Ángel di María evita el naufragio del PSG

Un gol de Ángel di María en el descuento evitó la derrota del París Saint-Germain frente al Nápoles (2-2) en Liga de Campeones, que hubiera dejado al multimillonario proyecto de la capital francesa al borde del abismo en la competición que se ha marcado como principal objetivo de la temporada.

El exjugador del Real Madrid demostró sangre fría cuando todo apuntaba a que los italianos iban a llevarse los tres puntos del Parque de los Príncipes y con una rosca perfectamente colocada salvó a su equipo de sumar su segunda derrota en la competición.

El empate deja las cosas abiertas en el grupo C, aunque el equipo francés está casi obligado a no perder en su siguiente duelo en Nápoles. Los italianos se llevaron el sabor amargo que queda cuando ya celebrabas el triunfo.

Las noches europeas excitan en París. Para bien, porque al equipo le llegan las únicas oportunidades en las que puede presumir puesto que en Francia no encuentra reto a la altura de su talento. Pero también para mal, porque al experimento de los multimillonarios cataríes, desacostumbrado a rivales de nivel, demuestra falta de rodaje.

En esa paradoja se mueve un equipo que vive colgado de la obligación continental y de la calidad impresionante de sus jugadores, pero que sigue sin comportarse como un equipo.

Un PSG que ha ganado los diez duelos domésticos, casi todos por goleadas, se amilana en la Liga de Campeones. Perdió contra el Liverpool en Anfield y en el Parque de los Príncipes contra el Nápoles remontó dos veces y se salvó en el último suspiro.

Su imagen quedó dañada, porque solo firmó dos buenas fases de juego, una en el inicio de cada mitad, poco brillo para lo que se espera de un equipo de su nombre.

A cada una de ellas respondió con pausa el Nápoles, a imagen y semejanza de su técnico, Carlo Ancelotti, el hombre que abandonó París a llamada del Real Madrid, pero que conoce bien la casa. Sabía el transalpino que bastaba con parar la excitación de los locales y luego confiar en su entramado defensivo, magistralmente trenzado para que cayeran los peces gordos del rival.

Se cumplió su profecía. El PSG saltó a comerse el mundo, como se había zampado al Estrella Roja de Belgrado en su último duelo europeo. Mbappé dejó un toque de calidad en el minuto 2 y ni Neymar ni Cavani, que parecen condenados a no entenderse, pudo rematarlo.

El francés se llevó el primer aplauso y el brasileño el segundo, porque en ese lance con el uruguayo se golpeó el tobillo. La grada le ovacionó cuando, tras ser atendido en la banda, regresó al verde.

Pero a medida que pasaban los minutos, el Nápoles domesticó a la fiera. El centro del campo italiano se fue imponiendo, con un Allan imperial, que acabó por sumergir al PSG.

A la contra pudo adelantarse Martens en el 24, a pase de Mario Rui, pero su disparo potente encontró el larguero de Areola.

Cinco más tarde, de nuevo a la carrera, Callejón sirvió magistral de 40 metros para que Insigne, en estado de gracia, acallara de un vaselina la excitación del estadio.

Quinto gol del atacante transalpino en los últimos siete duelos internacionales y, de nuevo, a echar el cierre en defensa. El PSG no encontraba la grieta, hasta que Neymar la vio en el 38 para servir en carrera a Mbappé, que no superó en el uno contra uno al colombiano Ospina.

El pánico se fue adueñando de los parisienses y de su entrenador, que veía el abismo. Thomas Tuchel revolucionó el equipo, sentó a Bernat y dio entrada a su joven compatriota Thilo Kehrer para poner una defensa de 3. Más músculo en el centro del campo para contrarrestar el poderío del Nápoles.

El experimento se saldó con otro nuevo arreón francés que pudo adelantarse en el 50 gracias a Neymar, a quien Ospina sacó un balón que evitó que el exbarcelonista se convirtiera en el máximo goleador brasileño en la Liga de Campeones.

A la hora llegó el empate, en una buena jugada de Meunier que centró a Cavani, pero el balón fue desviado por Mario Rui a las mallas de su meta.

Pero de nuevo el mago Ancelotti encontró la forma de atenazar al PSG y equilibrar el juego hasta que llegara su ocasión.

Fue en el 77, con algo de suerte, tras una carrera de Fabián Ruiz que desvió Areola, rechazó Marquinhos y quedó en Martens solo para marcar.

Abocado a la derrota, Di María fue el único que demostró lucidez para evitarla.

2- París SG: Areola; Meunier, Marquinhos, Kimpembe, Bernat (Kehrer, m.46); Verratti (Diaby, m.83), Rabiot; Mbappé, Neymar, Di María; Cavani (Draxler, m.76)

2- Nápoles: Ospina; Maksimovic, Albiol, Koulibaly, Mario Rui; Allan, Hamsik, Ruiz; Callejón (Rog, m.87), Martens (Milik, m.84), Insigne (Zielinski, m.53)

Goles: 0-1, m.29: Insigne; 1-1, m.61: Mario Rui (pp); 1-2, m.77: Martens; 2-2, m.93: Di María

Árbitro: Félix Zwayer (ALE) amonestó a los locales Marquinhos y Draxler y a los visitantes Martens, Mario Rui, Callejón y Maksimovic.

Incidencias: Partido de la liguilla del grupo C de la Liga de Campeones disputado en el Parque de los Príncipes de París ante unos 50.000 espectadores. EFE

Sergio Ramos propina duro codazo a jugador del Viktoria Plzen

Sergio Ramos ha vuelto a causar polémica luego de propinar un duro codazo en la nariz a Milán Havel

El Valencia toma un respiro en la Champions League

Santi Mina asumió el protagonismo con un doblete

Roma se va con el triunfo de su visita a Rusia

No notó la Roma la ausencia del gran capitán, De Rossi

El City no tuvo piedad sobre el Shaktar

La polémica se hizo presente en algunas ocasiones del encuentro

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS