Damaris Aguirre, amor olímpico y de madre

POR GUILLERMO MARTÍNEZ G.

Su espíritu olímpico ahora lo comparte con sus hijas.

Primero, Damaris Aguirre luchó a través de las pesas por alcanzar el Olimpo.

Tarea dura y ardua. Con altibajos que superó con valentía, con orgullo.

Apoyada por sus padres contra todas las corrientes que surgen en el deporte.

Así se enfrentó a sus rivales en los escenarios deportivos.

El sueño era la presea olímpica, hasta que por fin el bronce lo pudo sostener entre sus manos, tal como ahora sostiene a sus pequeñas con amor y protección.

“El ser mujer es la gran oportunidad que tenemos para sentir el más grande amor indescriptible, que es cuando escuchas por primera vez el latido del corazón de tu bebé. Cuando sientes dentro de ti el crecimiento y sus movimientos. Esa oportunidad que Dios nos da de ser milagros de vida. Siempre agradecida por la inmensa oportunidad de ser madre y darme cuenta cuánto amor les debo a mis padres por la presea alcanzada”.

Damaris ganó la presea de bronce de los Juegos Olímpicos de Beijing, en la categoría de los 75 kilogramos, después de que las otras chicas resultaran positivo.

“La responsabilidad de tener una medalla olímpica es ser ejemplo para mis hijas y la sociedad, respetándote a ti mismo y a los demás. Trabajando duro y con disciplina se logran los sueños”.

Ahora, además comparte sus experiencias con las personas que siguen su ejemplo con el deporte.

“Es volver a vivir esos grandes momentos de las competencias. Una frase que siempre digo es que ‘todo lo que vale la pena en esta vida cuesta trabajo obtenerlo, debes ser muy disciplinado y al vencer los obstáculos que la vida misma te da, te fortaleces y confirmas la fuerza de lograr lo que quieres’. Son ciclos que se repiten, lástima que sigan los mismos dirigentes que hacen daño a las disciplinas”.

Para ella, lo principal es el juego limpio, por ello le da gusto que los controles antidoping sean cada vez más rigurosos.

“Así dan oportunidad a competir en igualdad de circunstancias. México tiene mucho talento, las nuevas generaciones son muy fuertes. La verdad que extraño entrenar porque es una pasión que se disfruta mucho. Lo más difícil de todo esto es el estar lejos de la familia cuando son las concentraciones. La mayor parte del tiempo en mi carrera deportiva fue entrenar fuera de Chihuahua, así como de lidiar con los problemas de la federación, que muchas veces es más cansado que competir”.

Damaris venció muchos retos, pero fueron momentos de aprendizaje.

“Vencí obstáculos, aprendí de ellos y salí adelante. Ahora como madre lo disfruto mucho. Ellas son mis amores, mis pensamientos todo el día y a toda hora. Amo verlas reír y sentir la luz que tienen sus miradas. Es renacer y ser un ejemplo para ellas”.

Luz Mercedes Acosta recibe al fin su medalla olímpica

“Los valores olímpicos están a flote y se ha hecho justicia. Es un sabor que me deja bien", dijo

Paty Guerra tiene de aliado al mar

Patricia Guerra quiere ayudar a niños de tres y cuatro años con problemas cardiovasculares

Natalia Botello, campeona del Campeonato Nacional de Esgrima

La subcampeona olímpica juvenil ya tiene en la mira los Panamericanos en Lima

Bronce para México en el Mundial de Gimnasia de Trampolín

Dafne Navarro Loza y Melissa Flores Garza hicieron historia en San Petesburgo

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS