Bosnia quedó eliminado en un duelo sufrido ante Nigeria

Mexico, 2014-06-21 18:54:25 | María Vega


[symple_tabgroup]
[symple_tab title=”Crónica”]
CUIABÁ.- Las “Águilas Verdes” surcaron el cielo brasileño. Sí, Nigeria logró un triunfo luego de nueve partidos sin lograrlo en Copas del Mundo, al derrotar 1-0 al “benjamín” de esta competencia Bosnia Herzegovina, quien sumó su segunda derrota consecutiva, por lo que las aspiraciones del equipo de Safet Susic culminaron.
La única anotación del encuentro fue obra de Peter Odemwingie, que aprovechó un magnífico pase de Emmanuel Emenike para vencer a Begovic.

Con este triunfo Nigeria se colocó como segundo lugar del Grupo F, con cuatro puntos, solo por detrás de Argentina, así que los africanos se jugarán su pase a los Octavos de Final ante los pamperos.

VOLÓ EL ÁGUILA

Las tribunas del Pantanal se cimbraron. El grito de gol reventó los tímpanos de los asistentes. Peter Odemwingie convirtió el inmueble de Cuiabá un manicomio, pues logró batir a Begovic, situación que generó la alegría de unos y la molestia de otros, pues, los pupilos de Safet Susic exigieron una falta de Emenike, la cual no existió, así fue como el arbitraje tuvo su primer palomita, luego del tremendo error que cometió Peter O Leary al anular un legítimo gol a los bosnios, ya que Jan Hendrik Hintz, su asistente número uno, decretó un fuera de lugar inexistente, pues Misimovic estaba en línea.

Tras el gol de los africanos, los europeos se volcaron al frente buscando el empate, pero la gran actuación de Enyeama y de su zaga evitó la igualada. Así con un primer tiempo trepidante y con diversas jugadas de peligro en ambas puertas culminó el primer tiempo.

¡VIBRANTE!
Para la parte complementaria, Bosnia comenzó a bombardear el área de las “Águilas Verdes”, quienes aguantaron estoicamente las ráfagas europea y decidieron jugar al contragolpe, por lo que el duelo se convirtió en un “huracán”, un vaivén de emociones, las cuales mantuvo a los asistentes de pie y con el grito de gol atorado en las gargantas.

Susic al observar que no podían perforar la muralla africana decidió darle ingreso a Ibisevic, con el afán de tener dos delanteros letales junto con Dzeko, pero a pesar del ingreso del artillero, los alumnos de Stephen Keshi, detuvieron a los bosnios.
Los minutos finales fueron cardiacos, pues Nigeria pudo aumentar la ventaja, pero Begovic mostró sus grandes dotes bajo los tres postes y detuvo los embates nigerianos.

Del otro lado, a tan solo un minuto de culminar el duelo, Dzeko pudo emparejar los cartones, el artillero controló el esférico dentro del área, se dio la vuelta y sacó un disparo “machucado”, el cual estuvo a punto de entrar, pero Enyeama lo desvió con la punta del zapato y cambiarle el rumbo al esférico, para chocar con el poste, el balón se negó a entrar y de esta forma, Bosnia- Herzegovina y una generación de buenos jugadores quedaron eliminados de su primer Mundial.
[new_royalslider id=”55″]
[/symple_tab]
[symple_tab title=”Minuto a Minuto”]


[/symple_tab]
[symple_tab title=”Stats”]






[/symple_tab]

[/symple_tabgroup]