Monterrey

Emotivo adiós, Suazo se despidió en el Tec

Mexico, 2014-12-13 16:39:37 | Javier Juárez

Foto: Monterrey

MONTERREY.- No más “Chupete”, Humberto Suazo pisó por última vez el césped del Tecnológico, el campo en el que tantas veces salvó a Rayados y con el paso de los años se convirtió en ídolo, el chileno acudió el recinto albiazul para despedirse de su público, cerca de quince mil aficionados regiomontanos asistieron el breve pero emotivo acto.

Humberto llegó muy temprano al estadio acompañado de su esposa e hijos, de inmediato se colocaron una playera con la leyenda “Gracias Suazo”.

En la tribuna norte La Adicción cantó, gritó y lamentó el adiós del chileno.

Minutos después Humberto apareció en el campo, el “Chupete” se colocó en el centro de la cancha, subió a un templete junto a su familia y recibió el cariño del público.

La Adicción gritó aún más cuando Suazo tomó el micrófono, el andino agradeció por todo el apoyo brindado en sus siete años en el equipo.

En la pantalla del Tecnológico se observaron mensajes de sus ahora ex compañeros: Jonathan Orozco, Efraín Velrde, Efraín Juárez, Severo Meza y el “Chelito” Delgado, cuando habló el argentino el estadio enloqueció.

En la parte final del video aparecieron tres personajes que la gente no se esperaba, el primero fue el “Tecatito” Corona, Jesús se unió a la despedida desde Holanda, a él le siguió Aldo de Nigris, el Tec colapsó, el ahora delantero de Chivas vivió junto a Suazo imborrables momentos, juntos lograron goles y títulos para el equipo regiomontano.

El último en aparecer fue Víctor Manuel Vucetich, el técnico y artífice del éxito Rayado en los últimos años, el “Rey Midas” le deseó lo mejor al andino.

Una vez que concluyó el video, Suazo caminó al tartán y comenzó a dar la vuelta olímpica, fotógrafos y reporteros caminaron alrededor de él, su familia lo acompañó en todo momento.

Humberto levantó los brazos y agradeció a los miles de asistentes.

El momento cumbre se suscitó cuando Suazo llegó a la zona de La Adicción, el “Chupete” se colocó enfrente de ellos y pidió una foto, esa imagen quedará enmarcada por siempre.

Los aficionados respondieron y cantaron a todo pulmón: “No, no se va, no se va, Suazo no se va”, también retumbó el “chileno, chileno, chileno”, las lágrimas aparecieron en las gradas.

La vuelta siguió, tal vez por lo imprevisto de la ceremonia, el estadio no registró la entrada deseada, aún así los miles que asistieron arroparon a su ídolo.

Treinta minutos después el acto acabó, el “Chupete” abandonó el campo, entró al vestidor por última vez, permaneció unos minutos hablando con Luis Miguel Salvador y después salió del estadio.

Así concluyó la historia de Suazo con Rayados del Monterrey, el andino está invitado a la inauguración del nuevo estadio, pero al Tec ya nunca más volverá. !Gracias Suazo!