México 68, una etapa muy valiosa: Nelson Vargas

POR ABRIL VILLEGAS

El profesor Nelson Vargas, no olvida la noche del 22 de octubre de 1968, donde Felipe Muñoz obtenía la medalla de oro en la prueba de los 200 metros pecho, ni tampoco el día 24 donde María Teresa Ramírez se colgó el bronce en los 800 metros estilo libre, sido parte del mayor éxito de la natación mexicana junto al entrenador estadounidense Ronald Johnson.

El profe como también se le conoce por su larga trayectoria dentro de la natación nacional, platicó con el Diario de los Deportistas, sobre lo vivido hace 50 años en la justa olímpica.

“El éxito de un muchacho que empezó a nadar conmigo, Felipe Muñoz y después se lo entregué a Ronald Johnson, los dos trabajamos con él para llegar al resultado de una medalla de oro, es un recuerdo inolvidable aquel 22 de octubre que no se me va a borrar de la mente jamás”, comentó.

La buena fortuna de la selección nacional de natación fue producto del trabajo del entrenador Ronald Johnson, quien llegó de Estados Unidos a entrenar a un grupo nadadores mexicanos que tenían hambre de triunfo.

“Llegó a México a finales del 65 a encargarse del conjunto. Los entrenadores que estábamos entonces, Manuel Echeverría, padre de Guillermo, Otilo Olguín y un servidor, entre él y nosotros trabajamos con el equipo nacional, pero el que planificó todo y llevó la dirección técnica y el que produjo este resultado fue Ronald Johnson”.

Tal fue la conjunción de los responsables del cuadro nacional como Ronald, Nelson, Otilio y Manuel, que le dieron a México la mejor actuación del representativo de natación algo que no se ha podido superar.

“No a habido otro como ese, dos medallas y siete finalistas, creo que fue un trabajo extraordinario del señor Ronald Jonshon que en paz descanse y que puso las primeras preseas, la primera de los juegos fue de Felipe, el 22 de octubre a las 08:10 de la noche, es algo que nunca se nos va a borrar de la mente”, aseguró el profe.

Nelson Vargas, aseguró que todo el éxito que se tuvo en la organización de los Juegos Olímpicos, fue parte principal de los héroes anónimos, esos que nadie mencionan.

“Jamás voy a olvidar esos momentos tan inolvidables y el apoyo tan grande que tuvimos de cinco personalidades, don Pedro Ramírez Vázquez, Alejandro Ortega Sanvicente, Josué Sainz, el doctor  Eduardo Weins y Ronald Johnson”, finalizó.

 

Día 4: Oerter y Tyus, en el foco de los reflectores

La fiesta olímpica continúo en 13 frentes durante el cuarto día de los Juegos Olímpicos de México 68.

Día 3: La hazaña del Sargento Pedraza

El tercer día, segundo de competencias, el 14 de octubre de 1968, el atletismo tuvo como principal platillo la final de los 100 metros varonil.

Bob Bemon recuerda la tarde que casi voló en México 1968

"Aquel día pasó todo a mi favor y eso es imposible de olvidar. Todo sucedió en aquel estadio, todo perfecto en ese momento"

Día 2: Juan Máximo Martínez, la esperanza mexicana

Los Juegos Olímpicos de México 68 demostraron desde la ceremonia inaugural de los que éramos capaces.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS