareció de nuevo y eso los llevó a dar la voltereta.

Ruidíaz dejó el área y desde la banda derecha mandó centro al manchón penal, donde ya esperaba Sepúlveda, pero su cabezazo se estrelló en el poste; sin embargo, el balón quedó de rebote a Osuna, que puso el del empate.

Por esa misma banda llegó el segundo del local. Valdez mandó el esférico a segundo poste y Loeschbor empujó adentro, aunque a la distancia pareció que se había ido por un lado.

Rudíaz pudo ampliar la ventaja, pero mandó el disparo a la tribuna y Sandoval, cerca el final del encuentro, mandó su cabezazo por un lado.

Cuando parecía que la victoria sería purépecha, Uribe acabó con el ánimo. El delantero recibió un pase en corto de Quiñones y consiguió el empate.

Monarcas pudo hacer la hazaña, pues Achillier puso el tercero de la noche; sin embargo, el silbante marcó una falta sobre Sambueza en el manchón penal y el gol fue anulado.

Todo se definirá este domingo en el Nemesio Díez, donde los michoacanos buscarán cerrara lo hecho anoche en su casa.