“Demostré lo que quiero ser y lo que puedo ser”, Fermín Rivera

POR HORACIO SOTO CASTRO

EL inmarcesible torero potosino Fermín Rivera, a pesar de la oreja que cortó y el triunfo significativo que consiguió con toda sinceridad y seriedad, además de muy centrado, se mostró contento a medias, no obstante que tuvo el respaldo de los aficionados que acudieron a la Plaza México y lo corearon con fuerza.

“Estoy contento –señaló Fermín- por lo que realicé, pero todavía me queda en la cabeza la salida a hombros, como es mi deseo para no quedar rezagado y que se abran las puertas de otras plazas”.

Fermín Rivera tuvo el reconocimiento del público por su forma de hacer el toreo: vertical, elegante, sobrio, pero haciendo el toreo clásico, sin buscar pases de relumbrón.

“Pude demostrar a los aficionados –expresó Fermín- que salí dispuesto en mi estilo a dejar ver mi técnica, mi gusto, e interpretar como torero, no dejar nada en el aire y demostrar lo que quiero ser y lo que puedo ser, siempre tratando de hacer lo que me gusta. El público ha tenido la paciencia desde mi inicio para obtener el triunfo, luego de una faena que fue creciendo y que terminó por meterse en ella. La gente me respondió fuerte. Siempre tuve su respaldo y eso me da moral y ánimo para demostrar lo que quiero ser”.

Efectivamente Fermín Rivera se ha venido preparando para su actuación en la México con ideas claras y siempre resolviendo los problemas que se presentan, “no salir a cumplir buscando el triunfo, sino una faena que tenga fondo y que cale fuerte en la gente”.

Más adelante agregó que su primer toro tuvo nobleza, calidad en la embestida, pero con poca fuerza, y a pesar de ello lo toreó muy sabroso, con muletazos plenos de temple y largueza. A ese toro lo despachó de un pinchazo en todo lo alto y la gente le aplaudió con fuerza y después cobró un estoconazo y las dianas cayeron en su honor. En el otro estuvo en torero, voluntarioso, tesonero, buscando el triunfo que no llegó, pero sí una carretada de palmas al retirarse.

Finalmente, reiteró que está contento: “Mi primera faena la disfruté mucho y lo toreé muy despacio, y me hace recuperar la tranquilidad y me levanta la moral. Pero aún espero el toro para consagrarme”.

Por otro lado, manifestó que espera romper ese círculo que se ha formado en ciertos grupos y que sólo triunfando fuerte es como se puede lograr que lo tomen en cuenta y él está dispuesto a lograrlo.

Fermín Rivera vendrá a la segunda parte de la temporada en la México y seguramente estará en un buen cartel, pues lo que hizo dejó honda huella. (HSC).

La Fiesta Brava en Aguascalientes, principal engrane económico del estado

La feria nacional de San Marcos representa el segundo mayor ingreso anual para el estado

Karla Santoyo se abre camino en el toreo mexicano

Este domingo la torera potosina se presenta en el coso de Texcoco como la única mujer anotada en toda la feria

Silveti y Castella encabezan cartel en Tijuana

Se llevó a cabo la presentación del ciclo taurino para la plaza de toros Caliente en Tijuana, Baja California

A pesar de las lesiones, Hilda, la mejor torera de todas

Su ausencia de los ruedos no es por gusto, tampoco por falta de interés

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS
<