“La Chilindrina” está devastada

Mexico, 2014-12-02 09:41:08 | Redacción ESTO

Foto: Cortesía

QUITO (Xinhua).- La actriz mexicana María Antonieta de las Nieves, quien caracterizó a la “Chilindrina” en la popular serie humorística “El Chavo del 8”, declaró ayer a la prensa ecuatoriana, estar devastada por la reciente muerte del cómico Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”.
“El mundo entero está de luto. Yo he sido de las primeras que no ha dejado de sentirlo, de llorar y realmente me siento consternada”, dijo la actriz con voz entrecortada en una entrevista con el canal de televisión RTS.
La actriz visita Ecuador para llevar a cabo una serie de presentaciones como estrella principal del Circo Rolex, con el que realiza una gira latinoamericana desde mediados de noviembre.
“Chespirito“ murió el viernes a los 85 años de edad en su residencia en el centro turístico de Cancún, México.
El legendario comediante enfrentaba varios problemas de salud como diabetes y un enfisema pulmonar que lo mantenían alejado de la vida pública desde hace varios años.
Este lunes, su cuerpo recibió el último adiós en una ceremonia privada con familiares y allegados en el Panteón Francés de la Piedad, en la capital mexicana.
La “Chilindrina” aseguró que el pesar por la muerte de Gómez Bolaños, a quien se refirió como “amigo”, la llevó a tomar una pastilla para poder dormir y afrontar la angustia que la embarga.
Además, debió recibir vitaminas para poder dar una función en el país andino, reveló, tras indicar que de aquí en adelante dedicará todas sus funciones a “Chespirito”, “porque era una persona que se lo merecía”.
Sostuvo, sin embargo, que “todos los homenajes que le hagan son pocos a como él lo merecía”.
Asimismo, calificó de algo “justo” las condolencias que recibió de varias personas, ya que “Chespirito, para mí, en los principios, era como un padre, yo lo quería como tal y estábamos muy unidos.
“Entonces para mí no fue un golpe inesperado (su muerte), porque pobrecito, estuvo tan mal en los últimos días; yo me enteré por la prensa porque si hablaba a su casa no me daban razón”, aseveró.
“Y ahora que pasó (el deceso) me siento mal físicamente, mentalmente estoy mal”, apuntó.
Pese a su dolor, la popular actriz mexicana dijo que “en el cielo deben estar de fiesta, festejando su llegada, porque necesitaban un angelote que los cuidara”.